Habla un idioma como siempre soñaste

Nunca aprender idiomas había sido tan divertido. ¡Descarga la app gratis!

¿Qué idioma te gustaría aprender? ¡Pruébalo ahora de forma gratuita!

STAR WORDS - el diccionario definitivo para entender La guerra de las Galaxias

En este artículo te contamos todo lo que siempre quisiste saber acerca de La guerra de las galaxias, pero que nunca te atreviste a preguntar.

Escrito por Cristina Gusano Sanz

Star Wars, conocida en España como La guerra de las galaxias, cambió el imaginario colectivo cuando, en 1977, destapó lo que sería considerada por muchos la mejor saga de ficción de todos los tiempos. Hoy, después de casi 40 años (con 350 películas y una interminable lista de libros, series de televisión, juguetes, cómics y videojuegos), La guerra de las galaxias permanece inamovible en el podio de la cultura de masas.

Como un adelanto del estreno del episodio VII, El despertar de la fuerza, hemos elaborado un diccionario intergaláctico para poder entender el idioma y la cultura de aquella galaxia muy, muy lejana.

Como además en España el tema de los anglicismos es delicado, hemos prestado especial atención a aquellas palabras que se consideraron impronunciables en la época de nuestros padres, pero que ahora son algo que pertenece a nuestro día a día. Por ejemplo los famosos Jedis, que ahora pronunciamos a la manera americana, pero que en su día escuchamos con la pronunciación típica española marcando la jota como en la palabra jamón, véase: jedis.

Y, de la misma manera en que nos apropiamos de los jedis, nos adueñamos del título y lo tradujimos como solemos hacer con casi todas las películas extranjeras, cambiando “estrellas” por “galaxias”, porque sí. La guerra de las galaxias también tuvo sus equivalentes en otros idiomas y casi siempre se tradujo literalmente como el título original: “La guerra de las estrellas”.

Alemán - Krieg der Sterne Francés - La Guerre des étoiles Italiano - Guerre stellari Portugués - Guerra nas Estrelas en Brasil y Guerra das Estrelas en Portugal

Ahora, empecemos por el principio del todo, hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana…

Influencias

Para entender dónde se sitúa La guerra de las galaxias en la cultura pop, primero debemos hacer un repaso por las historias que influenciaron a su director, George Lucas. Como muchos chicos que crecieron en los años 50 y 60 en Norteamérica, Lucas se educó rodeado de películas del oeste, series de ciencia ficción como Flash Gordon, novelas de ficción épica como la de Edgar Rice Burroughs Una princesa de Marte o la de Frank Herbert Duna y las películas japonesas de samuráis. Estas influencias se pueden ver claramente en sus películas: desde los buenos, que van vestidos de blanco, hasta los malos, que van siempre de negro, pasando por los planos del desierto, los robots, las pistolas láser y las naves espaciales. Para unir estos componentes culturales a priori tan inconexos está toda la obra del mitólogo Joseph Campbell, cuyo libro El héroe de las mil caras sostiene que todas las culturas se han dedicado a contar y recontar los mismos mitos esenciales a través de los tiempos. La lectura de ese libro en concreto ayudó a Lucas a desarrollar sus personajes y construir sus historias basándose en arquetipos probados y en estructuras míticas. Con La guerra de las galaxias, Lucas se propuso volver a relatar el mito atemporal del “viaje del héroe”, pero de una manera muy novedosa.

Origen de los nombres

A la hora de tratar los grandes temas trascendentales como el bien contra el mal, la luz contra la oscuridad y la naturaleza contra la tecnología, en el universo de Star Wars se ha tenido en cuenta hasta el más mínimo detalle. Esto sucede también con los nombres de los protagonistas:

Luke Skywalker: pensándolo bien, el nombre de Luke a secas no tiene componentes mitológicos, sino que deriva del término griego Loukas y se refiere a “un hombre de Lucania” (una antigua región de Italia, actualmente conocida como Basilicata). Pero lo interesante es que se parece mucho a la palabra griega leukos, que significa luz —muy a tener en cuenta cuando uno está en constante guerra con el lado oscuro—. También es difícil ignorar la similitud con el propio nombre del director, George Lucas: igual fue su forma de ponerse en la piel del héroe por un momento. En los primeros bocetos de La guerra de las galaxias, el apellido de Luke era Starkiller. Menos mal que Lucas lo reemplazó por Skywalker, algo mucho más poético y evocativo.

