Habla un idioma como siempre soñaste

Nunca aprender idiomas había sido tan divertido. ¡Descarga la app gratis!

¿Qué idioma te gustaría aprender? ¡Pruébalo ahora de forma gratuita!

5 profesiones que requieren de un talento lingüístico especial

Desde cantantes de ópera que aprenden el idioma de Verdi hasta pastores que se cuentan las noticias del día a través de silbidos, pasando por pilotos que se comunican con el alfabeto radiofónico: hacemos un repaso de las profesiones que requieren habilidades lingüísticas muy diferentes.

Escrito por John-Erik Jordan

1. Cantantes de ópera

Opera es la palabra italiana para “trabajo” (“obra” en español), lo cual significa, obra de arte por un lado, y mucho esfuerzo invertido por el otro. Cantarla no es nada fácil, y es por eso que los mejores cantantes de ópera son tan admirados en todo el mundo. Los cantantes de ópera deben ser al mismo tiempo intensos y sutiles: elegantes, armoniosos y, pese a todo, muy potentes. Pero tener el oído fino y un buen par de pulmones no son los únicos requisitos para convertirse en un buen cantante: las óperas más famosas son en italiano y, aunque no tengas que entender la letra para sentir la música, es absolutamente vital si a lo que aspiras es ser cantante de ópera profesional.

“Me encantan los idiomas”, dice la cantante de ópera Ann McMahon Quintero en el vídeo que os mostramos más arriba. Su pasión por la música y su fascinación por los idiomas se fusionaron para dar lugar a su glamorosa carrera profesional reconocida a nivel internacional.

¿No eres fan de la ópera? Bueno, aún así podrás seguir absorbiendo la lengua italiana a través de la música, ya que casi todos los términos musicales vienen del italiano: basso, tenor, alto, soprano, piano, viola, orchestra, tempo, adagio, allegro, grave, crescendo, arpeggio, staccato, accelerando, maestro, canto y, por supuesto, diva.

2. Pilotos y azafatos/as

A los pilotos no les basta con saber volar –que ya parece demasiado– ni con saber para qué sirve cada uno de esos pequeños botoncitos que hay en la cabina del avión, si no que también deben tener un buen nivel de inglés, ¿para qué? Pues para poder comunicarse con la torre de control del país donde se encuentren y así saber si tienen permiso para despegar o aterrizar o para entenderse con el técnico si hay cualquier avería. Además de usar el inglés como lengua universal, también necesitan dominar el extraño pero mítico alfabeto radiofónico, ese de “Alfa Bravo Charlie Delta Echo…” para asegurar la corrección de ciertos códigos y evitar ambigüedades.

Los auxiliares de vuelo, por su parte, cada vez dominan más idiomas, como podemos ver en las banderitas que lucen en la solapa de su uniforme. Si cada vez se vuela más, las instrucciones a seguir en caso de emergencia cada vez se escuchan menos… Como no solemos prestar demasiada atención a lo que nos cuentan para saber dónde están las salidas de emergencia de turno (dos en la parte delantera del avión, dos en la parte trasera…) mejor si nos lo cuentan en nuestro idioma, ¿no?

3. Sommeliers

“Sommelier” en francés significa “camarero/a de vino” y su responsabilidad como experto/a en esta bebida es gestionar la carta de vinos. En los mejores restaurantes del mundo, el sommelier es tan valorado como el jefe de cocina; para llegar a convertirse en uno hacen falta años de estudio y pasar numerosos exámenes. Hoy en día hay varios vinos ganadores de premios –en Francia, Portugal, España, Italia, Alemania, Hungría, Argentina, Chile, EE. UU., Inglaterra, Sudáfrica y Australia (por nombrar algunos)– y el trabajo de este profesional es conocer cada una de las cualidades y detalles de todos los vinos.

Para convertirse en un maestro sommelier (cosa que solo han conseguido unas 200 personas a lo largo de 40 años) uno tiene que saber y conocer todo lo que ocurre desde el vaso en la mano de la persona que lo bebe, hasta la tierra donde las uvas de ese vino crecen –lo que implica meterse de lleno en la cultura, las leyes y, por supuesto, los idiomas de esas regiones–. Los sommeliers son enciclopedias andantes y parlantes. Si quieres dejar claro que eres el mejor en tu campo (y nunca mejor dicho) y además aprovechar la ventaja de dedicarte a beber en tu carrera profesional, no hay manera más glamurosa de hacerlo, ¿no crees?

4. Actores

Ser multilingüe no es un prerrequisito para ser actor, pero merece la pena recordar que aquellos actores que dominan más de un idioma son precisamente los que han podido cruzar barreras culturales llegando a ser actores protagonistas en países extranjeros e incluso nominados a premios internacionales. Christoph Waltz ya era un actor conocido en la televisión alemana cuando apareció en la película Malditos bastardos de Tarantino y nos cautivó a todos con su acento impecable en inglés, francés e italiano. Desde entonces, dejó la televisión alemana atrás y ahora ha consolidado su status como una estrella internacional reconocida. Otros notables actores que han forjado su carrera en idiomas que no son sus lenguas maternas son: Sofía Vergara, Viggo Mortensen, Charlize Theron, Javier Bardem, Mila Kunis, Ken Watanabe, Ingrid Bergman, Noomi Rapace y Arnold Schwarzenegger.

Pero no solo hablamos de actores y actrices que van a Hollywood sin tener el inglés como lengua materna: la actriz inglesa Kristin Scott Thomas habla francés fluído y ha protagonizado varias películas francesas, Clint Eastwood tuvo su salto a la fama por aparecer en varios Westerns italianos y el actor y cantante americano Eddie Constantine se aprovechó de su acento americano al hablar francés para convertirse en un icono de las películas francesas de serie B de los años 50.

5. Pastores montañeros

Hemos dejado nuestro favorito y probablemente el más raro para el final. Aunque el español y el turco no tienen mucho en común a nivel lingüístico, comparten una singularidad importante. Tanto en la Gomera en las Islas Canarias, como en el Valle de Kuskoy en Turquía, podemos encontrar sonidos agudos que pueden viajar lejos mientras que su mensaje permanece nítido y claro, ¡así que se puede mantener una conversación estando hasta a siete kilómetros de distancia! Este tipo de silbidos conforman un lenguaje muy antiguo que, si bien no se recomienda para conversaciones privadas, son la mejor manera de contar algo a los cuatro vientos.

Escucha algunos ejemplos del lenguaje humano más parecido al cantar de los pájaros: el Silbo Gomero y el Kuskoy.

¿Se te ocurren otras profesiones en las que la voz y los idiomas se usen de manera única y especial? Por favor, ¡háznoslo saber en los comentarios!

Mejora el conocimiento de los idiomas para conseguir lo que te apasiona.

Empieza a aprender aquí