La cocina polaca: entrada, plato principal y postre

¡La cocina polaca es rica y sabrosa! Descubre los platos que puedes comer como entrada, plato principal y postre, y también lo que puedes picar entremedias.
La cocina polaca: entrada, plato principal y postre

Si viajas a Polonia, tienes que estar preparado y saber qué deliciosos platos puedes pedir en un restaurante, porque la cocina polaca tiene una gran oferta de tesoros culinarios. ¿Cuáles son esas entradas y esos platos principales, postres y tentempiés polacos que no deberías perderte de ninguna manera? No te preocupes, eso es exactamente lo que te explicaremos aquí.

Lo mejor que te puede pasar es que termines en un bar mleczny (literalmente, bar de leche), que es un restaurante económico, sin lujos, similar a una cantina en la que solo se venden platos polacos. También sería excelente que terminaras en un restauracja (restaurante), lejos de las multitudes de turistas y sin la opción de leer la carta en inglés o español, pero sí de encontrar a lugareños y empleados que hablan polaco. ¡Aprovecha la maravillosa oportunidad de probar la cocina polaca en este tipo de locales!

Entradas polacas: sopa, sopa, sopa…

Puesto que en Polonia es costumbre ordenar de entrada una sopa, es así como debes comenzar tu menú. Algunas de estas sopas pueden parecer inusuales a los turistas, pero en la carta de entradas también puedes encontrar platos clásicos muy populares:

  • Zupa pomidorowa (sopa de tomate)
  • Rosół (caldo de gallina)
  • Zupa grzybowa (sopa de setas)
  • Zupa jarzynowa (sopa de verduras)

Barszcz (sopa de remolacha)

Tradicionalmente, la sopa de remolacha polaca es clara y se puede servir tanto en una taza como en un plato hondo con asas. Se suele tomar bebiéndola directamente, sin la ayuda de una cuchara. La remolacha se cuece a fuego lento con muchas especias hasta que se convierte en una deliciosa sopa caliente, que es muy saludable debido a su contenido de vitamina C. La barszcz también se sirve con croquetas, denominadas uszka (pequeños raviolis o, literalmente, “pequeñas orejas”), o con huevo. Hay sopas similares en Rusia y en Ucrania, y llevan el mismo nombre, pero no son sopas claras. En Polonia puedes encontrar la variante ucraniana bajo el nombre de barszcz ukraiński.

Żurek (sopa de harina)

Esta sopa, que se traduce como “sopa de harina”, se hace con centeno fermentado, mejorana, patatas y rodajas de salchicha. Tradicionalmente se sirve con medio huevo duro, así que se trata de una entrada que sacia el apetito. Si esta descripción te hace creer que no se trata de una sopa verdaderamente apetitosa, sin duda sentirás confirmado tu presentimiento cuando te diga que su sabor es un tanto amargo. Sin embargo, vale la pena probarla: junto a la barszcz, ¡la żurek es mi sopa favorita!

Entradas polacas: otras zupa para escoger

La barszcz y la żurek son las sopas más famosas a la hora de escoger alguna entrada polaca. Hace poco probé la zupa ogórkowa, una sopa con pepinos encurtidos. Pero también me gustaría recomendarte la zupa szczawiowa: antes de probar esta sopa de sabor un poco ácido, ni siquiera sabía qué era la acedera común o vinagrera… Y mi última recomendación es la krupnik, una sopa de cebada mucho más sabrosa de lo que sugiere su nombre.

Platos principales polacos: empanadas, platos de carne y otras delicias

Degustarás la cocina polaca en grandes porciones, lo cual también se aplica al plato principal de tu elección. Semejantes a los de la cocina alemana, los platos principales suelen prepararse al estilo de la comida casera e incluyen patatas, col blanca y carne. Pero en Polonia también encontrarás algunos platos que te resultarán desconocidos.

Pierogi (empanadas rellenas)

Pierogi en Polonia, Maultaschen en Alemania y ravioli en Italia: ¡la masa rellena con forma de empanada es un plato popular en muchas culturas! Los pierogi polacos se pueden hervir o freír, y servir con cebolla o una cucharadita de crema. ¡Tendrás muchas opciones entre las diferentes versiones de pierogi que ofrece la cocina polaca! Los más conocidos son probablemente los pierogi ruskie (“pierogi rusos”), que, sin embargo, ¡no existen en Rusia! Están rellenos de papa y twaróg, el queso crema polaco que es muy semejante al farmer’s cheese inglés.

