Curso de ruso

“Lo mejor es la interactividad de sus ejercicios, en que la app detecta puntos fuertes y débiles para personalizar cada lección.”

“Gracias a esta aplicación aprender inglés ha empezado a dejar de ser algo aburrido para convertise en un reto.”

“Otra forma de aprender idiomas.”

Ha llegado el momento de hablar ruso: el mercado ruso salta barreras

La cantidad de personas que hablan ruso, el número ingente de consumidores desde esa parte de Europa y Asia han provocado en el último lustro una introducción progresiva del ruso en los medios de comunicación de masas. Ahora es habitual encontrar nombres escritos con el alfabeto cirílico en grandes pruebas deportivas de cualquier nivel y de casi cualquier deporte mayoritario. Las marcas alternan sus nombres con las letras del alfabeto latino con el cirílico conscientes de que un guiño tan leve a sus consumidores con una lengua eslava materna es rentable. Así desde las grandes pruebas de fútbol o baloncesto hasta el ciclismo y los llamados deportes invernales reflejan con este y otros ejemplos el auge de un mercado, laboral y de consumo, con una manera de expresarse diferente. Sin embargo, no hay demasiadas personas con un lenguaje materno construido en el clásico alfabeto latino que sepan leer el cirílico. Leer y manejar este conjunto de caracteres es uno de los primeros pasos que debemos dar para poder hablar ruso. Si piensas iniciar un curso de ruso y ves este hecho como un lastre que hace menguar tus ganas es que no conoces del todo el tu cerebro.

Un alfabeto distinto es la motivación perfecta

Aprender cirílico significa ser capaces de leer y construir palabras con un alfabeto absolutamente nuevo. Parecido en algunos aspectos a otros alfabetos antiguos (se estima que fue creado en el siglo X) pero que refleja sonidos y construcciones especiales de las lenguas eslavas. Si lo que quieres es leer y hablar ruso te bastará con los 33 caracteres que utiliza dicho idioma, una variante del cirílico. Resulta que aprender el alfabeto ruso (o cualquier otro) le proporcionará a nuestro cerebro la oportunidad de construir y reconocer cosas absolutamente inéditas para él. Eso desencadena una serie de estímulos positivos que repercutirán en nuestra vida cotidiana. Algo tan simple, algo que nos parece complicado, al final será un grano de arena para nuestro bienestar y un impulso en nuestros primeros pasos para hablar ruso. En Babbel sabemos que es bueno aprovechar cualquier inercia, por pequeña que sea. A menudo, olvidamos que en el fondo todos estamos programados para convertir los obstáculos en apoyos. Encontrar la manera de plasmar esto a nuestro favor y de manera natural es también parte de nuestro curso de ruso. Tenemos montones de pequeñas cosas para que todo vaya bien

Un método para aprender, no para repetir

Si sólo con ser capaces de entender y leer en cirílico palabras sueltas, sin todavía hablar ruso ni saber exactamente qué significan, ya nos proporciona una recompensa a nivel de estad de ánimo, ir desentramando los siguientes pasos del curso de ruso que hemos confeccionado nos hará avanzar en el idioma de una manera similar. Porque seas o no el tipo de personas que le da importancia a cómo repercuten nuestras conexiones neuronales en la vida cotidiana, seguro que sí necesitas sentir el resultado del tiempo que le inviertes a un curso de ruso desde el principio. Es algo complicado en un proceso tan complejo, pero se da. Para hablar ruso no nos servirá tener una lista de palabras básicas sobre la que construir, no entendemos que un curso de ruso (o de otro idioma) se base en la repetición mecánica de expresiones y palabras, sino en la comprensión y conocimiento del contexto y los mecanismos que construyen el idioma. Lógico, pero a menudo olvidado por los sistemas de aprendizaje o tratado de una manera soporífera. La agilidad, el entretenimiento y la capacidad para recorrer una o mil veces un determinado punto del curso son elementos esenciales para avanzar sin pesadez, para ahorrar energías sólo para aprender.

Tú pones las reglas, nosotros lo demás

Sabemos que un buen curso de ruso puede ser la puerta que necesitas a un horizonte laboral más amplio, a tener la capacidad de viajar y descubrir nuevos territorios y culturas, a entenderte con millones de personas. Pero también sabemos que el principal temor de quienes se plantean aprender un idioma nuevo es quedarse en el camino. Ahí también ayudan las pequeñas cosas. Escoger un curso por internet no significa aprender en soledad. Significa tener el apoyo cuando lo necesites, estudiar cuando y donde te apetezca (tenemos aplicaciones para tu móvil o tablet), y también es sinónimo de que iremos asimilando los conceptos en virtud de nuestro ritmo de aprendizaje. Algo difícil de conseguir con enseñanzas académicas más tradicionales en las que un profesor tiene difícil personalizar sus enseñanzas con un grupo a su cargo. Porque tu motivaciones, tus circunstancias y tu capacidad son únicas, tenemos un método que encajará como un guante, que puedes probar sin costes y cuyo precio es uno de los puntos más competitivos. Échale un vistazo a todo y cuéntanos qué te parece o las dudas que puedan surgirte. Te darás cuenta de que hablar ruso es más fácil y ameno de lo que puedes imaginar.

¿Prefieres dispositivos móviles? Aprende ruso con Android o iOS.

Curso De Ruso