Habla un idioma como siempre soñaste

Nunca aprender idiomas había sido tan divertido. ¡Descarga la app gratis!

¿Qué idioma te gustaría aprender? ¡Pruébalo ahora de forma gratuita!

Cómo ahorrar en vacaciones gracias a los idiomas

Hablar más de un idioma puede ayudar a ahorrar dinero en vacaciones: en este artículo explicamos trucos, estrategias y sugerencias para optimizar la estancia veraniega en relax total y sin gastarse un dineral.

Escrito por Giulia Depentor

Del 1 al 10, ¿cuántas ganas hay de que lleguen las vacaciones?

Rápidamente nos imaginamos la visión del mar en frente de nuestros ojos, las olas rompiendo en la orilla, el granizado en la mano y los pies inmersos en la arena caliente. Ah, ¿que preferimos otro destino? Una ciudad que merezca la pena visitar, ¿tal vez? No importa: irse de vacaciones significa relax, un descanso después de los duros meses invernales, ¡el dónde y el cuándo dan igual! Lo importante es divertirse, gozar del tiempo libre y regresar al ordenador más reposados tras una experiencia enriquecedora.

Y hablando de riquezas, este es el punto clave de todo el artículo: muchas veces, entre desplazamientos, comidas y estancias, el merecido reposo acaba costándonos demasiado. Pero bueno, antes de desanimarnos y tirar la toalla, es importante informarnos sobre las soluciones que nos ayudarán a ahorrar sin tener que renunciar a nada. Ya sabemos que hay compañías aéreas low cost pero, ¿por qué no buscamos otras estrategias ahorrativas?

Un buen ejemplo es el hecho de hablar la lengua —o al menos las bases del idioma— del país o región que visitamos para poder ahorrar un poco más. ¡Vamos a ver cómo!

Pasamos las barreras inútiles

Quien solo habla una lengua (en este caso, español) tiende a delegar la organización de sus viajes a una agencia de turismo, a un guía o a otra persona que domine el idioma o la zona a visitar. Sí, por un lado es muy cómodo irse de vacaciones y no pensar en nada, por otro es un poco fastidioso pagar un dinero extra solo para que alguien se ocupe de los detalles de nuestra estancia. Hablar la lengua del destino a donde vamos —o al menos inglés— hará que todo sea más fácil e incluso más rápido: las vacaciones las organizaremos desde el primer día hasta el último y sin necesitar un intermediario. Esto, además, se traduce en una mayor independencia y libertad: la mayor parte de las personas no sueña con viajes organizados en los que están obligados a socializarse con los compañeros del autocar. ¡Hasta la pausa para ir al baño tiene su horario!

Alojamiento y comida

Cuando se llega a un sitio nuevo, a veces sucede que nos agobiamos y reservamos una o dos noches más comidas en el primer sitio que nos encontramos, y olvidamos casi siempre que los alojamientos que están más a la vista suelen ser los más caros, y no por ello los de mejor calidad. No hay que dejarse llevar por los restaurantes con menús traducidos al español, sino que siempre será mejor esforzarse un poco y buscar un sitio auténtico, donde seguramente se comerá mejor, ¡y se pagará menos! Si, al fin y al cabo, uno habla y mastica el idioma de la zona o región, podrá enterarse de eventos locales y autóctonos, y aprovechar lo que tal vez serán oportunidades únicas e irrepetibles de sumergirse en la autenticidad de la cultura y las costumbres locales.

La recompensa justa

Allá donde fueres… ¡da la propina que vieres! Para no arriesgar todo el presupuesto del viaje o incluso peor, para no quedar como maleducados o tacaños, necesitamos saber cuánto se debe dejar de propina en hoteles y restaurantes. En caso de que lo normal sea dejar propina, tendremos que preguntar cuánta es la cantidad habitual. Eso sí, mejor si no le preguntamos al camarero como turistas… ¡puede que nos engañen un poco! Mejor podemos preguntar a un paisano —en su idioma— y seguro que nos podrá ayudar mejor.

¿Taxi? ¡No, gracias!

Esta es otra buena oportunidad para ahorrar un poco de dinero en las vacaciones: quien se encuentra en un país extranjero donde no habla el idioma, normalmente se siente desorientado y se resiste a preguntar y pedir indicaciones. Además, para asegurarse de que llegará al destino de forma rápida e inequívoca (ya se trate del hotel o de un monumento o museo indicado en la guía) el turista se decidirá por el taxi y se gastará una buena parte del presupuesto en traslados. Preguntando por información a la gente del lugar seguro que podremos descubrir que la meta de nuestro destino está, en realidad, mucho más cerca de lo que pensábamos (¿quizá se puede alcanzar a pie o con una bicicleta de alquiler?) o a lo mejor existe un autobús que justo hace ese trayecto… Seguro que todas estas últimas opciones son más económicas que el taxi, ¿no?

Saber un segundo idioma (sobre todo inglés) os ayudará a ahorrar dinero y también a enriquecer las vacaciones: interactuar con la gente del lugar, empaparse de la cultura, darse una vuelta o incluso tomarse algo con la gente del sitio que visitamos… ¡no tiene precio!

Creédme: ¡de verdad vale la pena!

¿Quieres seguir ahorrando?

¡Aprende idiomas!