Princesa Leia Organa: el nombre de Leia recuerda bastante al de Princess Dejah Thoris, un personaje que aparece en una de las novelas escritas por Edgar Rice Burroughs en los años 30, John Carter de Marte. Esto probablemente no sea una coincidencia, teniendo en cuenta que George Lucas creció rodeado de estas historias de ficción. El apellido de Leia, Organa, refleja que ella está del lado del mundo natural y no del imperio mecanizado.

Han Solo: Han es el nombre arcaico de John (o Hans, Jan, Jean…). La cultura pop que precede al nombre Solo viene probablemente de Napoleon Solo, un caballeroso espía de la serie de televisión norteamericana de los años 60 llamada The Man from U.N.C.L.E. (El hombre del T.Í.O. en España).

Chewbacca: la inspiración para la mano derecha de Han Solo fue en realidad el perro de Lucas, una especie de husky siberiano llamado Indiana (sí, también inspiró a ese personaje). ¿Y de dónde viene el nombre de Chewbacca? No se sabe a ciencia (ficción) cierta, pero es sospechosamente parecido al nombre ruso para perro: собака.

Jedi: el nombre de la orden de caballeros que protege del mal a la galaxia tiene más de un origen. Los frikis de la ciencia ficción seguramente reclamarán que la palabra se inspiró en los señores de Barsoom de las novelas de Edgar Rice Burrough sobre Marte, a los que se les denomina de manera honorífica Jed o Jeddak. Por otro lado, muchos cinéfilos afirmarán que Jedi es un reconocimiento al director japonés Akira Kurosawa. Las películas de Kurosawa que más triunfaron en EE. UU. fueron las de temática samurái y pertenecían al género jidai-geki: dramas de época normalmente ambientados en el periodo Edo (1603-1868). Podríamos pensar que esto es una coincidencia si no fuera porque Lucas ha citado reiteradamente a Kurosawa como una de sus mayores influencias. Llegó a reconocer que los dos campesinos que discuten en la película La fortaleza escondida fueron su inspiración para R2-D2 y C-3PO.

Obi Wan Kenobi: al igual que la palabra Jedi, este nombre es otro homenaje a las películas de Akira Kurosawa y a la cultura japonesa. Un obi es la faja que se usa para anudar el kimono, ken significa espada en japonés y wan suena de alguna manera al tratamiento honorífico japonés san.

¿Sigue sin convencerte que el nombre de Obi Wan sea un guiño a Kurosawa? Pues prepárate para flipar: antes de que Sir Alec Guinness hiciera el casting para ese papel, Lucas llamó a la superestrella japonesa Toshiro Mifune para que hiciera el papel. Mifune fue el protagonista en varias de las películas de samuráis jidai-geki de Kurosawa, como la anteriormente nombrada La fortaleza escondida y Los siete samuráis. Cuando Mifune rechazó la oferta, Lucas le ofreció el papel de Darth Vader, pero el actor dijo que no estaba interesado en tomar parte en “una película para niños”.

Darth Vader: el rumor más importante sobre el nombre de este gran protagonista oscuro es el equivalente en holandés para dark father. De todas formas, en holandés sería Doker Vader que es un nombre que no da nada de miedo tratándose de un caballero del mal. Sin embargo, Lucas confirmó que se trataba de dos frases combinadas para concentrar el poder del mal. Esto no quiere decir que la coincidencia vader-father-padre se pase por alto. Sin embargo, es importante mencionar que en los primeros bocetos del Episodio V: el imperio contraataca Vader NO era el padre de Luke así que Lucas no podría haber planeado todo ese trasfondo cuando bautizó a sus personajes. ¡Y pensar que nos podríamos haber quedado sin una de las frases más famosas del cine…!

Yoda: el origen del nombre de Yoda sigue envuelto en un misterio, pero hay dos teorías que podrían tener sentido: yoddha, la palabra en sánscrito para luchador, o del hebreo yodea, que significa aquel que sabe. Interesantes estas dos teorías son, ¿no?

