El inglés afroestadounidense vernáculo (African-American Vernacular English, AAVE)

¿Qué es el AAVE? ¿Cuál es su origen? ¿Cómo se usa hoy? Responderemos todas estas inquietudes y más en este artículo.
AAVE

El diccionario de Merriam-Webster define el African American Vernacular English (abreviado AAVE), es decir, el inglés afroestadounidense vernáculo, como «una variedad no estándar de inglés hablada por algunos afroamericanos». Sin embargo, «no estándar» es un calificativo bastante vago si se tienen en cuenta todos los aspectos relacionados con una lengua. ¿Qué es exactamente lo «no estándar» de este dialecto particular del inglés? ¿En qué lugares y qué personas lo hablan? ¿Cuándo y cómo se hizo popular? Echemos un vistazo más de cerca.

Un dialecto que llega desde el sur

Los orígenes del AAVE se remontan al primer arribo de embarcaciones que traían esclavos africanos a la parte del territorio americano que más tarde sería EE. UU. Fue hace más de 400 años y los barcos procedían principalmente de África Occidental. Sin embargo, al igual que un gran número de aspectos de la historia afroamericana, las auténticas raíces de este dialecto no son del todo claras. Hasta hoy sigue viva la discusión acerca de si el AAVE es simplemente una variante adaptada del inglés germano-americano que se oía en las plantaciones, o si es una lengua criolla completamente independiente que surgió del contacto entre el inglés y diversas lenguas de África Occidental.

La segunda teoría resulta fascinante para los lingüistas por el hecho de que el AAVE comparte numerosas características estructurales y de pronunciación con otras lenguas criollas de origen africano habladas en todo el mundo. Ahora bien, el AAVE también comparte gran parte de su gramática y fonología con los dialectos rurales de toda la Región Sur de los Estados Unidos.

De la belleza del Renacimiento de Harlem en los años 20 y 30 surgió la jerga conocida como Harlem jive o, simplemente, jive. Esta amalgama entre el AAVE y el argot de Harlem, que incluía características de la jerga de los delincuentes y del cotilleo de Broadway, se convirtió en una fascinante jerga capaz de engatusar que se fue extendiendo gracias a la influencia de la ciudad de Nueva York. Por otra parte, el lingüista William Labov realizó estudios acerca de cómo la segregación racial fue un impulso adicional para el desarrollo del AAVE. Descubrió, como era de esperar, que vivir en comunidades segregadas es un factor que a lo largo del tiempo ha incrementado cada vez más la divergencia entre el AAVE y el inglés estadounidense estándar. 

Pero ¿en qué consiste exactamente el AAVE?

El inglés afroestadounidense vernáculo también se conoce como Black English (inglés negro) o Black Vernacular English (inglés negro vernáculo) e históricamente como «ebonics», (término al que volveremos más adelante). La fonología, la gramática y el vocabulario de este dialecto son únicos y se han convencionalizado, lo cual quiere decir que se utilizan y comprenden por la comunidad de hablantes en general. A la vez se constata que ciertos acentos y palabras del AAVE varían de Nueva York a Nueva Orleans o Chicago, tal y como sucede en cualquier variante geográfica de un dialecto.

Conjugación verbal

La adición, sustracción y sustitución de palabras clave, vocales y consonantes son rasgos que diferencian al AAVE del inglés estadounidense estándar. Eliminar la cópula verbal en tiempo presente, omitiendo «is» o «are», es una de las características más distintivas de este dialecto. «Sasha going to the store» o «Tyrone working Saturday night» son buenos ejemplos. Si el «is» estuviera presente, las frases significarían lo mismo.

Los hablantes de AAVE podemos ir un paso más allá y agregar un «be» de significado habitual para indicar una acción acostumbrada o realizada con frecuencia. «Tyrone be working Saturday nights» significa que Tyrone trabaja regularmente los sábados por la noche. Y, para expresar que Tyrone siempre ha trabajado los sábados por la noche, decimos «Tyrone been working Saturday nights».

Esta ausencia de flexión verbal se extiende al número y la persona, por lo cual el sufijo –s se omite en la tercera persona del singular del tiempo presente. Para decir dónde trabaja Tyrone, simplemente renunciamos a la s final: «He work at the bar». 

