¿Qué idioma te gustaría aprender?Right Arrow

Estas 10 cosas “francesas”, ¿son francesas en realidad?

Las papas fritas a la francesa, el corno francés, el beso francés… En español hablamos de muchas cosas francesas, pero ¿de dónde provienen realmente?
Estas 10 cosas “francesas”, ¿son francesas en realidad?

Tal vez sepas que en el EE. UU. existe una verdadera fascinación por la cultura francés. Pero no son los únicos. También en España y América Latina. Tienen renombre la comida y el estilo femenino por no hablar de que también creemos que el francés es la lengua del amor. Calificar algo de “francés” parece atribuirle de inmediato un aire de refinamiento o de glamour, para decirlo con una palabra francesa. Lo francés también suele asociarse con la pasión, como lo revela el famoso “French kiss” (“beso francés”). Si bien el español también tiene su propio beso, conocido como “pico” o “piquito”, está lejos de alcanzar las profundidades del “beso francés”. Es más, lo máximo a lo que puede aspirar es a ser un preliminar de este. En realidad, todo esto es muy extraño, pues los hispanoparlantes besan con pasión, no con pasión francesa. ¿De dónde, entonces, surge el “beso francés”? ¿Y cómo lo llaman en Francia? En general, ¿es francés todo lo que llamamos “francés”? Realizamos una pequeña investigación y a continuación te presentamos la historia de algunas de las cosas “francesas” más comunes.

Estas 10 cosas “francesas”, ¿son francesas en realidad?

French Toast (Tostada francesa)

El pan ha sido una parte esencial de nuestra dieta desde que aprendimos a hacerlo hace más de 5000 años. Y aproximadamente una semana después de que los humanos lo hicieran por primera vez, descubrieron que el pan estaria duro y pasado con el tiempo. Varias culturas han inventado formas de preparar el pan duro para que tenga un sabor agradable y rebozarlo ha sido uno de los métodos más exitosos. La receta más antigua para algo como las tostadas francesas se remonta a un libro de cocina romano del siglo IV o V. Así que no son francesas. La evidencia más antigua que vincula la “tostada francesa” con Francia parece provenir, irónicamente, de Inglaterra. El rey Enrique V llamó la comida del desayuno utilizando un nombre francés: pain perdu, es decir, “pan perdido”. Es posible que los franceses llevaran la receta a Inglaterra durante la invasión normanda iniciada en 1066, pero nadie está seguro de eso. La primera referencia explícita a las “tostadas francesas” proviene de The Accomplisht Cook, un libro publicado en 1660. Veredicto: no muy francés Nombre dado por los franceses: pain perdu

French Fries (Papas fritas a la francesa)

Hay una diputa continua entre los belgas y los franceses acerca de quién inventó las papas fritas. Los belgas, que ya tenían una tendencia a freír alimentos (por ejemplo, pescados pequeños), pueden haber inventado las patatas fritas a finales del siglo XVII. Por su parte, los franceses dicen que las papas fritas no existieron hasta finales de 1700, cuando los vendedores ambulantes comenzaron a venderlas en París. La mayoría de los historiadores están de acuerdo en que los belgas tienen los argumentos más fuertes (y las mejores papas fritas). ¿Por qué, entonces, papas fritas “a la francesa”? Al francófilo Thomas Jefferson se le atribuye haber llevado las papas fritas a los Estados Unidos. Tenía un africano esclavizado, James Hemings —hermano de Sally Hemings— que tenía que aprender a cocinar comida francesa porque Jefferson le gustaba mucho. Esta es la razón más plausible de que se les diera el nombre de “papas fritas a la francesa”, al menos en Estados Unidos. Veredicto: posiblemente francés Nombre dado por los franceses: pommes frites

French Vanilla (Vainilla francesa)

Las vainas de vainilla se cosechan en varios países del mundo, pero ninguno de ellos es Francia. La diferencia entre la vainilla francesa y la vainilla regular es que en la vainilla francesa se usan yemas de huevo, lo que le da ese color amarillento. La receta de helado clásica francesa incluía una base de crema de huevo, lo que proporciona una evidencia sólida de que Francia es probablemente el primer fabricante de este alimento. Al igual que las papas fritas, esta comida también se relaciona con Thomas Jefferson, quien presuntamente llevó la receta a los Estados Unidos o al menos la popularizó después de su estadía como embajador en Francia. Veredicto: francésNombre dado por los franceses: vanille

French Horn (Corno francés)

El corno francés, un instrumento de metal muy curvo, fue inventado en Alemania. Nadie está muy seguro de por qué se llama corno francés y, por ese motivo, la Sociedad Internacional de Cornos ha sugerido llamarlo simplemente “corno” o “trompa”, aunque eso podría ser aún más confuso. Aunque también es un poco extraño que exista una Sociedad Internacional de Cornos… Veredicto: no francés Nombre dado por los franceses: cor

French Dressing (Aderezo francés)

El “aderezo francés” se basa vagamente en la vinagreta francesa, pero se inventó en Estados Unidos en los años 1950. Puede haberse inspirado en la cocina francesa, o al menos fue un intento de aferrarse a la tendencia culinaria francesa de mediados del siglo XX. Veredicto: no francés Nombre dado por los franceses: vinaigrette

