¿Qué idioma te gustaría aprender?Right Arrow

Cómo se preparan los propósitos de Año Nuevo alrededor del mundo

Existen muchas formas de cumplir los propósitos en todo el mundo, desde quemar figuras hasta beber cenizas.
Cómo se preparan los propósitos de Año Nuevo alrededor del mundo

Cada año, un alto número de personas recurren a los propósitos de Año Nuevo alrededor de España para mejorar su vida de algúna manera. De hecho, los propósitos constituyen un cambio o reto que nos planteamos para darle un nuevo sentido a nuestra vida. Son, así mismo, parte de la identidad individualista y luchadora de la cultura de autoayuda actual. Sea como fuere, los propósitos de Año Nuevo se extienden globalmente.

Algo que ha activado nuestra curiosidad por conocer cómo se llevan a cabo los propósitos de Año Nuevo alrededor del mundo y analizar algunas de las tradiciones de otros países. Cada uno tiene su manera particular de recibir el nuevo año, pero prácticamente en todas las partes del mundo el día de Año Nuevo es una gran oportunidad para reflexionar sobre el pasado y planificar el futuro.

Echando la vista atrás a Babilonia

La tradición de hacer propósitos de Año Nuevo se remonta a más de 4.000 años. De hecho, los historiadores han descubierto que las primeras personas que hicieron propósitos son también las primeras personas que celebraron el año nuevo: los babilonios. Durante un festival de 12 días al comienzo de la temporada de siembra a mediados de marzo, los babilonios hacían promesas a sus dioses (que tenían que ver normalmente con devolver objetos a sus legítimos dueños).

Damos un salto en el tiempo hacia el Imperio Romano debido a que fueron los romanos quienes fijaron el inicio de año al 1 de enero. En un principio, los romanos, al igual que los babilonios, habían marcado el 1 de marzo como el comienzo del año, pero en algún momento alrededor del 46 a. C. se retrasó unos meses. Parte del motivo del cambio está relacionado con el hecho de que el mes de enero (jenuarius en latín) hace referencia al dios romano Jano, un dios de dos caras que mira hacia atrás al año pasado y hacia delante al nuevo año.  De ahí, que tuviera sentido que en el día de Año Nuevo los romanos le hicieran promesas a Jano sobre mejoras en su comportamiento.

Si bien el día de Año Nuevo no es técnicamente una fiesta cristiana, eso no impidió que los cristianos del siglo XVIII celebraran una misa. Algunas ramas de la iglesia celebraban misa en la víspera de Año Nuevo o el día de Año Nuevo para permitir a los feligreses recordar el año pasado y tomar la determinación de hacerlo mejor en el nuevo año.

Todas estas tradiciones mencionadas hasta ahora son religiosas, hecho que poco tiene que ver con el concepto actual. Ahora, los propósitos son generalmente algo personal e individual. En definitiva, con la única persona con la que tienes que rendir cuentas es contigo mismo.

Un pequeño recorrido mundial

En 2013, Google Zeitgeist preparó un proyecto pidiendo a la gente sus propósitos. Personas de todo el mundo enviaron sus respuestas. Este proyectó arrojó a la luz claramente que no todos los países del mundo tienen la tradición de realizar propósitos de Año Nuevo: América y Europa obtuvieron una representación más alta que África o Asia. Y entre los países que sí realizan propósitos, hay mucha variedad en la manera de hacerlo. Desde tradiciones que involucran el champán hasta la definición precisa de la palabra, no existe un consenso claro sobre lo que conlleva un “propósito”. A continuación, se muestran algunos ejemplos de propósitos en todo el mundo y cómo se llevan a cabo.

Estados Unidos

Los propósitos están muy arraigados a la cultura estadounidense. Y junto a ellos, también existe otra gran tradición estadounidense muy extendida en otros países como España: no cumplirlos. Poco menos del 10 por ciento de los propósitos se cumplen, a pesar de que casi la mitad de los estadounidenses los adoptan.

Los propósitos de Año Nuevo alrededor de los Estados Unidos pueden hacer infinitos y muy variados, pero hay algunos muy populares: comer más sano, hacer más ejercicio, leer más, pasar más tiempo con la familia y aprender algo nuevo son cosas muy populares. ¿Te suenan? El punto en común de casi todos los propósitos es que están destinados a la superación personal.

Colombia y Perú

En la cultura iberoamericana se encuentran diferencias sobre lo que significa hacer propósitos de Año Nuevo. De hecho, cuando el reloj marca la medianoche del 1 de enero, en Colombia no se hacen propósitos, sino deseos. Una tradición entre los colombianos, que también se comparte en España, es que por cada campanada a las 12 a.m., se come una uva y se pide un deseo. Esto es, 12 uvas, 12 deseos en total. Además, también se elabora una lista de propósitos y como muestra de voluntad en Colombia es común ver el 1 de enero a gran cantidad de personas circulando en bicicleta (si la resaca lo permite, claro). Entre los deseos y los propósitos hay una pequeña diferencia semántica.

