Babbel Logo

Aprende un idioma cuando y donde quieras

¿Aprender a hablar un idioma en 3 semanas? ¡Así es cómo TÚ también puedes hacerlo!

Con Babbel podrás empezar a hablar un nuevo idioma como siempre quisiste, ¡pero para ponértelo aún más fácil te damos 8 trucos para aprovechar tu aprendizaje al máximo!
Author's Avatar
ESCRITO POR David Sumner
¿Aprender a hablar un idioma en 3 semanas? ¡Así es cómo TÚ también puedes hacerlo!

Ilustrado por Elena Lombardi

Hay varios motivos para aprender un idioma: por un viaje, por una próxima entrevista de trabajo o por una visita inminente a tus suegros. Sea cual sea tu motivo, ¡con Babbel puedes hablar un idioma nuevo en solo tres semanas! Sí, como ya demostramos el año pasado cuando 15 compañeros de Babbel, que no podían hablar ni una sola palabra de español, fueron capaces en tres semanas de conversar en ese idioma usando la app de Babbel. ¡Si eso no fuera suficiente, uno de nuestros compañeros británicos de Babbel también recreó recientemente esta hazaña al aprender a hablar italiano en 3 semanas usando solo la app de Babbel!

A estas dos historias les une el hecho de que nuestros alumnos no se encadenaron a los libros de gramática durante horas para conseguir su objetivo. Todo lo contrario: lograron adaptar el aprendizaje a su día a día y además tuvieron en cuenta estos 8 trucos para hablar un nuevo idioma en tan solo tres semanas.

1. Encuentra tu motivación

Intentar aprender un idioma rápidamente requiere dedicación, pero si sabes exactamente por qué lo estás aprendiendo, tendrás la motivación necesaria para ser perseverante con cada nueva lección. Por eso, es vital que te imagines cómo aplicarás este nuevo idioma y que establezcas un motivo concreto para aprenderlo.

Si estás aprendiendo con motivo de un viaje, visualiza exactamente cómo utilizarás tus nuevas habilidades lingüísticas in situ. A la hora de viajar, ¿quieres ser capaz de encontrar los secretos escondidos entre las calles que un simple turista no puede ver? Si es así, esto te ayudará a decidir en qué lecciones centrarte cuando uses Babbel, ¡y te motivará a completar la mayor cantidad posible antes de empezar el viaje!

2. Crea un horario de aprendizaje adecuado

¡Tres semanas es tiempo suficiente para mantener una conversación sencilla en otro idioma! Solo si creas un programa de aprendizaje estricto y adaptado a tus necesidades para aprovechar al máximo cada día.

Aprender lo suficiente como para poder mantener una conversación es menos desalentador si planificas de antemano exactamente qué cursos quieres aprender. Así podrás saber la cantidad de lecciones que hay en esos cursos y luego dividirlas en bloques manejables.

¡Prepárate para completar 3 o 4 lecciones por día! Esta cantidad es perfecta para no sobrecargar tu cerebro con demasiada información, que luego será difícil de recordar.

Cada lección dura aproximadamente quince minutos en completarse, por lo que puedes reservar menos de una hora al día.

3. Aprende solo lo que necesites

Las lecciones de Babbel están diseñadas para permitirte establecer tu propio camino de aprendizaje, y para asegurarte de que puedas comenzar a hablar rápidamente tu nuevo idioma con confianza. Por ejemplo, si eres principiante, deberías tratar de completar en las dos primeras semanas los primeros dos cursos de Babbel para principiantes. Estos cursos para principiantes cubren todos los aspectos fundamentales de un nuevo idioma, te enseñan cómo construir oraciones y hacer preguntas para poder conversar con un hablante nativo.

Luego dedica la tercera semana a repasar las lecciones, o a mejorar lo que ya hayas aprendido con otras lecciones específicas, que respalden la forma en la que piensas usar el idioma. Por ejemplo, si estás aprendiendo para viajar, usa la última semana de aprendizaje para concentrarte en los cursos de Babbel específicos para las vacaciones.

