Por qué hablar el idioma local mejora tu experiencia de viaje

Independientemente de si viajas mucho o de si estás a punto de salir de tu país por primera vez, aprender el idioma local de tu destino será de gran ayuda. Te explico por qué.
Author's Avatar
ESCRITO POR Claire Larkin
Por qué hablar el idioma local mejora tu experiencia de viaje

Muchos creen que los hablantes nativos de inglés son quienes menos tienen que preocuparse por aprender idiomas. Al ser la lengua franca, para ellos es fácil recurrir a su lengua materna mientras están de viaje en el extranjero, especialmente en los sectores del turismo y de los negocios. Aunque esta ventaja comparativa parezca útil, muchas personas no se dan cuenta de lo que se están perdiendo al hablar un solo idioma. En Babbel somos conscientes de que quieres ir más allá de la versión turística de una cultura y para ello es necesario indagar y hablar con los lugareños en su propio idioma.

Estas son las principales razones por las que aprender un poco del idioma local te brindará una experiencia más gratificante y, a la vez, te dará el estatus de superviajero.

1. Viajar de forma auténtica

¿Cuál es tu prioridad cuando piensas en hacer un viaje al extranjero? ¿Simplemente conocer otras culturas o experimentarlas realmente? Claro, si lo que te gusta es ver el mundo a través de una ventana de autobús turístico, hablar solo un idioma probablemente será suficiente para hacerlo. Ahora bien, si lo tuyo es experimentar la cultura de otros lugares sin el filtro turístico preempaquetado, entonces hablar inglés o, mejor aún, el idioma local, es fundamental.

Ser capaz de hablar con los lugareños, aunque sea usando unas pocas frases, cambiará completamente la manera en la que descubres una ciudad y una cultura. Pasarás de las largas colas en McDonald’s y en las tiendas de souvenirs y, en cambio, podrás tomarte un café en la pequeña cafetería de la esquina y comprar recuerditos en esa tienda vintage de la que te contó tu amigo hace 5 años. Los lugareños son expertos en sus ciudades y cuando pides su opinión, se te abren las puertas a un mundo selecto e interesante. Desde hablar con una señora mayor mientras esperas el bus al centro o leer la primera página del periódico local mientras esperas por tu free walking tour. Lograrás esquivar esos planes superturísticos agobiantes (y costosos), te librarás de las trampas para turistas y sentirás la seguridad de poderte comunicar como lo harías si estuvieras en tu país.

2. Tener amigos por todo el mundo

Ya que estamos hablando de los lugareños… es bueno poder preguntar por direcciones a cualquier persona en la calle, ¿pero no sería mejor saber que tienes al menos un amigo en cada continente? Hacer nuevos amigos es una de las mejores cosas de viajar y, ciertamente, es más fácil cuando se habla el mismo idioma. Este punto está especialmente dedicado a quienes prefieren viajar solos, ¡estos nuevos amigos le darán espontaneidad y emoción a tu viaje! Incluso si viajas con otra persona, tener la oportunidad de conocer a un autóctono será algo que contarás con gusto.

Viajar de manera auténtica significa interactuar con personas que de otra manera no habrías conocido. Puedes preguntarles sobre sus historias y cosmovisiones e intentar comprenderlos de una manera que sin el idioma no serías capaz de hacerlo.

3. Mejora tu vida amorosa

¿Quién dice que esas conexiones tienen que ser solo platónicas? Dicen por ahí que “hay muchos peces en el mar”, pero piensa en lo grande que se vuelve el océano cuando aprendes un nuevo idioma 😏. Vivimos en un mundo globalizado, sin embargo, gran parte de nuestra vida personal tiene lugar en unos pocos kilómetros. ¿Por qué no ampliar los horizontes (y de paso la vida amorosa) con un mayor alcance de posibilidades y de personas? Además, ¿no te parece que las personas son más atractivas cuando hablan un segundo idioma (incluso más atractivas que si tuvieran un six-pack)?

4. Ahórrate vergüenza

Con la gran cantidad de redes sociales y sofisticados traductores online, parecería que las barreras previas de comunicación son cosa del pasado. Desafortunadamente, los algoritmos de traducción están todavía muy lejos de la perfección y las barreras del lenguaje siguen siendo una realidad, incluso en las grandes ciudades. Si viajas al extranjero hablando únicamente español, indudablemente te enfrentarás a situaciones en las que tu interlocutor no te entenderá (y viceversa) y donde los gestos con las manos no serán suficientes.

Si piensas en tu día a día, siempre tienes la tranquilidad de usar tu lengua materna para realizar las tareas básicas de supervivencia: comprar comida, tomar el autobús correcto o ir al médico cuando lo necesitas. Todo esto parece algo muy sencillo de hacer hasta que tienes que hacerlo en un país extranjero y en un idioma que no es el tuyo. Es muy probable que uses el gesto equivocado o que se burlen de ti por usar la palabra equivocada, pero aprender el idioma local (o al menos lo básico) te ahorrará la vergüenza y la frustración que las barreras idiomáticas suelen representar durante un viaje al extranjero.

Para terminar, tanto si te interesa experimentar otras culturas, como si te apasiona conocer gente nueva o si quieres asegurarte de que tu tiempo en el extranjero estará libre de frustraciones… aprender el idioma local solo te puede traer beneficios.

¡Comienza a aprender un nuevo idioma hoy!
Prueba Babbel ahora
¿Qué idioma te gustaría aprender?