5 razones para aprender italiano: ¿en serio las necesitas?

Para ser honesta, no tengo que ir muy lejos en lo que respecta a mis razones para aprender italiano. Para mi fue como aprender a disfrutar de su gastronomía: un placer.
Author's Avatar
5 razones para aprender italiano: ¿en serio las necesitas?

Ilustraciones de Paula P. Rezende

Considero que hablar italiano, teniendo el español como lengua materna, es un PLACER. Para nosotros hispanohablantes es un idioma muy fácil de aprender, con gramática y palabras muy similares a las nuestras y con una musicalidad que atrae de inmediato al que lo escucha. Es también un idioma romántico, con una cultura musical y cinematográfica muy rica, de la que se puede aprender mucho casi sin esfuerzo. De todas formas, si aún necesitas motivaciones extras, aquí las tienes:

1. La comida italiana

¡Mmmm…! ¡Qué te voy a contar! Si de verdad quieres apreciar cada ingrediente, cada plato, cada tradición y cada tipo de café, es imprescindible que hables italiano. Saber que la salsa no se llama boloñesa sino ragú, que los espaguetis no se comen con cuchara o que el café solo se toma en la barra del bar después de comer son cosas que se aprenden también a través de su lengua.

2. Su gente

A pesar de no ser un idioma muy hablado en el mundo, hay que reconocer que hay muchos italianos que viajan o viven en diferentes partes del planeta. Al tener culturas tan parecidas, la conexión con los amigos de la bota es casi inmediata.

3. Los romanos

No la gente que vive en Roma, no, ¡los romanos del siglo I! Te interese la historia o no, nuestra cultura viene primero de los griegos y luego de los romanos. Visitar ciudades como Roma o Florencia te llevará al momento histórico en el que nuestras culturas tuvieron origen y florecieron. Además, hablar italiano te llevará a entender un poco de latín… ¡El origen de (casi) todo!

4. Es. Muy. Fácil

Reconócelo, aprender italiano, por lo menos entender un poco y decir un par de frases no te llevará más de dos semanas. ¡Para nosotros es MUY fácil!
Hola, soy Cristina y soy de Madrid. ¿Tú cómo te llamas?” – “Ciao, sono Cristina e
sono di Madrid. Tu come ti chiami?
” Apenas hay diferencias… La gramática es parecidísima y el vocabulario también. ¡No tienes excusa!

5. Nuestras culturas son muy parecidas

El humor. La música. El clima. La relación con la familia. La sobremesa. Los programas de televisión. La moda. La forma de conducir. Nuestros acentos marcados al hablar otros idiomas. El amor incondicional por nuestra comida. El odio común por los guiris que vienen a nuestras playas y que no saben comer nuestra comida. El gusto por criticar lo nuestro. El volumen al hablar en sitios públicos… ¿Te has sentido identificado/a?

Tómate un expreso y haz clic a continuación.
¡Ya no tienes excusa!

Artículos recomendados

¡Italianízate!: cómo ser italiano en 10 pasos

¡Italianízate!: cómo ser italiano en 10 pasos

Ya sabemos que hay que hacer gestos mientras se agitan un poco las manos y hablar un poco cantado pero, ¿qué otras cosas hacen falta para ser un vero italiano?
ESCRITO POR Giulia Depentor
22 cosas que NUNCA oirás decir a alguien que vive en Berlín

22 cosas que NUNCA oirás decir a alguien que vive en Berlín

¿Vives en Berlín y quieres saber qué decir y cómo actuar para integrarte mejor? A ver cuántas veces has escuchado estas frases.
ESCRITO POR Cristina Gusano
El rol de la literatura italiana en la evolución de la lengua

El rol de la literatura italiana en la evolución de la lengua

Antes de la invención de la radio y la televisión, la población italiana se conectaba con el idioma principalmente a través de la literatura. A continuación, explicamos la evolución de dicho proceso.
ESCRITO POR Vanny Piccoli
Author Headshot
Cristina Gusano
Cristina es historiadora del arte y especialista en comunicación, redes sociales y marketing cultural. Empezó a hablar antes de que empezara a andar porque sintió la urgencia de comunicarse y hay testigos que dicen que no ha parado desde entonces. Vive en Berlín desde 2011. Síguela en Twitter.
Cristina es historiadora del arte y especialista en comunicación, redes sociales y marketing cultural. Empezó a hablar antes de que empezara a andar porque sintió la urgencia de comunicarse y hay testigos que dicen que no ha parado desde entonces. Vive en Berlín desde 2011. Síguela en Twitter.
¿Qué idioma te gustaría aprender?