+B

Año nuevo, idioma nuevo

Los estudiantes de Babbel nos cuentan cómo pasaron el 2020, sin perder en ningún momento la motivación y aprendiendo idiomas nuevos para seguir explorando el mundo

Leer más

El comienzo de un nuevo año siempre ha sido un periodo asociado a la búsqueda de nuevas motivaciones y buenos propósitos para un futuro mejor. Pero nunca hasta este año habíamos tenido que hacer un balance tan difícil de las experiencias vividas, unidos por el deseo de presenciar un cambio con optimismo y esperanza. De una cosa, eso sí, podemos estar seguros: el 2020 ha trastornado nuestras vidas, pero también nos ha ayudado a entender cuáles son las cosas realmente importantes y cuáles, tal vez, dábamos por descontadas.

¿Qué nos une? ¿Qué nos motiva y nos permite mirar hacia el futuro a pesar de las dificultades? En Babbel consideramos que la respuesta es sencilla y es también el objetivo último de nuestra misión: la comprensión. Entendernos a nosotros mismos, entender al prójimo y entender el mundo que nos rodea superando todas las barreras lingüísticas. En un mundo en el que toda comprensión es poca, decidimos preguntarles a nuestros usuarios cómo vivieron el 2020, qué ha significado para ellos aprender un idioma y cuáles son sus objetivos y propósitos para este año que ahora comienza.

¿Desanimados por el confinamiento? ¡Desde luego, los usuarios de Babbel no!

El año que acaba de concluir nos ha dado una gran lección: estar en contacto con las personas que amamos, viajar libremente y abrirnos a nuevas amistades y oportunidades no es algo que tenemos asegurado, por natural que nos pareciera.

Entonces, ¿por qué aprender un idioma precisamente en un momento en que las posibilidades de poner en práctica nuevas habilidades parecen limitadas? Los motivos son muchos y nos los han apuntado más de 6 000 nuevos usuarios de Babbel repartidos por todo el mundo en una encuesta llevada a cabo entre marzo y agosto de 2020. Además, en diciembre de ese mismo año un estudio independiente realizado por Dynata recopiló más datos y respuestas en un estudio independiente encargado por Babbel en diciembre de 2020.

Intuitivamente, se nos pueden ocurrir de inmediato varias circunstancias favorables al estudio: para muchos, el aislamiento ha significado más tiempo libre más allá de obligaciones académicas y laborales y la necesidad de encontrar una actividad estimulante que se pueda desarrollar en casa. ¿Quién no ha dicho alguna vez: “Quisiera aprender inglés (o italiano, alemán, etc.), pero no tengo tiempo”?

Pues bien, son muchísimas las personas que han decidido aprovechar esta temporada para dedicarse a un objetivo lingüístico y los números son claros: en 2020, Babbel superó los 10 millones de suscripciones activas, con un aumento del 600 % de nuevos usuarios durante el confinamiento. Un resultado increíble, que nos hace sentir orgullo por nuestros alumnos y su fuerza de voluntad y que, al mismo tiempo, nos motiva a ofrecer un producto didáctico de calidad, capaz de cubrir todas las necesidades y tipos de aprendizaje.

General findings

De los datos se desprende, además, un hecho realmente interesante: más del 50 % de los participantes en la encuesta asegura haber aprovechado el confinamiento para combinar el estudio de idiomas con Babbel con maratones de películas y series en versión original, con resultados excelentes tanto en lo que respecta a comprensión oral como a motivación. Ver programas televisivos y películas en su idioma original, con o sin subtítulos, constituye una manera perfecta de ejercitarse sin salir de casa y es también uno de los motivos que llevaron a Babbel a introducir pódcast en diferentes idiomas en su oferta formativa. ¿Quién dice que para sumergirse en el aprendizaje de una lengua es absolutamente necesario viajar al extranjero? Por supuesto, eso sería lo ideal, pero mientras, se hace lo que se puede…

Sí, viajar… pero mientras tanto, ¿por qué no aprender?

Los alumnos de Babbel no tienen dudas: el 61 % de los entrevistados a nivel global desean volver a viajar y a explorar el mundo lo antes posible. Es bien comprensible: viajar es una experiencia a la que resulta realmente difícil renunciar. Estimula nuestra curiosidad y nuestro deseo de descubrir y contactar con otras culturas y, naturalmente, se cuenta entre las motivaciones más fuertes para aprender una nueva lengua. Y si es cierto que el 2020 fue un año muy difícil para el sector turístico, confiamos en que los resultados de nuestro sondeo puedan llevar un poco de esperanza a quienes dependen de esa industria: y es que más del 61 % de los nuevos usuarios de Babbel declararon haber planificado viajes durante el confinamiento y tener previsto hacer la maleta en cuanto sea posible. Mientras tanto, en lugar de limitarse a soñar despiertos con nuevas metas, los más activos decidieron dedicarse al aprendizaje del idioma local. Una decisión excelente.

Así pues, si viajar es lo que más ansías hacer, te proponemos un buen propósito para el año que acaba de comenzar: ¡elige un destino y aprende el idioma que allí se habla!

Viajar e idiomas

Año nuevo, habilidades nuevas para un nuevo currículo

La incertidumbre en el campo laboral es lógicamente uno de los aspectos que más preocupan a nuestros entrevistados: si el 47 % declaró estar sin empleo, más de una tercera parte de los que estaban trabajando se mostraron preocupados por la estabilidad del mercado. A escala global, el 20 % de los participantes tienen previsto utilizar el idioma aprendido durante el confinamiento para ampliar su currículo con nuevas habilidades lingüísticas, una muy buena estrategia para seguir siendo competitivos.