Cambios fonéticos

En el AAVE se presentan regularmente ciertos cambios fonéticos y, en particular, el cambio denominado metátesis. La metátesis se refiere a la modificación del sonido dentro de las palabras. Por ejemplo, «ask» pronunciado somo «aks» o «library» como «libary». El th-fronting es otra de las características destacadas del Inglés Afroestadounidense Vernáculo. Por ejemplo, «those» y «doze» pueden tener un sonido casi idéntico. Otro cambio fonético común consiste en omitir la r cuando no es seguida por una vocal, lo que hace que el AAVE sea uno de los muchos dialectos no róticos de los EE. UU. 

Orden de las palabras

Otra de las particularidades de la gramática del AAVE se refleja en el orden de las palabras al formular preguntas. Por ejemplo, en lugar de mover el verbo para que siga inmediatamente a la palabra interrogativa («Why aren’t they coming?»), los hablantes de AAVE suelen mantener el orden típico de una afirmación («Why they ain’t coming?»).

A veces, a los hablantes de AAVE nos gusta agregar más palabras de las que cualquiera consideraría estrictamente necesarias para transmitir su punto de vista. Por ejemplo, con el fin de hacernos entender mejor, usamos con frecuencia la doble negación («Sasha ain’t never at the store») o el pretérito con had («Tyrone had went to work»). El «it» expletivo, que consistente en reemplazar «there» por «it», es uno de los aspectos que más me gustan del AAVE. «It’s a bodega just two blocks away» es una indicación que le daría a alguien que sale del metro de Nueva York en mi antiguo vecindario de Crown Heights, en Brooklyn. 

Léxico

Uno de los aspectos más destacados y conocidos del AAVE son sus palabras originales y de gran capacidad descriptiva. Esperemos que sea de conocimiento común que el jazz fue creado por los afroamericanos, pero ¿quién sabe que el uso que damos ahora a las palabras «cool» y «hip» también fue inventado por ellos? A continuación algunas de las mejores creaciones recientes:

Finna

  • Significado: a punto de. Reemplaza la expresión «fixing to» del inglés del sur de los EE. UU.
  • Ejemplo: I’m finna go to the store, you want anything?

Wildin / whilin

  • Significado: decir o hacer algo descabellado. Sinónimo de buggin o trippin.
  • Ejemplo: That professor was whilin assigning us all that reading.

GOAT

  • Significado: acrónimo de Greatest Of All Time, comúnmente usado para describir a personas destacadas o icónicas.
  • Ejemplo: Solange is the GOAT.

Acerca del «ebonics» y lo políticamente correcto

El Inglés Afroestadounidense Vernáculo solía llamarse «ebonics», acrónimo de «ebany» y «phonics». Este término fue acuñado en los años 70 por el psicólogo negro Robert Williams con la esperanza de cambiar la forma de referirse a este dialecto. El sistema oficial blanco a menudo lo definía como «holgazán» (lazy English) o «chapurreado» (broken English). El término creado por Williams atrajo la atención nacional cuando la Junta del Consejo Escolar de Oakland declaró que el «ebonics» era el idioma primario de sus 28 000 alumnos, en su mayoría negros. El término «ebonics» tiene ahora una connotación negativa debido a la tormenta mediática ocasionada en aquel entonces.

No hace falta decir que hay un sinnúmero de formas de hablar el idioma inglés. Como destacó la fallecida ganadora del Premio Nobel de Literatura Toni Morrison: «Es terrible pensar que un niño que cuenta con cinco formas diferentes del tiempo presente llega a la escuela para enfrentarse a libros que son menos que su propio idioma. Y para que luego le digan cosas sobre su lengua, que es él, causando en ocasiones un daño duradero».

