¿Qué idioma te gustaría aprender?Right Arrow

La historia de Puerto Rico

¿Cómo obtuvo Puerto Rico su nombre? ¿De dónde viene el término boricua y qué significa? Bueno, todo comenzó con los taínos…
Escrito Por Shantal Garces
La historia de Puerto Rico

Todos estamos de acuerdo en que cuando escuchamos al país de Puerto Rico, las primeras cosas que vienen a la mente son sus hermosas playas, sus mares azules, y lo cálido que es su clima. Fue un largo camino para que Puerto Rico se convirtiera en el país fuerte que es hoy, pero la pregunta es ¿cómo? La isla tiene una historia cultural que ha influido en su identidad cultural, como la identidad boricua, un término que probablemente has escuchado un par de veces. Echemos un vistazo a lo que comenzó todo, cómo la isla obtuvo su nombre y de qué se trata el término boricua a lo largo de la historia de Puerto Rico.

¿Quiénes son los taínos?

La hermosa isla que ahora conocemos como Puerto Rico no siempre se llamaba así. Al principio, la isla fue descubierta por un grupo indígena llamado el taíno, donde vivieron por miles de años mientras sus generaciones crecían en aumento. A través de esta población nativa, la isla fue llamada Borikén (también escrito Boriquén), que significa “la gran tierra del valiente y noble señor”. En Borikén vivían día a día, organizados en yucayeques (pequeños pueblos), bajo la guía de sus caciques (líderes). Las rutinas diarias de los taínos consistían en la pesca, la caza y la agricultura en la que producían abundantes cosechas como batatas, piña y yuca. Según las investigaciones arqueológicas, se calcula que aproximadamente 30.000-50.000 habitantes existieron antes de la llegada de los españoles.

¿Cómo obtuvo Puerto Rico su nombre?

Durante la segunda expedición de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo en 1493, llegó a la isla por primera vez conociendo al taíno. Los taínos mostraron a Colón alrededor de la isla, los recursos naturales y el oro en posesión, con esperanzas de que puedan formar alianzas con Colón y los españoles para proteger la isla. Sin embargo, los españoles tenían sus propios planes para tener control completo de la isla y sus recursos y así fue. Colón cambió el nombre de la isla anteriormente nombrada por los taínos de Borikén, a San Juan Bautista. 

En 1508, Juan de León llegó a la isla por primera vez para explorar y no fue hasta la década de 1520s donde estableció el primer asentamiento y lo nombró San Juan en lo que hoy conocemos como la capital de Puerto Rico. San Juan se convirtió en un útil puesto militar de avanzada para España, ya que estaban recibiendo ataques de los holandeses, los ingleses y los franceses que estaban tratando de tomar posesión sobre Puerto Rico. Al mismo tiempo, el nombre de la isla fue cambiado por segunda vez de San Juan Bautista a oficialmente Puerto Rico. 

El impacto que el dominio español tuvo en los taínos

A pesar de los intentos de los Taíno de ir contra los españoles para proteger su isla, terminaron siendo subyugados por Juan de León. Los españoles procedieron a producir ganado y otros cultivos como la caña de azúcar, el tabaco y el café, lo que llevó a una alta demanda de mano de obra y la importación de esclavos. Mientras tanto, la presencia de los españoles también resultó en la llegada de enfermedades europeas. Tanto la esclavitud como las enfermedades europeas causaron una alta tasa de mortalidad para la población taíno que según el censo de 1530, se informó que 1,148 taínos permanecían en Puerto Rico.

La liberación de Puerto Rico

No fue hasta la guerra hispano-estadounidense en la que Puerto Rico obtuvo su libertad del dominio español con la ayuda de Estados Unidos. A través del Tratado de París de 1898, España acordó ceder Puerto Rico a Estados Unidos. En 1917, Puerto Rico ganó oficialmente la ciudadanía estadounidense y un par de décadas más después, en 1952, la isla se convirtió en un estado libre asociado de los Estados Unidos permitiendo que Puerto Rico hiciera su propia constitución y también ganando más poderes de autogobierno.

La cultura taína hoy

Si hay algo que deberíamos obtener de esto, es que el Taíno siempre es recordado por sus esfuerzos de proteger su paraíso y moldear la cultura puertorriqueña. Y hablando de cultura, si no fuera por la lengua Taíno, el término cultural boricua no existiría. Derivado del nombre original de la isla Borikén, boricua se utiliza para describir a los puertorriqueños nativos de raíces indígenas Taínos. Si alguna vez escuchas a alguien identificándose como boricua, sabrás cuánta reverencia tienen hacia sus antepasados Taíno y su cultura tradicional. Hay incluso pueblos puertorriqueños que han mantenido sus nombres nativos mostrando la influencia que el Taíno tiene hoy en la isla. Utuado, Caguas y Mayagüez son algunos de los pueblos más pequeños conocidos por sus nombres Taíno, como ejemplos. Además de eso, si visitas Puerto Rico, podrás ver los petroglifos, tumbas y cuevas taínas que solo vienen a mostrar que la cultura taína sigue viva en la historia de Puerto Rico.  

Aprende un nuevo idioma hoy.
Shantal Garces
Shantal creció en la ciudad de Nueva York, donde estudió Medios, Cultura y Comunicación en la Universidad de Nueva York. Habla español e inglés con fluidez y pasa tiempo aprendiendo francés e italiano. En su tiempo libre, se obsesiona con la fotografía y Tik Tok. 
Shantal creció en la ciudad de Nueva York, donde estudió Medios, Cultura y Comunicación en la Universidad de Nueva York. Habla español e inglés con fluidez y pasa tiempo aprendiendo francés e italiano. En su tiempo libre, se obsesiona con la fotografía y Tik Tok. 

Artículos recomendados

 Las 6 fechas clave de la historia del francés

 Las 6 fechas clave de la historia del francés

Desde sus orígenes el idioma francés ha experimentado numerosas evoluciones y cambios. Estas son las fechas clave que marcaron su historia.
La historia de las mayores controversias mundiales de la traducción

La historia de las mayores controversias mundiales de la traducción

La traducción nos puede unir, pero también nos puede alejar.
La historia del inglés en sus propias palabras

La historia del inglés en sus propias palabras

La historia del idioma inglés es un apasionante viaje en el tiempo. Y merece la pena embarcarse en él.
Escrito Por Samuel Dowd