Habla un idioma como siempre soñaste

Nunca aprender idiomas había sido tan divertido. ¡Descarga la app gratis!

¿Qué idioma te gustaría aprender? ¡Pruébalo ahora de forma gratuita!

Cómo aprender un idioma a través de una app

Las apps han revolucionado nuestra manera de aprender y de entretenernos, y con razón. Nos ayudan en casi cualquier aspecto, ya se trate de mantenerse en forma, de organizar tu día, de hablar con tus amigos o de aprender un idioma. Como cualquier herramienta, tendrás que aprender a sacarle el mayor provecho. Te ofrecemos una guía para aprovechar las apps de manera óptima, cortesía de un adicto a las apps.

Escrito por Ed M. Wood

Las apps educativas se están convirtiendo en algo muy popular a la hora de apoyar, e incluso, sustituir los estándares de educación tradicional. ¿Por qué? Bueno, para empezar, es extremadamente cómodo aprender desde un aparatito de bolsillo que ya de por sí va contigo a todos lados. Además, las mejores apps son intuitivas, interactivas y te motivan a seguir adelante y a tener ganas de aprender.

Las apps, igual que los libros o las clases de idiomas, son solo un medio a través del cual se puede aprender un idioma. La manera en la que las aproveches determinará si lo consigues o no. Si lo único que haces es pasar páginas del libro sin ningún interés, o acabas tu clase de idiomas sin haber pronunciado ni una sola palabra en ese idioma extranjero, tu progreso será lento. El lector empedernido que repite el ejercicio del libro una y otra vez y que se implica con el profesor avanzará a mejor ritmo. Ahora bien, ¿cuáles son las cosas que hay que tener en cuenta antes de hacer clic en "instalar"?

Pues eso, justo antes de instalar la app ten en cuenta los siguientes factores:

1. Aprende de varias fuentes (no solo apps)

Aléjate de las apps que se autodefinen como el santo grial del aprendizaje de idiomas. Vender una app diciendo que resolverá todos tus problemas suena demasiado ambicioso. Créeme, detrás de las apps para aprender idiomas se encuentran personas apasionadas por el lenguaje. Sin embargo, cualquier alumno experimentado sabe que la mejor manera de aprender es accediendo a más de una fuente. Nuestra sociedad ofrece innumerables recursos de información, entre los que se encuentran periódicos, libros, televisión, radio, música e incluso personas reales. ¿Te limitarías a hablar un nivel medio en tu lengua materna? Probablemente no, entonces ¿por qué lo harías en otro idioma? Te animo a que busques una app que se adapte a tus necesidades de forma extensiva, no exclusiva.

¿Quieres aprender idiomas con una app? Prueba Babbel

2. Establece tus objetivos y planea tu rutina

¿Quieres hablar de forma fluida en un par de semanas? ¿O aprendes idiomas para mantener la mente despierta? Las mejores apps educativas están hechas para usarse dentro de una rutina de estudio y adaptarse a tu día a día. Estas estimulan la creación de hábitos de aprendizaje, motivándote a que vuelvas al estudio y, de esta manera, aprendas de manera progresiva. Personalmente, yo soy una persona de mañanas. Me levanto, leo mis correos, hago un par de cursos de idiomas que sé que me interesan y me meto en la ducha. Raro, pero funciona.


3. Recuerda que una app es una simple herramienta

Una herramienta estupenda, pero ese no es su fin último. Una buena app te animará a seguir usándola generándote algo parecido al vicio que producen los videojuegos. ¿Qué significa eso? Los desarrolladores de apps toman elementos del diseño de videojuegos que hacen que estos sean adictivos y los aplican a las apps educativas. ¿Se aprovechan? Puede ser, pero es por una buena causa: ¡para hacer que de esa manera sigas aprendiendo! No creo que hayas escuchado a alguien muchas veces decir "¡Buah! ¡No puedo parar de aprender italiano! A parte de las recompensas virtuales, de los puntos extras y las vidas de recambio, ¡lo mejor de todo es ir a la barra de algún café italiano y pedir un caffè macchiato!".

4. Comparte tu opinión

¡Nos encanta recibir tu feedback! No se trata de pedir tu opinión de forma desesperada, pero el feedback vale oro. ¿Por qué? Por dos principales razones, la primera, la revolución digital de la que tanto se habla es una realidad e impulsa a los programadores a mejorar y a aspirar a aplicaciones perfectas. La segunda razón es que todo lo que ves y tocas en una app se puede mejorar de forma rápida y efectiva para el beneficio de todos, un poco como el darwinismo. Si no te convence lo que ves da tu opinión o, incluso mejor, envía un correo con lo que piensas. Todo puede ser y será mejor.

5. Hazlo social

Y no, no me refiero a que compartas tu progreso en Facebook. Me refiero a hacerlo social de verdad. Gran parte de mi éxito estudiando italiano se lo debo a mi compañero de estudios, Jim. Encuentra una persona que quiera aprender contigo. Complementa tus estudios con clases extras al final del día. Cómprate un libro o pídelo prestado. Resérvate una semana y dedícate solo a aprender, eso sí, ¡no te olvides el teléfono!

Con toda sinceridad, puedo decir que combinar la app, la escuela de idiomas, mi amigo Jim, las noches por ahí y un par de libros resultó ser muy potente. Para un británico como yo es difícil ponerse así de meloso, pero de verdad que estoy contentísimo con el resultado y con lo que conseguí en esa semana. Me fui de allí habiendo establecido amistades enteramente en italiano. Fue muy gratificante, de verdad lo recomiendo. He escrito este artículo en mi smartphone en un moderno avión naranja sobrevolando el cielo azul. La tecnología es maravillosa, ¿no crees?

Ahora que ya sabes más sobre las apps, prueba la mejor de todas

¡Empieza a aprender ya!