R2-D2: durante una larga noche de sesiones de edición para su anterior trabajo American Graffiti, Lucas escuchó al editor Walter Murch decirle a un asistente “Reel 2, Dialog Track 2”. En un intento de ser supereficiente, Murch abrevió la frase a “R-2-D-2.” Lucas, que se encontraba en la mitad del guión de Star Wars en ese momento, comentó que R2-D2 sería un nombre estupendo y en seguida lo integró en el guión.

Droid™: En la galaxia de Star Wars, “droid” es el nombre usado para cualquier robot, da igual que tenga la forma de un cubo de basura o de una persona. Aquí, en la Tierra, es fácil adivinar que “droid” es la abreviatura de “androide”, un robot con forma de ser humano. Sin embargo, no es tan simple el estatus legal de la palabra. Justo antes de que Verizon lanzara su línea de smartphones Droid en 2009, Lucasfilm hizo de la palabra “droid” una marca registrada, ¡qué acertado! No es algo tan simpático como un robot que te sigue allá donde vayas, pero no deja de tratarse de un “sistema de comunicación sin cables”. Como resultado de esto, Verizon le paga a Lucasfilm una tarifa. Muy astutos, Lucasfilm, muy astutos.

Jawa: los Jawas comparten su nombre con la civilización más antigua de Jordania. Situado en el lejano desierto jordano, Jawa se construyó hace más de 5000 años.

Ewok: el peluche espacial favorito de todos se nombró así por los Miwok, una de las tribus indígenas del norte de California. Las escenas del bosque de Endor en El retorno del Jedi fueron grabadas en territorios indígenas Miwok.

Los idiomas

A diferencia de los lenguajes sistemáticos creados para El señor de los anillos y Star Treck, los idiomas de Star Wars no siguen reglas gramaticales y no cuentan con un vocabulario y una sintaxis funcionales. En su lugar, el diseñador de sonido Ben Burtt trató los idiomas alienígenas de la misma manera que trató el resto de los efectos de sonido de la película. Son lenguas evocativas, atmosféricas y que solo insinúan los mundos de ficción superdesarrollados a los que pertenecen. En vez de crear estos idiomas alienígenas de cero, Burtt se basó en idiomas indígenas reales de todo el mundo, ¡quién nos lo iba a decir!

Huttés: es el idioma ficticio más hablado en las películas y se basó en el quechua, el idioma de los incas. Burtt tomó los sonidos de las palabras como punto de partida, pero algunas palabras originales del quechua se integraron en el huttés (aunque el significado original se ignoró). El huttés se escucha sobre todo en Tattoine y lo hablan muchos personajes, incluído Greedo, Jabba el Hutt y todo su séquito.

Jawés: el idioma hablado por los Jawas está inspirado en el zulú, así como por otras lenguas africanas. Después de grabar a varios actores diciendo palabras inventadas, Burtt aceleró la cinta para conseguir que las voces fueran agudas.

Ewokés: el idioma hablado por los Ewoks es en realidad una mezcla de varias lenguas mongolas simplificadas e incluye el tibetano, el nepalí y el kalmyk.

Las localizaciones y el estilo

Ópera espacial: este es el subgénero al que pertenecen todos los episodios de la saga de Star Wars. Se trata de una manera de contar historias en la que las aventuras se relatan de manera romántica y los sucesos tienen lugar normalmente en el espacio. Se suele dar el arquetipo de héroe-villano y el eterno pulso entre el bien y el mal.

Vale que las películas de Star Wars tengan lugar en el espacio, pero es que, además, son internacionales. Los rodajes tuvieron lugar en los siguientes sitios:

Túnez (Tatooine)
Tatooine se llamó así por Tataouine, un pueblo real cerca del centro de rodaje en Túnez. Death Valley, California (Tatooine) Reino Unido y Australia (todo sets interiores) Tikal, Guatemala (Yavin IV) Hardangerjøkulen Glaciar, Noruega (Hoth) Redwood National Park, California (Endor) Palacio de Caserta y Lago de Como, Italia (Naboo) Plaza de España, Sevilla, España (Naboo) Monte Etna, Italia (Mustafar) Grindelwald, Suiza (Alderaan) Phang Nga Bay, Tailandia y Guilin, China (Kashyyyk)

¿Estás buscando aventura y romance, pero no tienes un hiperimpulsor? Bueno, puedes encontrar nuevos mundos aquí en la Tierra, donde también puedes aprender un idioma terrícola.

¡Empieza a aprender ahora!