Un ensayo académico muestra cómo gracias a Babbel estudiantes con motivación mejoran la gramática, el vocabulario y sus habilidades para hablar

A pesar del éxito comercial y la creciente omnipresencia de las apps de idiomas, hay poca información disponible sobre los resultados reales del aprendizaje de los usuarios. Babbel se compromete a proporcionar transparencia sobre cómo los estudiantes con dedicación pueden mejorar sus habilidades para hablar otro idioma. Esa es la razón por la que nos […]
Author's Avatar
ESCRITO POR Zach Sporn
Un ensayo académico muestra cómo gracias a Babbel estudiantes con motivación mejoran la gramática, el vocabulario y sus habilidades para hablar

A pesar del éxito comercial y la creciente omnipresencia de las apps de idiomas, hay poca información disponible sobre los resultados reales del aprendizaje de los usuarios. Babbel se compromete a proporcionar transparencia sobre cómo los estudiantes con dedicación pueden mejorar sus habilidades para hablar otro idioma. Esa es la razón por la que nos hemos asociado con profesionales del departamento del aprendizaje de un segundo idioma de la Universidad Estatal de Michigan (MSU), entre ellos el Dr. Shawn Loewen (en la foto de la derecha). El estudio realizado mostró que los participantes mejoraron sus habilidades de habla, gramática y vocabulario después de aproximadamente 12 semanas de aprendizaje con Babbel.

Lo que diferencia a Babbel de otras apps de aprendizaje de idiomas y vocabulario es que nos centramos en el desarrollo de habilidades conversacionales prácticas y cotidianas. Creemos que nuestro método potencia la confianza y las competencias necesarias para usar el nuevo idioma más allá de la app, y no solo en un nivel avanzado, sino incluso después de las primeras lecciones. Para establecer la eficacia del método de Babbel y descubrir aspectos en los que podríamos mejorar, colaboramos regularmente con lingüistas que estudian el proceso de aprendizaje de una segunda lengua. En un proyecto reciente, mis compañeros de Babbel y yo tuvimos el privilegio de trabajar con Daniel Isbell, estudiante de doctorado, y el Dr. Shawn Loewen, director del programa de estudios de segundo idioma de la MSU.

Reclutamos estudiantes de habla inglesa de la MSU para estudiar español con Babbel. Al inicio del proyecto, se realizaron algunas pruebas para evaluar la competencia oral ya existente del español, así como el conocimiento de vocabulario y gramática. Todos los participantes que completaron este proyecto con Babbel durante aproximadamente 12 meses, realizaron las mismas pruebas evaluatorias. Como grupo, los participantes lograron avances estadísticamente significativos en conocimiento de la gramática y/o vocabulario, así como en competencia oral. Las mejoras que obtuvieron los estudiantes van en proporción al tiempo que invirtieron usando la app. El 96 % de los participantes que registraron un mínimo de 10 horas con Babbel obtuvieron mejores resultados en las pruebas de gramática y vocabulario; por otro lado, el 73 % mejoró su oratoria. El informe completo está disponible aquí (en inglés). Así mismo, el equipo de investigación de la MSU planea publicar los resultados en una revista académica.

Desafortunadamente, este tipo de colaboración entre una institución académica y un software comercial de aprendizaje de idiomas es todavía bastante inusual. Para averiguar qué opinaban sobre la colaboración y los resultados del estudio, entrevisté a los coautores.

¿Cómo surgió vuestro interés para comenzar un estudio sobre el aprendizaje de idiomas basado en apps?

PhD Candidate Dan Isbell

Dan: Lo que realmente me interesó en este ámbito fue darme cuenta de que había muy poca investigación académica sobre el aprendizaje en este contexto, a pesar de que cientos de millones de personas usan apps para aprender otro idioma. Especialmente con apps comerciales de uso generalizado, hay muy pocos estudios académicos rigurosos como el nuestro. Por otro lado, como persona dedicada a la ciencia del aprendizaje de idiomas, no pude evitar ser escéptico acerca de algunas de las afirmaciones que había visto hacer a varias compañías sobre la eficacia y la velocidad de aprendizaje de sus apps. ¿Por qué no tratar de llenar el vacío y comprobar esas afirmaciones?