Entre los pierogi salados también son muy populares los siguientes:

  • Pierogi z mięsem (pierogi con carne)
  • Pierogi ze szpinakiem i serem (pierogi con espinacas y queso crema polaco)
  • Pierogi z kapustą i grzybami (pierogi con repollo y champiñones)

Pero estas empanadas también se pueden rellenar con ingredientes dulces, con todo tipo de frutas o twaróg dulce. A la hora de prepararlos, no hay límites para la imaginación, de manera que en una pierogarnia (un restaurante de pierogi) encontrarás una creativa oferta de rellenos. Por cierto, los pierogi realmente caseros son los que mejor saben. Mis favoritos hasta ahora son los pierogi z jabłkami i cynamonem (pierogi de manzana y canela) y los pierogi z czosnkiem niedźwiedzim (pierogi con puerro).

Bigos (puchero)

Este puchero a base de guiso de chucrut y col blanca incluye además varios tipos de carne y salchichas, así como champiñones, zanahoria y especias. Se suele preparar en invierno y, como podrás imaginar, no solo es delicioso, sino también muy sustancioso. El bigos es un plato con una tradición de siglos. Cada hogar polaco tiene su propia receta especial, que no se revela a nadie (por lo demás, lo mismo sucede con la barszcz y los pierogi).

Placki z gulaszem (tortitas de patata rallada con goulash)

Tengo que admitir que este plato es mi favorito absoluto, porque estas tortitas de patata con goulash son un plato que puedes comer siempre. Por lo general, te lo sirven con una cucharadita de crema por encima o con queso, además de una pequeña porción de ensalada. En algunos menús también encontrarás este plato bajo el nombre de placki po węgiersku (“tortitas de patata al estilo húngaro”).

Si hay algo con lo que no tendrás ningún problema en Polonia, es la małe piwo (“una cerveza pequeña”) o los bułka z masłem (“panecillos con mantequilla”). A la hora de saludar, en cambio, sí tendrás que pensar cuál de las 17 formas de decir “hola” en polaco es la más adecuada según la circunstancia.

Cocina polaca: tentempiés para entremedias

Si te encuentras en Cracovia, verás a muchos vendedores ambulantes para probar una obwarzanek. Se trata de una rosquilla hecha con masa salada, muy similar a las bagels, las cuales, de hecho, surgieron de las obwarzanki. Las obwarzanki pueden comerse solas o con algo más, como un sándwich, y son ideales para picar entremedias. Otro de los tentempiés polacos para comer con la mano es el oscypek. Es un queso duro ahumado elaborado con leche de oveja de las zonas montañosas, y se sirve con mermelada de arándanos. Lo encontrarás sin falta en todas las ferias. La cocina polaca está determinada por sus regiones, y esto se refleja muy bien en los platos pequeños:

  • En Szczecin encontrarás paszteciki (“pastelillos”)
  • En Poznań son muy apetecidos las rogale świętomarcińskie (“media luna de San Martín”)
  • El pierniki (“pan de jengibre”) es típico de Toruń

Postres polacos: platos dulces

En un menú polaco encontrarás una variada oferta de panqueques, pasteles y bollos para el postre. En este punto la gastronomía polaca es similar a la alemana.

Naleśniki (panqueques polacos)

Merece la pena probar estos delgados panqueques polacos. En su versión salada, el relleno suele ser de espinaca. Para el postre encontrarás variedades rellenas con compota de manzana o con twaróg dulce.

Szarlotka (tarta de manzana) y otras tartas

En las tartas polacas podrás constatar la influencia del imperio austrohúngaro, pues además de la de chocolate te ofrecerán las diferentes y populares variedades clásicas para disfrutar con un café:

  • Szarlotka (tarta de manzana)
  • Sernik (tarta de queso)
  • Makowiec (tarta de amapola) para la fiesta de Navidad
  • Mazurek (tarta de masa quebrada con mermelada o cobertura) para la Pascua

Pączki (bollo, churro, donut relleno)

Estos dulces pecados de pasta frita también se encuentran en España y Alemania, por ejemplo. Sin embargo, los pączki polacos merecen una mención aparte por dos razones. Por un lado, en Polonia se celebra el Tlusty Czwartek (“Jueves gordo”), día en el que todos y todas comen pączki como locos y se forman unas filas larguísimas delante de las tiendas para comprarlos. Por otro lado, descubrirás las pączkarnie, que son pequeñas tiendas en las que hornean los pączki frente a ti, les ponen diferentes rellenos y los venden mientras aún están calientes. Es bueno que las pączkarnia de Cracovia no estén de camino a casa…

¿Te ha dado hambre y aún no has planeado un viaje a Polonia? No hay problema… Si buscas, probablemente encontrarás restaurantes o tiendas de especialidades polacas a tu alcance. O simplemente intenta cocinar alguno de estos platos, quizá en compañía de un amigo o una amiga de Polonia. ¡Buen provecho!

Este artículo se publicó originalmente en la edición en alemán de la revista de Babbel.

Aprenda un nuevo idioma hoy.
¡INTÉNTA BABBEL!
Compartir: