Babbel Logo

Aprende un idioma cuando y donde quieras

5 maneras en las que aprender un idioma puede hacerte más feliz

Todos buscamos la felicidad y, según la psicología, el aprendizaje de idiomas puede ayudarnos a lograrlo. Demos un vistazo a la manera en la que esta actividad puede mejorar tu estado de ánimo.
Author's Avatar
ESCRITO POR Dylan Lyons
5 maneras en las que aprender un idioma puede hacerte más feliz

Te preguntas ¿cómo ser más felíz?, el dalái lama dijo una vez: “La felicidad no es algo hecho. Viene de tus propias acciones”. ¡Exacto! Para encontrar la felicidad, tenemos que esforzarnos. Una de las maneras de hacerlo es aprender constantemente. Algunos estudios han demostrado que aprender cosas nuevas puede mejorar nuestra calidad de vida y, en particular, aprender un idioma puede tener efectos increíbles en nuestro estado de ánimo.

Aquí hay cinco maneras en las que aprender idiomas puede hacerte más feliz.

1. El aprendizaje en la vida adulta ayuda a mejorar la autoestima

Aprender no es un proceso que termina cuando te gradúas, por el contrario, aprender y mejorar a lo largo de la vida es una parte crucial del desarrollo humano. Además, nos hace felices. Una revisión de múltiples estudios realizada por investigadores de la Universidad de Cambridge encontró evidencia sólida de que el aprendizaje en adultos tiene un impacto positivo en su autoestima y productividad.

Un análisis del Instituto de Estudios del Empleo en Inglaterra determinó que el 80 % de los estudiantes de entre 50 y 71 años mostraron un impacto positivo en al menos uno de estos factores:

  • Disfrute de la vida.
  • Confianza en sí mismos.
  • Sentimientos positivos hacia sí mismos.
  • Satisfacción en otras áreas de la vida.
  • Capacidad para hacer frente a los problemas cotidianos.

2. Aprender nuevas palabras es como comer chocolate

¿Qué tienen en común el aprendizaje de idiomas con el sexo y el chocolate? Algunos estudios han demostrado que aprender con éxito el significado de nuevas palabras cuando se estudia un idioma extranjero activa una parte del cerebro llamada estriado ventral, donde se produce el procesamiento de las recompensas emocionales. Esta región, también conocida como el centro de placer del cerebro, se activa además cuando tienes relaciones sexuales, cuando ganas una apuesta o cuando comes un trozo de chocolate. En pocas palabras, estas actividades te hacen sentir bien. ¡Y aprender un nuevo idioma es mucho menos arriesgado que apostar!

3. Alcanzar objetivos aumenta el bienestar

¿Conoces esa satisfacción que sientes cuando finalmente completas tu lista de tareas pendientes? Alcanzar los objetivos que nos fijamos nos hace felices, y aprender un nuevo idioma es, sin duda, un objetivo digno de alcanzar.

La forma en que nuestro “bienestar subjetivo” (nuestros niveles personales de felicidad y satisfacción con la vida) y la búsqueda de nuestros objetivos interactúan es cíclica. Esencialmente, cuando progresamos en nuestros objetivos, nuestro bienestar subjetivo aumenta. Ese aumento en la felicidad nos motiva a seguir trabajando para alcanzar nuestros objetivos, lo que nos hace felices y así sucesivamente.

4. Aprender te ayuda a entrar en “la zona”

Definido por el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, el concepto de “flujo”, también conocido como “la zona”, es lo que sucede “cuando te involucras completamente en el atractivo proceso de crear algo nuevo”. En otras palabras, cuando digo que estás en “la zona”, me refiero a que te concentras completamente en una tarea y, por lo tanto, desconectas de cualquier factor externo. Csikszentmihalyi dice que estar en “flujo” permite olvidarse de preocupaciones externas (como problemas con tu pareja) y de preocupaciones internas (como el hambre o el cansancio). Este momento de éxtasis y de total atención podría ser la clave para aumentar la felicidad en nuestra vida cotidiana.

¿Qué tiene que ver esto con el aprendizaje de idiomas? Bueno, una de las formas de alcanzar este estado es entrenando nuestra mente con el aprendizaje constante de nuevas habilidades.

5. Las interacciones sociales traen alegría

Los humanos somos animales sociales. Nuestras conexiones interpersonales son extremadamente importantes para nuestro sentido de pertenencia y nuestra felicidad en general. Hablar más de un idioma aumenta nuestra capacidad de conocer nuevas amistades, por ejemplo, al expandir el grupo de amigos potenciales para incluir a quienes no hablan español. Un segundo idioma nos permite interactuar con nuevas personas en nuestra ciudad y, también, cuando viajamos al extranjero. Esta interacción social no solo nos hace felices, sino que, a la vez, impulsa nuestra autoestima al reforzar la idea de que podemos aprender con éxito una nueva habilidad y ponerla en práctica.

Acércate más a la felicidad.

¡Comienza ahora con Babbel!

¿Qué idioma te gustaría aprender?