Shawn: Por lo general, en el aprendizaje de un segundo idioma, los investigadores no estudian la efectividad de los productos comerciales. En parte, creo que es porque las apps de idiomas y otros programas no se consideran lo suficientemente serios para la investigación científica.

Este proyecto es un ejemplo bastante inusual del trabajo conjunto entre una institución académica tradicional y una app de idiomas con el fin de llevar a cabo un estudio riguroso de los resultados de aprendizaje de una plataforma. Para Babbel, estos resultados son increíblemente útiles, debido a que nuestro equipo de desarrollo de producto tiene a su disposición información valiosa para reforzar la motivación de los estudiantes y guiarlos hacia hábitos exitosos. Desde vuestro punto de vista, ¿cuáles son los beneficios de esta colaboración?

Shawn: Desde el punto de vista de la investigación, uno de los principales beneficios de trabajar con Babbel fue tener acceso a las métricas de datos con respecto al tiempo de aprendizaje de los participantes del estudio y la manera en la que estudian en realidad. Sin el aporte de Babbel, no habríamos podido rastrear con precisión la cantidad de tiempo que los estudiantes pasaron en la app, la frecuencia con la que accedieron o las lecciones que estudiaron.

Desde un punto de vista más personal, fue muy interesante escuchar la perspectiva interna de una compañía de aprendizaje de idiomas. Los investigadores a menudo rechazan lo que consideramos como afirmaciones exageradas sobre lo rápido y fácil que alguien puede aprender un idioma. Sin embargo, desde una perspectiva empresarial, no conseguirán que alguien compre su producto si dicen que no los ayudará. Así que, aunque sigo siendo cauteloso con respecto a ciertas declaraciones en términos de aprendizaje de idiomas, estoy de acuerdo en que es mejor que las personas estudien un idioma a que no lo hagan.

Dan: Me gustó mucho el flujo de trabajo que pudimos establecer relacionado con los datos de los participantes. Tuvimos acceso a rigurosos análisis de Babbel sobre los participantes, mientras manteníamos durante todo el proceso, de manera exclusiva para la MSU, sus correspondientes medidas objetivas (vocabulario, gramática y resultados de exámenes orales). Esto fue realmente clave para garantizar la independencia y el rigor de la investigación. Realmente, aprecio mucho el apoyo de Babbel a nuestra independencia a la hora de realizar este estudio.

En general, los participantes mejoraron su competencia oral, como se pudo comprobar gracias al aumento en la puntuación del examen de Comunicación Oral del ACTFL. ¿Cómo definiríais la competencia oral?

Shawn: Yo diría que significa poder participar en una conversación con un hablante del idioma.

Dan: Creo que la mejor manera es pensar «cuántas cosas puedes hacer con el idioma» cuando lo hablas. Las personas con un alto nivel de competencia pueden manejar variedad de tareas simples y complicadas, así como situaciones sin mucha dificultad.

Este proyecto ha sido increíblemente valioso para los equipos de desarrollo de producto y lingüistas de Babbel. Los resultados nos permiten rastrear el uso que los participantes han hecho de la app hacia una medida externa de competencia oral; y hemos podido ir más allá de los informes anecdóticos de nuestros estudiantes. En términos generales, ¿es cierto que las habilidades para hablar son más difíciles de desarrollar como de evaluar en comparación con las de leer, escuchar y escribir? Si es así, ¿por qué?

Shawn: Las habilidades para hablar y escuchar son más difíciles de desarrollar porque se usan en tiempo real, y los estudiantes no pueden pararse a pensar en el idioma que quieren usar. Esto necesita ser más o menos automático. En cambio, con la lectura y la escritura, normalmente se dispone de más tiempo para pensar en el idioma, tanto al escribirlo como al leerlo. Este tiempo adicional les permite razonar acerca de las reglas que conocen o cualquier otra información explícita que tengan sobre el idioma.

