Habla un idioma como siempre soñaste

Nunca aprender idiomas había sido tan divertido. ¡Descarga la app gratis!

¿Qué idioma te gustaría aprender? ¡Pruébalo ahora de forma gratuita!

¡Algo para beber o mato al perro!
Expresiones francesas con animales

¿Tan aburrido como una rata muerta? A continuación te presentamos una selección de extrañas y maravillosas expresiones francesas con animales.

Escrito por James Lane

Recuerdo como si fuera ayer cuando escuché por primera vez mi expresión favorita del francés. Estaba sentado en el jardín de una amiga, en el sureste de Francia, disfrutando un poco del sol de finales de verano, y ella me estaba contando que los políticos iban a volver a subir los impuestos. “C’est donner de la confiture aux cochons”, dijo soltando un suspiro triste antes de servirse otro Ricard.

Es como darle mermelada a los cerdos.

En cada cultura, la actitud hacia los animales está imbuida en el idioma y particularmente los cerdos parecen sufrir un trato injusto. Los franceses los consideran indignos, no de las margaritas o las perlas, sino de la mermelada, y también los usan para acusarte de que “comes como un cerdo” (manger comme un cochon) o para expresar su disgusto al entrar a una habitación que parece una pocilga, farfullando que un cochon n’y retrouverait pas ses petits (“un cerdo no podría encontrar a sus cerditos”). Un auténtico prejuicio porcino.

Una mención de honor merecen, en cambio, los cerdos alemanes, que han hecho grandes avances para debilitar tal estereotipo: Schwein haben, “tener un cerdo”, significa tener suerte. Y si se quiere expresar una sensación indignada de incredulidad, basta con decir Ich glaube, mein Schwein pfeift!: “¡Creo que mi cerdo está silbando!”.

El francés muestra una predilección particular por los gatos. “No hay que despertar la fiera” es ne réveillez pas le chat qui dort. Cuando uno habla con voz ronca, como si tuviera algo atravesado en la garganta, tiene un chat dans la gorge. Y hablar “sin pelos en la lengua”, llamando las cosas por su nombre, es appeler un chat un chat. Además, en Francia también sucede que “cuando el gato no está, los ratones bailan”, Quand le chat est parti, les souris dansent. Sin embargo, a la hora de rendirte no “tiras la toalla”, sino que “le das la lengua al gato”, donner sa langue au chat. Aunque suena similar a nuestro “se te comió la lengua el gato”, en realidad significa claudicar.

Más que dormir como un lirón, los franceses “duermen como marmotas” (dormir comme une marmotte). Y cuando esperan eternamente, no lo hacen hasta que “las ranas críen pelo”, sino hasta que “los pollos tengan dientes” (quand les poules auront des dents). Si un francés te dice que eres como “un pollo que ha encontrado un cuchillo” (t’es comme une poule qui a trouvé un couteau), significa que estás muy confundido, y probablemente tiene razón. Y no te preocupes si lanzas las campanas al vuelo antes de tiempo, lo importante es que no “vendas la piel del oso antes de matarlo” (vendre la peau de l’ours avant de l’avoir tué).

Y hablando de osos, si te encuentras con un patán maleducado, estás ante un “oso mal lamido”,un ours mal léché. Según la explicación, no se trata de que su madre lo haya alimentado con “mala leche”, sino de que no lo lamió bien cuando era pequeño. No dudes en utilizar esta expresión la próxima vez que alguien te ponga en ridículo en un restaurante.

La relación entre la cultura francesa y la española se puede ver reflejada en el idioma, particularmente en el vocabulario animal. No sorprende entonces que muchas expresiones sean idénticas. Prendre le taureau par les cornes es “coger el toro por los cuernos”, Rusé comme un renard es “astuto como un zorro”, têtu comme une mule es “terco como una mula", en fin…

Pero algunas expresiones requieren de una explicación. Recuerdo que en una ocasión me pregunté por qué a un amigo "le dieron un conejo" y qué haría con el animalito. "Hacerse dar un conejo", se faire poser un lapin, significa que te den un plantón. Avoir le cafard o “tener la cucaracha” significa estar deprimido. Noyer le poisson, “ahogar el pez”, es engañar a alguien. ¿Y el equivalente francés de estar mal de la azotea? “Tener una araña en el techo”, avoir une araignée au plafond. Entonces, “si tienes una araña”, ¿será porque te falta un tornillo?

Ah, ¿y cómo era aquello de matar a perros inocentes? À boire, ou j’tue le chien !: quizás alguien que tiene mucha sed grite esto en un bar. Tengo entendido que la expresión proviene de la Edad Media, cuando se usaban perros para vigilar las existencias de vino en las tabernas. ¿Será verdad? No lo sé, estoy como un pollo que ha encontrado un cuchillo…

Algunas expresiones francesas con animales

À bon chat, bon rat – “A buen gato, buena rata” – Ojo por ojo / Pagar con la misma moneda

Faire un froid de canard – “Hacer un frío de pato” – Hacer un frío que pela

Être franc comme un âne qui recule – “Ser franco como un burro que retrocede” – Fingir, mentir

Passer du coq à l’âne – “Saltar del gallo al burro” – Saltar de un tema a otro

Brider l’âne par la queue – “Embridar al burro por la cola” – Empezar la casa por el tejado

S’ennuyer comme un rat mort – “Estar tan aburrido como una rata muerta” – Aburrirse como una ostra

Laisser pisser le mérinos – “Dejar orinar a las ovejas merinas” – A palabras necias, oídos sordos

La vache ! – “¡La vaca!” – ¡Dios mío!

Quand on parle du loup (on en voit la queue) – “Cuando hablas del lobo (se le ve la cola)” – Hablando del rey de Roma (por la puerta asoma)

¿Quieres aprender más refranes?

¡Empieza a aprender francés ahora!