No se “desea” comer más sano, eso sería un propósito, sino que se desea tener buena salud en el nuevo año. Hay otras tradiciones asociadas que también se utilizan para algunos deseos concretos. Por ejemplo, si los colombianos quieren un año abundante, se llenan los bolsillos de lentejas. Si, en cambio, quieren viajar, algunos se animan en plena medianoche a dar la vuelta a la manzana con su maleta. Hay quienes, incluso, escriben sus deseos en un papel y lo llevan consigo durante todo el año. Cuando el año llega a término, queman ese papel el 31 de diciembre y elaboran uno nuevo para el próximo año. Y hablando de quemar, en Perú queman monigotes en una gran fiesta como símbolo para eliminar todo lo malo del año pasado y dar la bienvenida a todo lo bueno del nuevo año.

Italia

De todas las maneras modernas de hacer propósitos de todo el mundo mencionadas aquí, las tradiciones de Italia son las más cercanas a las españolas. Tienen lo que se llama buoni propositi o “buenos propósitos”.  Y entre ellas se encuentran ideas como dejar de fumar, hacer ejercicio o aprender algo nuevo. 

Además, algunos italianos tienen tradiciones extras. Hay quienes creen que da suerte comer ciertos alimentos. Por ejemplo, se dice que comer carne de cerdo con un alto contenido en grasa conduce a engordar las cuentas bancarias o comer carillas (también llamados caupíes o guisantes de ojo negro) trae buena fortuna. Italia, al igual que en España, es también uno de los países que creen que usar cierto tipo de ropa interior puede traer suerte en el nuevo año. El color escogido en Italia es también el rojo. Aunque en otros países puede variar, así que si pretendes pasar la Nochevieja en otro país, asegúrate de guardar en la maleta algunas opciones diferentes.

China

El año nuevo chino no es el 1 de enero, pero el concepto básico es el mismo.  El Festival de los faroles es una celebración de dos semanas que comienza en la primera luna llena entre el 21 de enero y el 20 de febrero, todo lo cual conduce al Año Nuevo Lunar.  En general, es una fiesta descomunal y causa una de las migraciones humanas más grandes del mundo moderno con millones de personas que viajan para ver a sus familias.

Los propósitos de Año Nuevo alrededor China no se parecen en nada a las españolas. En lugar de establecer metas para el próximo año, los chinos se decantan por trabajar más con el fin de garantizar la suerte y la prosperidad. Existen diferentes conceptos que se identifican con la fortuna durante el Festival de los faroles: el color rojo, una cena de reunión familiar, el número ocho y otras más con el fin de atraer cosas buenas para el próximo año.

Rusia

El Año Nuevo es la fiesta más importante de todo el año en Rusia.  La religión fue purgada a la fuerza por el gobierno cuando los bolcheviques subieron al poder y construyeron la secular URSS. Esto hizo que las fiestas religiosas desaparecieran prácticamente. Y con una brecha del tamaño de Navidad en diciembre, los rusos decidieron celebrar el Año Nuevo. La tradición llega incluso a tener un Novogodnyaya Yolka, o “Árbol de Año Nuevo”, que está decorado con luces y coronado con una estrella. 

Y aunque muchas tradiciones de Año Nuevo provienen de la Navidad, también existen peculiaridades curiosas para el comienzo del año. Como los españoles y algunos ciudadanos de otros países, los rusos piden deseos en lugar de propósitos. Estos deseos son escritos en una hoja de papel que luego queman. Las cenizas del papel se introducen en una copa de champán que se usa para brindar y beber en la medianoche. ¡Salud!

Este artículo se publicó originalmente en la edición inglesa de Babbel Magazine.

Decide aprender un idioma este año.
Thomas Moore Devlin
Thomas creció en los suburbios de Massachusetts y se mudó a Nueva York porque quería vivir en un lugar que fuera exactamente lo contrario de su ciudad natal. Estudió literatura inglesa y lingüística en la Universidad de Nueva York, pero pasó la mayor parte de sus estudios trabajando para el Washington Square News. Síguelo en Twitter.
Thomas creció en los suburbios de Massachusetts y se mudó a Nueva York porque quería vivir en un lugar que fuera exactamente lo contrario de su ciudad natal. Estudió literatura inglesa y lingüística en la Universidad de Nueva York, pero pasó la mayor parte de sus estudios trabajando para el Washington Square News. Síguelo en Twitter.

Artículos recomendados

Por qué aprender un idioma debería ser tu propósito para Año Nuevo

Por qué aprender un idioma debería ser tu propósito para Año Nuevo

Como bien dice el dicho: ¡Año Nuevo, idioma nuevo!
Escrito Por James Lane
7 olas y ropa interior roja: cómo felicitar el Año Nuevo alrededor del mundo

7 olas y ropa interior roja: cómo felicitar el Año Nuevo alrededor del mundo

Todos pedimos deseos para el año que comienza con diferentes tradiciones… algunas más excéntricas que otras. ¿Quieres saber cómo se celebran la Nochevieja y el Año Nuevo alrededor del mundo?
Escrito Por Sandra Halter
Aprender un nuevo idioma y viajar con Babbel por primera vez

Aprender un nuevo idioma y viajar con Babbel por primera vez

¿Qué nos motiva a viajar? En cada viaje tenemos la oportunidad de vivir momentos clave, al menos cuando hablamos el idioma por primera vez.
Escrito Por Babbel