French Braid (Trenza francesa)

En el siglo XIX, cualquier cosa “francesa” en el ámbito de la moda era muy popular. La historia real de la trenza francesa se remonta muchísimo más allá del siglo XIX, y no propiamente en Francia. Se puede rastrear hasta 6000 años atrás en el norte de África, aunque parece existir en casi todas las culturas del mundo. Sin embargo, la expresión “trenza francesa” se popularizó como una “nueva tendencia” en las revistas femeninas durante el siglo XIX, y el nombre erróneo se ha conservado hasta hoy. Veredicto: no francésNombre dado por los franceses: tresse française

French Bulldog (Bulldog francés)

El bulldog francés, una de las razas de perros más populares del mundo actualmente, tiene un origen humilde. Uno de sus ancestros es el bulldog inglés, pero nadie sabe a ciencia cierta con qué otra raza se mezcló. Durante la década de 1800 se envió a Francia una gran cantidad de bulldogs ingleses, y los franceses finalmente llegaron a ser una raza propia y distinta, posiblemente mezclándose con los perros cazadores de ratas locales. Es difícil pensar que estos perritos, que suelen ser mimados, alguna vez se hayan destinado para cazar ratas, pero no sería la primera vez que se usaran perros para hacer el trabajo sucio. En los comienzos de su historia, estos perros se dispusieron para fines agrícolas y, durante una época particularmente cruel, se usaron en peleas de perros. Veredicto: mas o menos francés Nombre dado por los franceses: bouledogue français

French Door (Puertas francesas)

Las puertas francesas son puertas con ventanas. En francés se las llama porte-fenêtre, que se traduce literalmente como “puerta-ventana”. Se remontan a una guerra entre Francia e Italia a finales del siglo XVI. Tras su victoria, los franceses se llevaron el arte del Renacimiento italiano a su país. Con las nuevas influencias arquitectónicas, comenzaron a aparecer las puertas francesas. Técnicamente, tienen “influencia italiana”, por lo que se podría argumentar que no son completamente francesas. Pero fueron ampliamente utilizadas en Francia, lo cual es suficiente para nosotros. Veredicto: francésNombre dado por los franceses: porte-fenêtre

French Press (Cafetera francesa)

La primera versión rudimentaria de la cafetera francesa fue patentada en 1852, y esto sucedió precisamente en Francia. Pero si alguien se te acercara con este objeto del siglo XIX, descrito como “una varilla unida a una pieza de hojalata con agujeros y colocada entre dos capas de tela de franela”, no lo reconocerías como una “cafetera francesa”. El utensilio moderno que conocemos no fue patentado hasta 1929, y quien lo hizo fue un inventor milanés. Entonces, si bien técnicamente se trata de una invención francesa, sería más exacto atribuírsela a los italianos. Veredicto: técnicamente francés Nombre dado por los franceses: cafetière à piston

French Kiss (Beso francés)

Siempre que los seres humanos hemos decidido que es una buena idea juntar nuestras bocas, nos hemos dado besos franceses. Hay registros de este acto de 3000 años de antigüedad. Elorigen de la expresión “beso francés” es mucho más reciente: se remonta a la Primera Guerra Mundial. Cuando los soldados estadounidenses estuvieron en Francia, descubrieron que las mujeres francesas eran mucho más propensas a usar la lengua que las mujeres de su país. Cabe mencionar que los estadounidenses tienen un historial de estereotipar a los franceses como altamente sexuales, por lo que también han creado expresiones como “French letter” (carta francesa) para referirse a los condones y “French disease” (enfermedad francesa) para referirse a la sífilis. Veredicto: un poquito francés Nombre dado por los franceses: rouler une pelle

¿Quieres aprender francés?
Thomas Moore Devlin
Thomas creció en los suburbios de Massachusetts y se mudó a Nueva York porque quería vivir en un lugar que fuera exactamente lo contrario de su ciudad natal. Estudió literatura inglesa y lingüística en la Universidad de Nueva York, pero pasó la mayor parte de sus estudios trabajando para el Washington Square News. Síguelo en Twitter.
Thomas creció en los suburbios de Massachusetts y se mudó a Nueva York porque quería vivir en un lugar que fuera exactamente lo contrario de su ciudad natal. Estudió literatura inglesa y lingüística en la Universidad de Nueva York, pero pasó la mayor parte de sus estudios trabajando para el Washington Square News. Síguelo en Twitter.

Artículos recomendados

French Basics: Resources For Language Learners

French Basics: Resources For Language Learners

Everything we’ve ever written about French, all in one place.
7 French Podcasts To Help You Learn The Language

7 French Podcasts To Help You Learn The Language

Whether you want some quick grammar lessons or to catch up on the news in French, podcasts are a great way to practice on the go.
Why Are Americans So Obsessed With The French?

Why Are Americans So Obsessed With The French?

“When good Americans die, they go to Paris.” ― Oscar Wilde
Escrito Por Steph Koyfman