Por otra parte, no podemos olvidar el impacto que el teletrabajo ha tenido en las dinámicas laborales y en las posibilidades de contratar personal. De hecho, son muchas las empresas internacionales que, liberadas de la necesidad de desplazar a potenciales talentos, apuestan por el teletrabajo para ampliar su equipo de colaboradores. Asimismo, numerosas compañías nacionales requieren a sus empleados cierta familiaridad con las tecnologías digitales y con los idiomas para ampliar sus exportaciones. Pero ¿qué opinan al respecto nuestros entrevistados?

Carrera y CV

Los datos del estudio de Dynata son particularmente interesantes sobre todo entre los más jóvenes: el 37 % de los participantes considera el teletrabajo una posibilidad concreta para el 2021 y el 50 % declara estar barajando seriamente trabajar en otro país. La disponibilidad de los más jóvenes a trasladarse a un nuevo país por motivos laborales es algo curioso, pero no necesariamente sorprendente. Un 11 % de los estudiantes italianos jóvenes manifestaron estar dispuestos a ello, con lo que se cuentan entre los más motivados a escala global. Sea la que sea tu situación laboral, algo es seguro: ¡aprender un nuevo idioma nunca es una pérdida de tiempo y nuestros alumnos lo confirman!

Aprender una lengua, un bálsamo para el estado de ánimo

Lo han dicho los expertos y lo hemos vivido en nuestra propia piel: el aislamiento tiene efectos incluso muy graves en el estado anímico y la salud mental de quienes lo tienen que guardar. Claro está, no solo el aislamiento: la inseguridad por el presente, la preocupación por el futuro y el temor por la salud de nuestros seres queridos son, lamentablemente, solo algunos de los pensamientos con los que el 2020 nos puso a prueba una y otra vez. ¿Cómo se las arreglaron los alumnos de Babbel en este aspecto?

Salud mental

Estos datos, no vamos a ocultarlo, nos hacen realmente felices: ni más ni menos que el 77 % de nuestros usuarios declararon que estudiar una lengua extranjera los ayudó a soportar mejor la soledad durante el confinamiento, el 51 % relacionan esta experiencia con una sensación de satisfacción personal, el 13 % se sintieron más felices gracias al aprendizaje y el 7 % se sintieron más cerca de otras personas. Entonces, si tienes la sensación de estar empezando el año algo abatido, ¿por qué no plantearte aprender una lengua? El método Babbel te guía paso a paso y te ayuda a construir un hábito regular, celebrando tus pequeños triunfos. Si necesitas una victoria en este 2021, un nuevo idioma es un objetivo no solo factible, sino también estimulante y con un efecto positivo sobre el estado de ánimo asegurado.

En conclusión: cerca o lejos, lo que realmente cuenta es entender y sentirnos entendidos

Viajes, trabajo, salud y bienestar mental, estas son razones de peso para aprender un nuevo idioma. Sin embargo, si hay algo que todos nuestros usuarios han querido subrayar en sus respuestas a nuestro sondeo es que ni siquiera la distancia y el aislamiento forzado pueden detener la voluntad de comunicar, de estar juntos y de cuidar a las personas a las que amamos. Más de la mitad de nuestros alumnos afirman haber recuperado el contacto con personas con las que no hablaban desde hacía tiempo, algunos por nostalgia, otros simplemente para asegurarse de que sus allegados estaban bien. Incluso quienes, en principio, tal vez no estaban muy familiarizados con los dispositivos de comunicación digital han hecho todo lo posible para aprender a usarlos y han enviado más correos electrónicos, han hecho más videollamadas y han escrito más mensajes, aun con ciertas dificultades para expresar sus sentimientos delante de una pantalla, como en el caso de un 80 % de nuestros alumnos alemanes y un 71 % de nuestros estudiantes de lengua española.

Overview

Sin embargo, hay un dato que lo dice todo de este 2020: el 79 % de los entrevistados por Dynata afirma que el año que acaba de terminar ha cambiado radicalmente su percepción del valor de la comunicación con parientes y amigos y casi la totalidad de los participantes aseguran querer comprometerse en mantener las nuevas y viejas relaciones cultivadas durante el confinamiento. Ya sea una conversación en un idioma nuevo o en la propia lengua, con personas cercanas o lejanas, llegados a este punto estamos seguros de una cosa: entenderse no solo es fundamental, sino que lo cambia todo.

La introspección durante el confinamiento parece haber llevado a la gente a establecer prioridades y a crecer. Te damos algunos buenos consejos para no perder ni un ápice de motivación:

  • Combina el nuevo hábito con otro que lleves un tiempo cultivando.

  • Registra tu hábito: márcalo en una lista o calendario cada vez que lo pongas en práctica y observa tus progresos.

  • Si puedes practicarlo cada día, hazlo. Cuanto más a menudo estudies, más fácil es que memorices nuevos conceptos.

  • Ve poco a poco: estudia solo durante un rato, pero hazlo todos los días. Se conoce como “la norma de los dos minutos”: comprométete solo a practicar tu hábito durante dos minutos. Luego ve ampliando el tiempo que le dedicas.

La motivación es la clave para el éxito en el aprendizaje

Anna Stutter Garcia, diseñadora de cursos de idiomas / Cornelia Lahmann, gestora de proyectos de didáctica para francés, o diseñadora de cursos, o lingüista

"La clave del éxito al aprender no es propiamente disponer de tiempo libre, sino la determinación de invertir el tiempo libre en una prioridad.”