Habla un idioma como siempre soñaste

Nunca aprender idiomas había sido tan divertido. ¡Descarga la app gratis!

¿Qué idioma te gustaría aprender? ¡Pruébalo ahora de forma gratuita!

¿Por qué los brasileños hablan con las manos? Algunas explicaciones sobre su curiosa gesticulación

¿Por qué usan tantos gestos los brasileños? ¿Se trata de un hábito exclusivamente brasileño? Aquí mostramos 7 gestos brasileños muy comunes que no tienen una traducción fácil

Escrito por Sarah Santos

Los brasileños somos famosos por ser muy expresivos. No solo de forma verbal, sino también de forma gestual (después de todo, ¿qué es la música si no va acompañada de un poco de baile?). Pero ¿de dónde viene tanto talento a la hora de hablar con las manos? Quizá de nuestras tatarabuelas italianas (ha habido varias olas de inmigración de Italia a Brasil en el último siglo y medio) o quizá venga de nuestra herencia africana y portuguesa más antigua aún. Una cosa es segura: los brasileños hemos inventado muchos gestos que son únicos en nuestro país. Vivir en Berlín, una ciudad que es casi opuesta a mi São Paulo natal, me ha permitido observar nuestro comportamiento con más perspectiva (y sí, digo observar como si fuera una antropóloga o algo parecido) y desde un punto de vista más imparcial. El contacto diario con otras culturas (no solo la alemana, sino también la española, la francesa, la italiana e incluso la iraní) me ha aportado otro punto de vista en lo relativo a la cultura brasileña. Como el gran José Saramago dijo una vez: "Para ver la isla, hay que salir de la isla".

Solo después de mudarme a Alemania me di cuenta de la gran cantidad de gestos que hago cada día (sobre todo porque mis amigos lo mencionaban). Después de muchas miradas de incomprensión, suposiciones erróneas y divertidos malentendidos, llegué a la conclusión de que el lenguaje no verbal de Brasil muchas veces no tiene traducción. Como me di cuenta de cómo estos gestos fascinaban a los no brasileños, decidí estudiar más en profundidad este hábito tan nuestro.

Sabemos que no es algo exclusivamente brasileño, todo el mundo los hace. Y aunque muchos de los gestos que hacemos mientras hablamos son prácticamente universales, hay algunos que varían según el contexto cultural y social. Algunas nacionalidades gesticulan apasionadamente, otras no lo hacen casi, y un gesto que para alguien no tenga apenas importancia, para otra persona puede ser muy ofensivo.

En un nivel muy básico, supuestamente los gestos también nos ayudan a pensar. En un estudio de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign los investigadores pusieron a prueba la memoria verbal y visual de 50 estudiantes, su habilidad para recordar, cambiar y ajustar palabras en sus cabezas. Entre los exámenes, los estudiantes vieron un vídeo de "Tom y Jerry" y se les pidió que describieran lo que acababan de ver. ¿El resultado? Los estudiantes, con una memoria verbal bastante pobre a pesar de su extenso vocabulario, tuvieron que ayudarse de gestos mientras describían lo que acababan de ver.

El estudio sugiere que los gestos pueden ayudar a los procesos cognitivos si la memoria falla. Los gestos podrían incluso desenmarañar el caos mental en el que nos metemos cada vez que queremos explicar algo. Si pensamos en la "mente" de un país como Brasil, influenciado por tantas culturas y tantos idiomas a través de los siglos, tiene sentido que esos gestos se hayan mantenido y fortalecido para poder comunicarse eficientemente. Otro estudio detectó que los gestos pueden incluso alterar nuestra capacidad de sentir empatía. ¿Igual es por ello que los brasileños se consideran tan amables y cálidos?

El vídeo que acompaña a este artículo es solo una pequeña muestra del vocabulario no verbal de los brasileños y revela cuán extraños pueden resultar estos gestos si se hacen entre personas no brasileñas. Si eres brasileño, no importa cuántos idiomas hablas o en cuántos lugares has vivido, ser brasileño siempre te acompañará y será visible de alguna manera, lo más seguro… ¡a través de tus manos!

Ya conoces los gestos, ¡ahora a por el idioma!

Aprende portugués con Babbel