¿Qué son los tiempos y aspectos gramaticales?

¿Tienes problemas para conjugar verbos en otro idioma? Esto te puede ayudar.
Un chico caminando a la escuela para aprender sobre los tiempos y aspectos gramaticales

El tiempo se puede dividir fácilmente en tres partes: el pasado, el presente y el futuro. Puedes ubicar todo lo que ha sucedido y lo que sucederá en una de esas categorías (bueno, tal vez no, pero mejor no entremos en la discusión filosófica de cómo funciona realmente el tiempo). Este hecho se refleja en el lenguaje. Cuando describes un evento, siempre lo ubicas en algún momento. Y la forma en que el lenguaje hace esto es mediante el uso de los tiempos y aspectos.

Cuando aprendiste tu lengua materna de niño, probablemente no pensaras demasiado en los tiempos verbales o en los aspectos. No necesitabas saber cuál era el aspecto del pretérito imperfecto, simplemente lo aprendiste mientras lo usabas. Sin embargo, al estudiar un segundo idioma, los aspectos y tiempos se convierten en algo muy recurrente. La primera vez que te enfrentas a estos términos puede resultar algo confuso. De ahí, que sea de gran utilidad desglosar los detalles más importantes en relación a los tiempos y aspectos para que te sea más sencillo aprender un nuevo idioma.

En aras de la sencillez, los ejemplos que usaremos a continuación estarán todos en inglés. Pero es importante saber que cada idioma trata los tiempos y los aspectos de manera diferente. El chino mandarín, por ejemplo, no conjuga verbos en absoluto y expresa el tiempo y el aspecto de diferentes maneras. Y el inglés, como verás a continuación, no tiene una conjugación para expresar una acción que sucede en el futuro. Este artículo es un glosario de ayuda con conceptos básicos para que puedas comprender más rápidamente cómo funcionan los tiempos y los aspectos en inglés o en otros idiomas.

¿Cómo muestra el tiempo y el aspecto el inglés?

Antes de ver todos los tiempos y aspectos, es bueno ver las tres formas principales en que los representa el inglés. En el idioma español es bastante similar, por lo que lo has estado usando toda la vida, pero probablemente nunca te hayas parado a pensar cómo funcionan.

Conjugación verbal

El inglés conjuga verbos para indicar tres cosas principales: quién está realizando la acción (I play vs. she plays vs. they play), cuándo sucedió la acción (I play vs. I played) y si la acción es ha finalizado o no en el momento del enunciado (I am playing vs. I play). Estos dos últimos son los que merecen toda nuestra atención. 

Verbos auxiliares

El verbo principal en una oración es el que indica cuál es la acción, como correr, saltar, ir de compras, etc. Un verbo auxiliar es un verbo que acompaña a la acción para ofrecer más información acerca de cuándo, cómo y si ha concluido o no en el momento del enunciado “Samantha was running” o “Ira will be shopping”. En inglés, los verbos auxiliares más comunes para indicar tiempo y aspecto son was, were, had, have, is, am, will y be. A continuación, puedes comprobar cómo todos ellos entran en juego con tiempos y aspectos específicos.

Adverbios

Al igual que en el español, en inglés existen muchos adverbios que te dan más información sobre cómo se realiza una determinada acción. Entre ellos se incluyen: tomorrow (mañana), tonight (esta noche), annually (anualmente), frequently (frecuentemente), rarely (rara vez), already (ya), before (antes) y soon (pronto). Estos vocablos no afectan al verbo en absoluto, pero añaden el contexto necesario para diferenciar entre “John goes to the market daily” y “John goes to the market tomorrow”.

¿Qué son los tiempos?

Un tiempo se refiere específicamente a cuándo ocurrió una acción y se divide en tres momentos: pasado, presente y futuro. Hasta aquí todo resulta bastante sencillo, pero puede volverse más complicado a medida que aparecen los aspectos. Sin embargo, para esta sección, solo veremos las versiones más simples de cada uno.

El pretérito (The Past Tense)

Ejemplo: John went to the store.

En inglés, como en español, el tiempo pasado simple casi siempre se indica mediante la conjugación del verbo. La regla suele ser agregar -ed al final (“John loved”, “They walked”, I deconstructed”), pero como muestra el ejemplo anterior, también hay muchas formas verbales irregulares. Siguiendo con el ejemplo, la lectura más obvia de esto es que John fue una vez a la tienda en el pasado. 

El presente (The Present Tense)

Ejemplo: John goes to the store.

Al igual que en el tiempo pasado, el inglés suele mostrar el presente simple conjugando el verbo según quién esté realizando la acción (“John loves”, “They walk”, “I deconstruct”).

El futuro (The Future Tense)

Ejemplo: John will go to the store.

A diferencia del español, el idioma inglés no tiene una conjugación para el tiempo futuro. No existe un “Juan irá a la tienda” que signifique que algún día lo hará. Para compensarlo, el inglés usa un verbo auxiliar: will (“John will love”, “They will walk”, “I will deconstruct”).

¿Qué son los aspectos?

Los aspectos son un poco más complicados. “Aspecto” se refiere a la duración y finalización de una acción, sin importar cuándo sucedió o sucede esa acción. En inglés, el tiempo y el aspecto están muy entrelazados, así que para cada aspecto mostraremos cómo se combina con el tiempo.

