Una aproximación a los falsos amigos del alemán en español

Los falsos amigos pululan, se meten en las conversaciones cotidianas y hasta en las laborales, pero siempre podremos ponerlos al descubierto. Si quieres saber cómo, ¡sigue leyendo!
Author's Avatar
Una aproximación a los falsos amigos del alemán en español

Muy probablemente cuándo te preguntan sobre falsos amigos viene a tu mente esa persona a quién le diste tu confianza y amistad pero te pagó de una manera no muy apropiada. O quizás piensas en esa amiga a quién le prestaste ese vestido favorito que nunca te regresó o a aquel amigo que te abandonó en la fiesta sin pagar lo que se tomó. Tienes razón, estoy de acuerdo contigo, todos los anteriores son malos, interesados y “falsos amigos”; pero además de estos, existen otros falsos amigos que se cruzan en nuestro camino cuando estudiamos un idioma extranjero, falsos amigos que nos hacen sonrojar, que  provocan risas o que pueden llegar a meternos en un gran lío. 

Idiomáticamente hablando, los falsos amigos son palabras que suenan igual o de forma similar en nuestra lengua materna pero que al traducirlas o verlas escritas nos damos cuenta que no tienen nada que ver con lo que nosotros pensábamos.  Así, como en nuestras relaciones interpersonales las apariencias nos juegan una mala pasada, las palabras también aparentan ser lo que en realidad no son y debemos estar alertas para identificar y conocer su significado real. 

Die falschen Freunde

Entre el español y el alemán existe una lista bastante extensa de “falsche Freunde” que a primera vista podrían indicar que vamos a aprender rápidamente alemán, pero que a la hora de la verdad nos dejan un  sin sabor al darnos cuenta de que podría llegar a ser un poco más complicado. 

Pensemos en una cena hipotética cuando no solo llegan los amigos, sino que  también se nos cuelan los falsos amigos. Comencemos por los pequeños detalles, primero cubro das Messer con der beste mantel, cosa que no ocurre en Alemania, pues allí der Tisch se cubre con die beste Tischdecke o das beste Tischtuch; der Mantel  es la palabra masculina que traducida al español significa abrigo.

Si uso esa expresión estaría cubriendo el cuchillo con el mejor abrigo.  Con un pequeño florero en el centro de la mesa y los vasos para el agua todo queda listo, pero cuidado, en alemán  las flores se colocan en die Vase y el agua se sirve en ein Glas.   

Algún invitado germanoparlante puede sentirse anonadado con los detalles de la decoración y exclamar ¡Prima!, y no es que me haya confundido con la hija de su tía, es que simplemente todo le parece ¡Genial!

Cuando nos pidan das Besteck alcancemos los cubiertos y no un bistec,  cuando llegue der Chef no lo llevemos a la cocina, pues no es el encargado de preparar los alimentos, es el jefe, el dueño de die Firme, es decir, de la empresa. Luego de la cena todos querrán tomar das Café, pero resulta que eso significa cafetería, mejor podemos ofrecer Kaffee.  Debo recordar no poner die Platte en la lavaplatos, mejor debo poner die Teller.

Luego de la presión con die Gäste, no con los gastos sino con los invitados, aunque los gastos también se convierten en una gran presión, pasamos, eso sí Kaffee en mano, a entablar una conversación amena.  Si quieres llevar la delantera en los temas y sentirte como un Lieder, es mejor que te calmes pues entre canciones y Führer hay mucha diferencia.

Die Art es el primer tema; Goya, Picasso o Dalí, pero resulta que para hablar de estos grandes artistas tenemos que hablar es a cerca de der Kunst; el segundo tema: der klassische Roman, pero ni Julio Cesar, ni Constantino, ni Augusto tienen arte ni parte en ese momento; solo cumbres borrascosas, orgullo y prejuicio o el Conde de Montecristo tienen todo que ver con la novela clásica.  Un invitado me dice leer y yo comienzo con el primer capítulo cuando en realidad me indicaba que su vaso estaba vacío.

Cuando por fin todo acabó y los invitados se marchan, veo que alguien derramó su café en die Tapete, pero la mancha en realidad está en der Teppich y no en el papel tapiz.  Para ese momento ya parezco eine Ente pues camino como pato y mi cabeza va a estallar como Rakete, debo apagar die Stufe aunque lo que está prendido es der Ofen. Muy a pesar de los errores creo que la cena fue todo  ein Traum

Adjetivos, sustantivos y verbos que se comportan como falsos amigos

Para decir que algo es viejo en alemán se usa el adjetivo alt, pero en español puede confundirse con alto.  Hoch equivaldría a alto para objetos  y groß para personas. 

  • El adjetivo alemán bar hace referencia a dinero en efectivo, mientras que der Bar con mayúsculas puede usarse para reemplazar der Kneipe
  • Bigote en español puede presentar confusión si vemos el adjetivo alemán bigott que significa mojigato o santurrón. Para bigote existe der Schnurrbart.
  • Para hablar de enojo no podemos usar brav que significa  honrado o valiente, sino wütend
  • Cuando algo nos parece gracioso decimos witzig, pero no komisch pues este falso amigo significa raro o curioso

En cuanto a los sustantivos hay algunos como die Flasche, la botella, que podría confundirse con der Blitzlicht o el flash en fotografía; die Kantine, que es el comedor o restaurante de una empresa o fábrica, podría confundirse con la palabra cantina que es un lugar donde se sirven bebidas alcohólicas.  

Y si de verbos se trata también tenemos algunos que nos pueden llevar a malos entendidos, especialmente aquellos de etimología latina; así, sortieren que no significa sortear sino organizar o separar; konkurrieren  nunca debes usarlo como concurrir sino como competir.  Otro verbo que crea confusión es promovieren que suele usarse para un ascenso cuando en realidad significa doctorarse, es decir, recibir el grado de doctor. 

Como ves, los falsos amigos pululan, se meten en las conversaciones cotidianas, en las profesionales y hasta en las laborales, pero siempre podremos ponerlos al descubierto. 

Si quieres saber cómo, da clic y comienza hoy mismo. 
¡Descárgate la app!
¿Qué idioma te gustaría aprender?