¿Qué ver en Riga? 6 cosas que no puedes perderte

¿Estás planeando un viaje a la capital de Letonia (o tal vez simplemente explorando las opciones menos convencionales para tus vacaciones)? Un lugareño te explica qué ver en Riga para disfrutar al máximo la ciudad más grande del Báltico.
Author's Avatar
ESCRITO POR Julian Kugoth
¿Qué ver en Riga? 6 cosas que no puedes perderte

Las playas blancas del Báltico, los densos bosques y magníficos edificios de estilo art nouveau son el mejor argumento para que Riga sea conocida como la “perla del Báltico”. Con solo 700 000 habitantes, la capital de Letonia sigue siendo una joya oculta, y su mejor característica es que es una gran ciudad para explorar a pie. Aquí está nuestra lista de cosas que no te puedes perder en Riga, pero que también puedes descubrir fuera de ella.

Sveiki Riga! (¡Hola, Riga!)

Para disfrutar de una vista espectacular te recomiendo visitar la Academia de Ciencias. Este antiguo edificio de estilo soviético se encuentra en el sur de la ciudad y por cinco euros podrás subir en ascensor a la parte más alta de la terraza. Y si subes un piso más, llegarás a la planta 16 donde se encuentra la plataforma de observación.

Desde la plataforma de observación tendrás una vista increíble de la ciudad. Cerca de la torre de televisión, verás el edificio de la Biblioteca Nacional a la orilla del río Daugava, los grandes hangares del Mercado Central y las puntas de la iglesia del casco antiguo. Todos estos lugares merecen una visita si tienes el tiempo para hacerlo.

Latgales priekšpilsēta (Suburbio de Latgale)

Cuando salgas de la Academia de Ciencias, toma la Maskavas iela (calle de Moscú). Esta calle fue la encargada de darle su nombre de pila a esta parte de la ciudad: Maskachka (Distrito de Moscú), pero su nombre oficial es Latgales priekšpilsēta. Aquí descubrirás una parte ligeramente más cruda que el resto de Riga, lejos del bullicio turístico del casco antiguo.

Dar un paseo por esta zona te mostrará algo que la mayoría de los turistas no ven: las pequeñas casas de madera que bordean las calles. Podría decirse que la influencia de la ocupación soviética de Letonia (desde 1944 hasta 1990) se hace mucho más evidente aquí, ya que aquí habita gran parte de la minoría rusa de Riga. De hecho, en este distrito el ruso se habla mucho más que el oficial letón. En general, alrededor de un tercio de la población tiene raíces rusas, por lo que hablar un poco de ruso siempre será una ventaja si visitas esta ciudad.

Lamentablemente, esta área no tiene la mejor reputación entre los locales. Si preguntas, es muy probable que te digan que andes solo en sus calles por la noche, especialmente si eres de los turistas que carga sus cámaras al cuello.

El mercado central

Lo siguiente que debes hacer en Riga es visitar el Mercado Central, ubicado justo al lado del Distrito de Moscú. El gran tamaño de este mercado es un recordatorio de que una vez sirvieron como hangares para zepelines. Hoy en día estos hangares albergan productos locales típicos, como arándanos, champiñones y alcaravea, pero también productos de fabricación local a precios razonables. El mercado está abierto todos los días.

En este lugar es común encontrarse con los lugareños que hacen sus compras semanales, así como con los visitantes extranjeros que buscan algo para comer. Además, junto a todas las opciones de comida te encontrarás con muchísimos puestos de flores. La selección dentro y fuera de los extensos hangares es inmensa. Ya sea como regalo o decoración, las flores son una parte tradicional de la cultura letona y en junio el país celebra Jāņi (el solsticio de verano) con coronas florales, cantando y bailando.

Vecrīga: el centro histórico de la ciudad

El centro histórico es el lugar donde, escondido entre los grupos de turistas y tiendas de recuerdos, podrás ver lo más impactante y reconocible de Riga: puntas de iglesias, mercados, cafés y restaurantes. Como el corazón histórico de la ciudad y el centro de la escena gastronómica de Riga, Vecrīga es algo que no puedes perderte. Aquí también puedes ver Brīvības piemineklis, el Monumento a la Libertad. Desde allí llegarás a la Iglesia de San Pedro, que tiene una torre desde cuya punta también podrás ver el casco antiguo.