El aspecto simple (The Simple Aspect)

El aspecto simple es el que usamos en todos los ejemplos de la sección anterior. Este aspecto ofrece la mínima información posible. No sabes si la acción se ha completado o cuántas veces se ha hecho. Por ejemplo, “John goes to the store” podría significar tanto que va regularmente a la tienda como que va una sola vez. Por lo general, se proporcionará más contexto con un adverbio (“John goes to the store every Tuesday”, “John went to the store yesterday”, “John will go to the store every day for a month”).

Ejemplo de pasado simple: John went to the store.

Ejemplo de presente simple: John goes to the store.

Ejemplo de futuro simple: John will go to the store.

El aspecto perfecto (The Perfect Aspect)

El aspecto perfecto es probablemente el más confuso, quizás porque la palabra “perfecto” no transmite lo que realmente significa. Este aspecto se refiere simplemente a una acción que ha finalizado en el momento del enunciado, como “John has walked the dog” (“John ha paseado al perro”). La manera más fácil de saber si algo está en tiempo perfecto en inglés es que hace acto de presencia los auxiliares has, have o had, y el verbo de acción principal está en tiempo pasado.

Nota: dentro del aspecto perfecto se encuentra también el tiempo pluscuamperfecto.

Ejemplo de pretérito pluscuamperfecto: John had walked to the store.

Ejemplo de pretérito perfecto: John has walked to the store.

Ejemplo de futuro perfecto: John will have walked to the store. 

Los aspectos imperfectos (The Imperfect Aspects)

Si el aspecto “perfecto” hace referencia a que una acción ha concluido en el momento del enunciado, el aspecto “imperfecto” significa lo contrario. Esto puede indicar que la acción está en curso (“Mira is walking”) o que sucede más de una vez (“Mira walks daily”). En el caso del español, al igual que el francés, no existe realmente esta diferencia. Por tanto, el aspecto imperfecto indica que la acción se encuentra en progreso durante el momento de referencia de la oración. Para comprender mejor el idioma inglés, vamos a centrarnos en los dos tipos de aspecto imperfecto que existen.

El aspecto continuo (The Continuous Aspect)

El aspecto continuo significa que una acción está en curso, ya sea que haya sucedido en el pasado, presente o futuro.  Casi siempre se marca añadiendo la terminación -ing al verbo de acción. Puesto que el verbo de acción se conjuga con -ing, es necesario añadir un verbo auxiliar que indique el tiempo y la persona. Para el tiempo pasado es “was” o “were”; para el presente es “is”, “am” o “are”; y para el futuro es “will be”.

Ejemplo del pasado continuo: John was going to the store.

Ejemplo del presente continuo: John is going to the store.

Ejemplo del futuro continuo: John will be going to the store.

El aspecto habitual (The Habitual Aspect)

Para mostrar el aspecto habitual en inglés, casi siempre necesitas agregar un adverbio. La única excepción es el pasado habitual, que también se puede representar usando “used to”, como en “John used to go to the store”. 

Ejemplo de pasado habitual: John went to the store every day.

Ejemplo de presente habitual: John goes to the store every day.

Ejemplo de futuro habitual: John will go to the store every day.

El aspecto continuo perfecto (The Perfect Continuous Aspect)

Para rizar un poco más el rizo y liarte un poquito más, hay otro aspecto con el que te puedes encontrar: el aspecto continuo perfecto. Y si te suena como una combinación de dos aspectos anteriores, es porque lo es. El aspecto continuo perfecto significa que una acción tiene un tiempo de inicio específico, pero que está en curso y no tiene un final específico. Puede que un ejemplo te ayude: “Alanna has been walking since morning”.

Afortunadamente, una oración continua perfecta es fácil de detectar. El verbo de acción irá precedido de “had been” (en pasado), “has been” (en presente) o “will have been” (en futuro). El verbo de acción también terminará en -ing (como en el aspecto continuo, lo que te puede ayudar a reconocerlo).

Además, una oración continua perfecta necesitará algún tipo de adverbio para que tenga sentido. Si solo dices “Alanna has been walking” sin ningún contexto, seguramente la persona con la que estás hablando se haga algunas preguntas: ¿Cuándo empezó a caminar? ¿Cuánto tiempo lleva caminando? Necesitas “Alanna has been walking since morning” para completar la oración.

Ejemplo del pasado perfecto continuo: John had been walking yesterday.

Ejemplo del presente perfecto continuo: John has been walking all day.

Ejemplo del futuro perfecto continuo: John will have been walking tomorrow.

Combinando tiempos y aspectos

Los tiempos y los aspectos pueden interactuar de formas mucho más complicadas. Tomemos, por ejemplo, la oración “Miranda said that she would have had to have been going to fight one day”; o en español, para que no te explote el cerebro, “Miranda dijo que algún día tendría que haber ido a pelear”. Por suerte, los seres humanos no pueden realmente analizar esta oración, por lo que se trata de un ejemplo muy rebuscado.

Una vez que domines los tiempos y aspectos básicos de un idioma, solo es cuestión de combinarlos. No te desanimes si resulta complicado al principio, lo dominarás.

Aprende un nuevo idioma hoy.
¡INTÉNTA BABBEL!
Compartir: