Habla un idioma como siempre soñaste

Nunca aprender idiomas había sido tan divertido. ¡Descarga la app gratis!

¿Qué idioma te gustaría aprender? ¡Pruébalo ahora de forma gratuita!

5 errores que todos cometemos en nuestro CV - y cómo resolverlos

¿A punto de hacer tu CV pero no sabes qué cosas incluir y cuáles no? En este artículo te advierto sobre los peligros más comunes a la hora de redactar tu hoja de vida.

Escrito por Cristina Gusano Sanz

El currículum o CV (currículum vitae o carta de vida) es un documento muy importante que presentaremos cada vez que busquemos trabajo. Si bien es cierto que hoy en día se pueden encontrar versiones y plantillas online del currículum perfecto, tendremos que prestar atención a ciertos errores que podamos cometer cuando nos toque rellenar la hoja en cuestión.

A continuación explico los errores más comunes a la hora de preparar nuestro CV y, lo más importante, cómo evitarlos:

1 - Extenderse demasiado

Nuestro CV es nuestra carta de presentación de cara a la empresa y se recomienda intentar que sea lo más escueto posible, sin dejarnos nada fuera. Es importante que demos toda la información necesaria pero que no abusemos de la atención del lector. Más de dos páginas es inadmisible.

Consejo: ponte en el lugar del entrevistador, ¿qué necesitas saber de la persona? Intenta resumir todo en el formato de lectura más cómodo posible y recuerda, "lo bueno, si es breve, dos veces bueno".

2 - Elegir el formato erróneo

Cuidado con esas plantillas de CV maravillosas que podemos encontrar gratis en cualquier página web. Para el currículum solo hay una norma: corto y claro. Escoge un formato sencillo y una tipografía neutra y déjate de recuadros y de geometrías imposibles que no hacen más que dificultar la lectura. Lo más importante es presentar la información de forma clara y sencilla. Recuerda adaptar el formato de tu CV a tu campo profesional: si trabajas en el mundo audiovisual, escoge un diseño que deje ver tus gustos y tu estilo, si trabajas online, no olvides poner enlaces a todos tus trabajos en la red, etc.

Consejo: decántate por algo sencillo y acertarás. Al igual que en las señales de tráfico, nunca sabes cómo será el receptor que te lea… Apuesta por un diseño sencillo y claro que todo el mundo pueda entender.

3- Cometer faltas gramaticales o erratas

Creo que de todos los errores garrafales que se puedan cometer en un CV, este es sin duda el peor. Hoy en día contamos con todo tipo de autocorrectores y herramientas online que pueden revisar la gramática de tu CV por ti y facilitan la redacción muchísimo. Yo misma, mientras estoy escribiendo este artículo, me voy fijando en las palabras subrayadas en rojo (que son pocas, ¿eh?) para ver qué puedo haber escrito mal. Revisión y humildad.

Consejo: aprovéchate de estas herramientas o apps que ayudan a que tu texto esté impecable. No puedes presentarte a un trabajo y dirigirte a la persona de Recursos Humanos habiendo escrito mal su nombre. O el nombre de la empresa. O el de tu Universidad. Revisa todo y déjate asesorar, ¡cuatro ojos ven más que dos!

4 - Incluir demasiados detalles

A nadie le importa si te gusta montar en bici, si hiciste judo en el colegio o si fuiste tutor de un campamento cuando tenías 17 años. Es verdad que hay ciertos detalles que hacen únicas a las personas y tal vez decir que fuiste a un curso sobre vanguardias artísticas rusas le guste a la entrevistadora, si le gusta el arte suprematista de Malevich o si su primo se ha casado con un ruso. Gran parte de la vida son casualidades, ¡pero no abuses de ellas!

Consejo: elige qué cosas son relevantes a la hora de desempeñar un trabajo. ¿Jugaste a un deporte de equipo durante años y eso ha hecho que seas una persona que trabaja bien con otros compañeros? Adelante. ¿Durante tu trabajo como mánager en una conocida cadena de pizzerías aprendiste cómo gestionar tiempo y recursos? Estupendo. Pero recuerda: no abuses de la atención del lector…

5 - Mentir en los niveles de idiomas

¿Tú también dices que tu nivel de inglés es medio - alto? ¡Venga ya! A ver, que no digo yo que no… Pero tenemos que ser un poco realistas. Hoy en día rara será la entrevista de trabajo que no cuente con un pequeño test en inglés (o, si el puesto lo requiere, en francés, en alemán o hasta en japonés) y ahí se descubrirá el pastel. Si crees que tu nivel es suficientemente bueno como para mantener una conversación mínimamente interesante en el idioma, adelante. Si no, no olvides seguir invirtiendo tiempo y energía en seguir aprendiendo… Los idiomas y la tecnología son el futuro.

Consejo: pon el nivel que tienes de verdad y añade las lecciones que estás cursando en ese momento, por ejemplo:

Nivel de inglés: medio (cursando en el momento el nivel B1).

Lo importante no es solo saber… ¡si no querer aprender!

¿Necesitas reforzar algún idioma?

En Babbel te lo ponemos fácil