Ahora te recomiendo que hagas un pequeño paseo por el canal que rodea el casco antiguo como una serpiente azul. Si tienes hambre o decidiste visitar el Báltico en invierno y te estás congelando, aprovecha para entrar a alguna de las casas de té o a los restaurantes para descansar. Con tu bebida caliente en mano, y a través de los grandes ventanales de los edificios de madera, podrás ver a los patos nadar arriba y abajo del canal.

El Berlín del Báltico

¿Ya has hecho tus 10 000 pasos del día? Entonces es el momento de descubrir la escena artística y cultural de Riga. Si te interesa ver alguna vernissage, te recomiendo visitar cualquier de los grandes museos de arte, o alguna de las galerías más pequeñas y escondidas. Además, la Biblioteca Nacional siempre tiene una exposición o dos en la planta baja.

Las salas de exposiciones de los museos están llenas de artistas famosos y estudiantes de la Academia de las Artes de Letonia. Y las instalaciones, la fotografía y las pinturas no son lo único que se ofrece, también hay música. Letonia es conocida como una “Nación de cantantes” y las canciones tradicionales siguen siendo muy populares hoy en día. Esto se debe principalmente a que casi todos los letones alguna vez fueron parte de un coro cuando eran niños. El canto está profundamente arraigado en la historia del país, a menudo como una expresión de protesta contra la ocupación.

La inclinación musical del pueblo letón se refleja hoy en día en la escena musical de Riga: música clásica, rock, jazz e incluso tecno. Encontrarás un poco de todo en los pasillos, bares y clubes de Riga.

Ciudad, bosque, mar…

Para echar un vistazo a las playas blancas del Báltico o a los bosques letones, deberás tomar el tren. Después de aproximadamente una hora de viaje hacia el noroeste desde la estación central (un boleto te costará alrededor de 3 €), te sorprenderás del color blanco de la arena y las lindas vistas del mar. Una vez allí te recomiendo visitar Jūrmala, un balneario y spa con una playa de 12 kilómetros con las mejores condiciones para construir castillos de arena.

Otra opción si quieres hacer un pequeño viaje de un día (te tomará solo un corto trayecto en tren) es Ķemeri bog. Te recomiendo que camines por el paseo marítimo a través del páramo, donde podrás recoger setas en los bosques de los alrededores, suponiendo que ningún lugareño te haya ganado y los haya recogido todos muy temprano ese día. Tal vez ya hayas comprado algunos en el mercado central, pero qué importa, ¡la cocina letona nunca tendrá demasiados champiñones!

Un rápido adiós

¿Ya has visto todo lo que tenías previsto en cuanto a naturaleza y cultura? De vuelta en la ciudad encontrarás una gran variedad de coloridos y acogedores bares en el centro histórico. En casi todos estos bares podrás probar la bebida tradicional de Riga, los Rīgas Melnais balzams, un licor con sabor a especias y bayas. O elige una buena cerveza letona para disfrutar antes de irte. ¡Salud!

¡Disfruta mucho más de tus viajes hablando el idioma local!
¡Comienza ahora con Babbel!

Artículos recomendados

15 frases chilangas para tu próxima visita a CDMX

15 frases chilangas para tu próxima visita a CDMX

¡15 frases que solo alguien de la Ciudad de México entendería! ¿O no, chilangos?
ESCRITO POR Margaret Fink
Si hablas ruso, ¿puedes entender ucraniano?

Si hablas ruso, ¿puedes entender ucraniano?

¿Qué tan similares son el ruso y el ucraniano? Si te dedicas a aprender ruso horas enteras, ¿es verdad que valdrá la pena a la hora de entender otras lenguas eslavas como el ucraniano?
Qué hacer en Barcelona en 24 horas

Qué hacer en Barcelona en 24 horas

Si quieres aprovechar el tiempo al máximo y disfrutar de los placeres que Barcelona te puede ofrecer en tan solo un día, no te pierdas los siguientes consejos basados en mi experiencia personal.
ESCRITO POR Isabel Valencia
Author Headshot
Julian Kugoth
Julian es alemán pero hace unos años decidió mudarse al este. Como no quería terminar en Berlín como la otra mitad de sus compañeros de universidad, viajó un poco más al norte y terminó en Riga, Letonia. Ahora está de regreso en Alemania para seguir estudiando.
Julian es alemán pero hace unos años decidió mudarse al este. Como no quería terminar en Berlín como la otra mitad de sus compañeros de universidad, viajó un poco más al norte y terminó en Riga, Letonia. Ahora está de regreso en Alemania para seguir estudiando.
¿Qué idioma te gustaría aprender?