4. Encuentra tu momento perfecto para aprender

Una vez que hayas establecido tu plan de aprendizaje, reserva una hora específica cada día a completar estas lecciones. La mañana podría ser un buen momento para aprender. Así, al completar tus lecciones, tendrás una sensación de logro que durará el resto del día. Además, sabiendo que ya has completado el material principal de ese día, te permitirá relajarte.

Por otro lado, si encuentras que un bloque particular de lecciones es demasiado complicado, o si sientes que no lo has memorizado lo suficiente; todavía tendrás mucho tiempo para volver a hacer esas lecciones durante el almuerzo, antes de acostarte o mientras te relajas en el balcón después del trabajo.

5. Aprende con un compañero

Ya sea con un amigo, un compañero de piso o un ser querido, aprender en tándem supera al aprendizaje en solitario. Al unirte a alguien, puedes compartir las frustraciones del inicio y trabajar juntos para superar dificultades. Además, ¡tendrás un compañero de conversación con el que podrás practicar tus logros!

Es natural que tu motivación se venga abajo en algunos días, por eso conviene tener un compañero de aprendizaje. ¡Te animará y estará siempre ahí para recordarte que no deberías saltarte las lecciones ni un día!

6. ¡Aprende sobre la marcha!

Aprender un idioma en solo tres semanas significa que necesitarás ser bastante imaginativo con tu tiempo de estudio, especialmente cuando se trata de adaptar tu aprendizaje de idiomas a tu rutina diaria. Asegúrate de tener el teléfono a mano en todo momento y de descargar las lecciones elegidas con anticipación. Esto te permitirá poder abrir rápida y cómodamente la app de Babbel para comenzar una nueva lección o repasar la anterior, sin importar dónde estés ni la hora del día.

Además, ¡recordar las nuevas palabras y frases ayuda a reforzar y mejorar tu progreso!

Da igual si estás esperando en la peluquería, haciendo cola en la oficina de correos o de camino al trabajo, aprovecha al máximo ese tiempo de inactividad para revisar tus lecciones.

7. Repaso de última hora de lo esencial

Cuando llegues al final de tu viaje de aprendizaje de tres semanas, tiene sentido recapitular los aspectos más importantes del idioma. Pero no tienes que rehacer todas las lecciones que has aprendido. Solo céntrate en las “lecciones de repaso” de cada curso de Babbel.

Cuando encuentres un tema nuevo en Babbel (por ejemplo, “pedir bebidas en un bar”), tendrás que completar dos lecciones que te enseñan el vocabulario, la gramática y las frases más importantes. A estas dos lecciones le sigue inmediatamente una “lección de repaso”, esto es, un breve resumen que se centra solo en los aspectos más importantes de lo que acabas de aprender. Al final de las tres semanas, asegúrate de completar cada lección de repaso, en lugar de hacer de nuevo todos los módulos completos. El repaso de estas lecciones ayuda a que tu memoria retenga los aspectos más importantes del idioma.

8. ¡Ponte a prueba con un minidesafío!

¡Después de tres semanas de estudio es hora de que te pongas a prueba! Esta es una forma fantástica de motivarte mientras estás aprendiendo. El hecho de enfrentarte a un desafío en el mundo real al final de tus tres semanas, hará que tu mente se centre y te ayudará a encontrar el rigor necesario para prepararte de antemano. ¿No sabes cómo ponerte a prueba? Por ejemplo, si has pasado tres semanas aprendiendo italiano con Babbel, ¿por qué no vas a comer pizza a ese restaurante napolitano y pides una quattro formaggi en su idioma? Esto no solo hará maravillas con tu pronunciación, sino que te colocará en una situación real que más fácilmente tendrá lugar en tu viaje.

¿Quieres ponerte a prueba y hablar un nuevo idioma?

¡Empieza ya!

¿Qué idioma te gustaría aprender?