Babbel Logo

Aprende un idioma cuando y donde quieras

Mi propósito de Año Nuevo es aprender mi 16° idioma

Desde que tenían ocho años, Michael Youlden y su hermano gemelo Matthew han aprendido más de una docena de idiomas juntos. Por eso, cuando se trata de tomar la decisión de aprender un idioma –y de no abandonar este propósito–, su consejo podrá serte útil.
Author's Avatar

Un nuevo año suele traer consigo muchas ideas frescas y un nuevo ímpetu. Ya sea que te propongas ahorrar para hacer el viaje de tu vida, hacer un detox y ordenar el cuarto de invitados o hacer un intento real de aprender italiano; no hay mejor momento que el primero de enero para decidir lo que te traerá el nuevo año. Yo he decidido comenzar a aprender córnico y bengalí, y seguiré estudiando los idiomas que estoy aprendiendo actualmente (húngaro y albanés).

Tan pronto pase el Año Nuevo, tengo muchas ganas de sumergirme en el primero de dos libros que ya tengo en córnico, Kernewek mar plek! (que significa “¡Córnico, por favor!”), además de un libro alemán sobre bengalí titulado “Lehrbuch des Bengalischen”. Naturalmente, como con cualquier decisión que se tome, esto no significa necesariamente que tengas que empezar en enero, pero creo que comenzar cuando se inicia un nuevo año es algo que aporta una cierta ventaja psicológica. Mi objetivo es llegar al final del capítulo veinte de Kernewek mar plek a finales de marzo, por lo cual espero superar un promedio de casi siete capítulos al mes.

Fijar una fecha especial te permitirá medir mejor los progresos que haces. El secreto del éxito reside en estudiar en unidades breves, pero efectivas, y en hacerlo regularmente.

Obviamente, los propósitos de Año Nuevo tienen la mala reputación de no cumplirse casi nunca, de ser descartados y olvidados tras dedicarse a ellos sin mayor empeño durante unas pocas semanas o de ser reprimidos, porque hacen sentir un remordimiento insoportable por la falta de empeño y aplicación. Yo, por mi parte, he caído en esta categoría. Y supongo que todos lo hemos hecho alguna vez. De cualquier manera, aun cuando en el pasado no me haya propuesto metas específicas en enero, considero que es absolutamente indispensable para trazar un plan, así sea vago. Así que saca al planificador que llevas dentro y comienza a destacar los momentos del día en los que probablemente tendrás más tiempo para estudiar.

Estoy seguro que dentro de los propósitos de Año Nuevo de algunos está aprender un nuevo idioma. Otros se preguntarán qué idioma aprender, mientras la gente dice: “En realidad, deberías aprender chino, ya que así tendrás trabajo toda la vida” o “Aprende inglés porque es un idioma que hoy en día, literalmente, se habla en todas partes”, pero en mi opinión no existe ningún idioma particular que uno debería estar aprendiendo. Yo elijo mis idiomas básicamente por interés y curiosidad: el córnico guarda semejanza con el gaélico irlandés, uno de mis idiomas maternos, y, junto con el bretón, es una de las lenguas que me han fascinado por mucho tiempo.

Como el irlandés, parece ser un idioma muy antiguo, y ha experimentado un renacimiento durante los últimos años. Se dice que el último hablante nativo murió a finales del siglo XVIII, pero el idioma ha seguido viviendo bajo diferentes formas. Al ver varios videoclips de los Cornish Oafs, dos hombres jóvenes que enseñan córnico en Youtube, mi apetito por el córnico creció aún más. Internet se ha convertido en una fuente increíble para los que quieren aprender idiomas: hoy más que nunca se ha vuelto fácil comenzar a aprender un idioma gracias a los diccionarios en línea, tutoriales, foros y cursos completos disponibles en línea. El aprendizaje autónomo e interactivo ha avanzado a pasos agigantados desde aquellos días en que mi hermano y yo estudiábamos portugués de manera autodidacta.

Concéntrate en la tarea que te ocupará y sé razonable con tus metas: no le asignes dos horas de la tarde del miércoles a aprender español si sabes que, como máximo, solo podrás dedicarle media hora.

En cuanto al bengalí, aunque es un idioma indoeuropeo, será el primero de los que sé que –a excepción del hebreo– se habla fuera de Europa. Esto significa aprender una escritura completamente nueva (la sexta más usada a nivel mundial). Siempre he querido arriesgarme a salir de los confines de las lenguas europeas y, después de ver un documental sobre Bangladés, decidí que este es el mejor momento.

Los libros están esperando para que los abra y los podcasts para que los escuche. Los expertos en tecnología y fanáticos de las apps estarán felices de saber que hoy existen más herramientas interactivas que nunca antes para quienes han decidido aprender un idioma. Sin importar el método que utilices, pon en práctica los consejos que te he dado para no abandonar tu propósito.

¡Felíz Año Nuevo!

¿Qué idioma te gustaría aprender?