El AAVE en el mundo actual

En el mundo de la música, algunos artistas pop como la cantante italoamericana Ariana Grande han pasado de las letras floridas y los ritmos bailables que definieron la década de 2000 y los primeros años de la de 2010 a interludios de rap y ritmos trap. En su canción 7 rings, nominada al Grammy, Ariana grande canta «My receipts be lookin like phone numbas / If it ain’t money then wrong numba / Black card is my business card», y pronuncia business como bidniss. Agrega varios «be» y «ain’t» de significado habitual, a la vez que omite la cópula verbal y las consonantes finales. Desde que Internet comenzó a tener un gran alcance hace 30 años, y particularmente en los últimos 5 a10 años debido al auge de las redes sociales, el AAVE ha ingresado cada vez con mayor fuerza en el mundo de las personas no negras. 

Sin embargo, en otros contextos el AAVE aún no se acepta, y las consecuencias de este rechazo son perceptibles. Tomemos, por ejemplo, el sistema legal de los Estados Unidos. Al oír la frase «He don’t be in that neighborhood» en una sala de audiencias en Filadelfia, un relator de la corte transcribió erróneamente «We going to be in this neighborhood», exactamente lo contrario de lo dicho.

Y cuando Warren Demesme compareció en un proceso en 2017 y le preguntó a un oficial de la Policía «Why don’t you just give me a lawyer, dog?» («¿Por qué no me das un abogado, perro?»), sus derechos fueron ignorados porque alguien presumió que había solicitado un «lawyer dog» («perro abogado») y no un abogado real. «Lo que esto implica, en sentido amplio, es que a las personas no se les ofrece un sentido de justicia y equidad porque el sistema no responde a su lengua», afirmó Anthony L. Ricco, un abogado defensor penal que trabaja en Nueva York, cuando se le dio a conocer esta investigación.

Para algunas personas, el dialecto negro es una muestra de falta de educación. Pero también hay personas no negras, como Ariana Grande, que parecen sentirse a gusto saltando entre ambos mundos sin experimentar las consecuencias que pueden sufrir los hablantes negros. Esta es la razón por la cual el uso del AAVE a menudo sigue hábilmente el modelo de la apropiación cultural.

Los afroamericanos también vivimos situaciones en las que podemos pasar del AAVE al inglés estándar. Este cambio se conoce como code-switching o alternancia de código. Puede suceder en el lugar de trabajo o en la academia, o en cualquier otro momento al hablar con una persona que no entiende nuestro dialecto. Lo hacemos para que puedan entendernos o sentirse cómodos.

Para mí, el AAVE se compone de expresiones coloquiales familiares que reconfortan y son amigables. El AAVE se siente como el pecho de tu madre contra la parte de atrás de tu cabeza cuando te recoge el pelo en una trenza, en la cancha de baloncesto o compartiendo un rato con amigos. El AAVE es un rostro de la comunicación en la vida afroamericana, en constante evolución, íntimo y unificador.

Aprende inglés con Babbel a través de pódcast, juegos, repasos y cursos en todos los niveles.
¡EMPIEZA YA!
Compartir:
Justine Stephens

Also, here’s the description of the author:
Neoyorquina de nacimiento y de corazón, Justine Stephens es música, organizadora comunitaria y artista visual ocasional. Después de que su debut de jazz apareciera en el cortometraje Kuvuka Daraja de 2011, ha realizado más de 70 estrenos mundiales de música clásica y jazz contemporáneo. Justine se enorgullece de haber contribuido al crecimiento y desarrollo del American Ballet Theatre, la sala de conciertos Carnegie Hall, la Ópera Metropolitana de Nueva York y otras instituciones artísticas. Le gusta hacer yoga, cocinar y soñar despierta con regresar a la Ciudad de México, donde consiguió hablar español durante una semana. Justine reside actualmente en Boston.

Also, here’s the description of the author:
Neoyorquina de nacimiento y de corazón, Justine Stephens es música, organizadora comunitaria y artista visual ocasional. Después de que su debut de jazz apareciera en el cortometraje Kuvuka Daraja de 2011, ha realizado más de 70 estrenos mundiales de música clásica y jazz contemporáneo. Justine se enorgullece de haber contribuido al crecimiento y desarrollo del American Ballet Theatre, la sala de conciertos Carnegie Hall, la Ópera Metropolitana de Nueva York y otras instituciones artísticas. Le gusta hacer yoga, cocinar y soñar despierta con regresar a la Ciudad de México, donde consiguió hablar español durante una semana. Justine reside actualmente en Boston.