Por qué saber otro idioma multiplicará tus oportunidades en México (y en cualquier otro país)

La elección de un segundo o tercer idioma dependerá mucho de nuestros intereses y campos de estudio, así como del gusto que tengamos por las distintas culturas. Te explico por qué los mexicanos deberíamos aprender al menos uno más.
Author's Avatar
ESCRITO POR Adriana Vera

El español es el segundo idioma más hablado en el mundo. Como mexicanos, tenemos la ventaja de poder comunicarnos con 495 millones de personas que hablan nuestra misma lengua. Sin embargo, aprender otro idioma proporciona ventajas en todos los ámbitos laborales de nuestro país y en el exterior.

En general, tener dominio de otra lengua reditúa en muchos sentidos. En el laboral es una garantía de mayores oportunidades pues en México, según un estudio publicado por Page Personnel, 5 de cada 10 egresados cuentan con este requisito y un egresado que cuenta con un nivel avanzado de un segundo idioma puede obtener ofertas económicas entre 5 y 15 % superiores a las de un candidato con nivel básico.

Y es que hablar, leer y escribir otro idioma proporciona confianza y seguridad cuando hay que tratar con contrapartes extranjeras, ya sea por medio de correos electrónicos, en conferencias o incluso hasta en viajes de negocios. Eso siempre ayudará a mejorar el posicionamiento dentro de una compañía pues como empleado garantiza resultados positivos.

¿Cuál es el mejor idioma para estudiar como segunda lengua?

Si de calcular probabilidades se trata, lo más conveniente sería aprender chino mandarín, considerado el idioma del futuro por contar con más de mil millones de nativos hablantes y ser el idioma de negociación con Asia en general. Además, la industria china está en constante crecimiento y China es la segunda potencia económica mundial. Pero no solo eso. China ya es segundo socio comercial de México como afirma el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (COMCE) y está presente en México en industrias como la de maquinaria y artefactos mecánicos, fibras sintéticas, instrumentos de óptica y fotografía, materias plásticas y productos químicos orgánicos así como minerales, por mencionar solo algunas.

A pesar de la proyección que pueda ofrecer el chino mandarín, la proximidad geográfica y las relaciones comerciales actuales con Estados Unidos hacen que el inglés siga siendo el idioma más aprendido por los mexicanos. Más de 1600 millones de personas lo hablan en el mundo como primer, segundo o tercer idioma. Eso lo convierte en la lengua global por excelencia y saber inglés es fundamental en el mundo de los negocios internacionales. Según OCC, el inglés en México es indispensable en las siguientes carreras: Ingeniería, Tecnología de la Información, Administración, Mercadotecnia, Comunicación, Turismo, Comercio Internacional, Finanzas, Relaciones Públicas, Ciencias. Además, la diferencia en el sueldo al que se puede aspirar si se sabe inglés es significativa (de ganar 5 mil pesos al mes de no saberlo hasta 30 mil, de dominarlo).

Como tercera opción de conveniencia laboral está el alemán. El alemán es el segundo idioma usado en el mundo tecnológico y científico pues Alemania es el tercer país en desarrollar investigación en estas áreas. Además, tiene un amplio campo de estudio y trabajo en su historia, cultura, arte y música. Por si esto fuera poco, es el segundo idioma más extendido en internet. Como mexicanos conviene estudiar alemán pues este es requisito deseable y muchas veces indispensable para trabajar en la industria automotriz, ampliamente extendida en México; en la industria farmacéutica y también en Turismo y Desarrollo Social. Bloomberg Rankins realizó un estudio que deja ver que, después del inglés y el chino mandarín, el alemán es el idioma más necesitado a nivel negocios.  

Los retos que representa cada opción

Del chino mandarín se dice que requiere mucho tiempo, memoria y paciencia para aprenderlo. También que el mayor reto es el perfeccionamiento de sus cinco tonos, pues siendo esta una lengua tonal, si estos no se pronuncian bien, la comunicación resulta imposible. El chino mandarín no utiliza un sistema de letras sino de caracteres y estos son más de cincuenta mil. Se puede lograr una comprensión general con el dominio de unos tres a cinco mil caracteres, pero también es más sencillo aproximarse a esta lengua por palabras. En ese caso, hay que dominar alrededor de cuatro mil.  

Del inglés se dice que es difícil aprender la gramática y la pronunciación. El vocabulario especializado según cada área también puede representar una dificultad añadida.

El alemán tiene fama de ser una lengua muy difícil de dominar, sin embargo no es realmente tan complicado como aprender un sistema de ideogramas. Su complicación consiste en que manejan tres géneros y cinco tipos de plurales distintos. También porque la estructura gramatical es muy distinta a la del español, porque existen muchas palabras muy largas y su vocabulario básico es muy amplio (de aproximadamente cuatro mil palabras). También porque se utilizan declinaciones inexistentes en nuestro idioma.

En cualquier caso, perfeccionar el idioma según el campo de trabajo en el que nos interese desarrollarnos hará toda la diferencia con respecto a otros competidores. Muchos estudian el inglés desde el preescolar pero dominarlo y especializarse es ya un reto mayor. Las certificaciones y la utilización de libros especializados en el tema de interés cobran mucha importancia en todos los casos.

Para aprender más fácil el idioma de elección

Los retos se pueden resolver con mucho estudio, constancia, práctica y, sobre todo, una aproximación más sensible al idioma, desde su literatura, cine y música. Esos recursos nos pueden hacer mucho más sencillo y divertido el aprendizaje.    

Una vez que hemos hablado de los idiomas que más conviene aprender por las posibilidades profesionales que brindan, es necesario decir que la motivación más importante para aprender otro idioma debe ser el interés genuino por el mismo. Que el francés, el italiano o el portugués, por mencionar solo algunos, no representen una ventaja obvia o cuantificable en cuanto a habilidades deseables para una candidatura en un ámbito laboral extendido, no quiere decir que no nos dejarán distintas satisfacciones e incluso hasta ventajas en medios de trabajo que quizás no nos parezcan tan obvios. El francés, por ejemplo, según Bloomberg Rankings es el cuarto idioma recomendado para estudiar como mexicanos también para las áreas de ciencia y tecnología, química, farmacéutica, ingeniería química, artes, comunicación y por supuesto turismo.

La elección de un segundo o tercer idioma dependerá mucho de nuestros intereses y campos de estudio, así como del gusto que tengamos por las distintas culturas. En cualquier caso, los factores fundamentales para aprender un nuevo idioma son: tener un interés genuino, seguir un método, crearse una disciplina, ser muy constante y no perder el entusiasmo.

Y lo mejor de todo: sabiendo otro idioma además de tu lengua materna, siempre será más fácil aprender otro más. 

¡Inténtalo y no dejes de disfrutar el proceso!
¡Empecemos!
¿Qué idioma te gustaría aprender?