Dan: La habilidad conversacional es definitivamente difícil de evaluar. Una razón es funcional: grabar un audio para evaluarlo más tarde o tener a alguien con capacitación disponible para evaluar inmediatamente cada examen oral, requiere una mayor cantidad de recursos que en otras habilidades. Otro desafío con el habla es capturar su lado interactivo. La mayoría de las veces que hablamos, estamos conversando con personas que van a responder y co-construir un diálogo con nosotros. Eso es difícil de capturar en una situación de prueba. Por ejemplo, comparalo con la lectura, donde leer un breve artículo ya representa muy bien una de las formas más comunes en las que usamos nuestras habilidades de lectura en el mundo real.

De media, los participantes del estudio usaron Babbel aproximadamente 9,6 horas durante 12 semanas más o menos. Sin embargo, algunos participantes que estudiaron menos tiempo lograron mejorar sus calificaciones en cuanto a conversación, gramática y vocabulario, mientras que otros que estudiaron más no mejoraron esos tres aspectos. Sin embargo, está claro que el tiempo de estudio de Babbel vaticinaba aumentos en la puntuación de vocabulario, gramática y conversación. ¿Qué podría explicar esta variación?

Dan: La explicación simple es que las personas son diferentes. Todos aportan diferentes habilidades, experiencias y actitudes a la hora del aprendizaje de idiomas. Las personas tienen diferentes capacidades de memoria, por ejemplo, algunas recuerdan las cosas más fácilmente que otras. Así mismo, las personas difieren en sus habilidades de escucha. Aprender nuevos sonidos del habla es una tarea difícil, especialmente para los mayores, aunque siempre hay gente con más facilidad que otra.

Otro aspecto importante a recordar es que muchos de los participantes tenían alguna experiencia previa con el español. El español es el idioma extranjero que más se enseña en los EE. UU., donde también es el idioma, aparte del inglés, más común. Por lo tanto, al completar las lecciones de Babbel, los participantes con experiencia previa podrían haber sido capaces de despertar o reforzar algunas de las habilidades en español que llevaban tiempo dormidas; y al mismo tiempo usar las lecciones para obtener grandes mejoras en el aprendizaje.

Otro de los hallazgos interesantes del estudio fue cómo de influyentes son los niveles de motivación reportados por los propios participantes a la hora de sus resultados de aprendizaje. En términos generales, ¿qué podemos decir sobre el impacto de la motivación en el progreso de los estudiantes o en el uso de la app?

Shawn: Se ha descubierto que la motivación es un ingrediente importante para el aprendizaje exitoso de idiomas, y creo que aún es más importante para los estudiantes que usan una app de autoaprendizaje. Puesto que, al no existir un profesor o clase que los obligue a estudiar, deben tener motivación intrínseca para poder seguir adelante.

Dan: Se ha descubierto que la motivación es una de las mayores influencias para un buen aprendizaje de idiomas. Esto no es sorprendente, pero es bueno saber que también se aplica al aprendizaje de idiomas mediante apps. Una gran parte del aprendizaje de idiomas es seguir adelante. Tener motivación puede conducir a mejores hábitos y disciplina en el aprendizaje de idiomas.

Shawn: Para mí, una de las mayores sorpresas de este estudio ha sido que una app de aprendizaje de idiomas haya ayudado a los estudiantes a desarrollar cierta habilidad oral (capacidad para hablar). Tal vez no me mostraba tan escéptico como algunos investigadores, pero aún tenía mis dudas sobre el hecho de que Babbel, o cualquier otra app, pudiera ayudar a los estudiantes a desarrollar su capacidad para hablar. Por eso fue importante para mí tener una evaluación reconocida y de alta calidad de las habilidades auditivas y orales, como es la Entrevista de Competencia Oral del ACTFL. En un principio, asumí que los estudiantes progresarían en el conocimiento de la gramática y del vocabulario, pero ese tipo de conocimiento explícito no siempre es tan útil para hablar y escuchar, debido a la falta de tiempo para pensar en las reglas o explorar la memoria en busca de elementos de vocabulario.

¿Qué idioma te gustaría aprender?