¿Qué es el Alfabeto Fonético Internacional (AFI)?

Pronunciar palabras en español como “idiosincrasia” o “ventrílocuo” puede causar problemas incluso a los hablantes nativos.
¿Qué es el Alfabeto Fonético Internacional (AFI)?

Cada vez que se reforma la ortografía de un idioma para lograr una representación fonética más precisa (como cuando el portugués europeo reemplazó “ph” por “f”, o el español “ps” por “s”), un tsunami de quejas baña nuestras costas culturales. Si el objetivo que perseguimos es poder escribir como hablamos, ¿por qué no legitimar el uso de diferentes opciones ortográficas para diferentes acentos? Como si la resistencia a los cambios no fuera suficiente, la ortografía estándar de muchos idiomas parece más bien un chiste de locos. ¿Aún recuerdas aquella clase de inglés en la que la profesora escribió “lake” en la pizarra y tú te quedaste paralizado en un profundo estado de shock? ¿Quién hubiera pensado que un sonido tan simple podría representarse alfabéticamente de una manera tan diferente?

El nacimiento del AFI

Estas y otras consideraciones llevaron a los lingüistas de finales del siglo XIX a crear un sistema de escritura que representara todos los fonemas de las lenguas europeas con una precisión considerable. La Asociación Fonética Internacional inauguró y promovió el uso del Alfabeto Fonético Internacional, un sistema de escritura que utiliza letras y signos diacríticos para pronunciar el habla. La intención fue sistemática y el resultado propició una sucesión de cambios en un intento de incorporar sonidos de otras lenguas no europeas. El modelo utilizado para el AFI fue una escritura fonética creada para el inglés en 1847 por Isaac Pitman y Henry Ellis.

Un sistema de ortografía que se adapta a todos

Comencemos con el inglés y la palabra “dictionary”, con su posible transcripción al AFI: [ˈdɪkʃ(ə)n(ə)ri] en inglés británico y [ˈdɪkʃəˌnɛri] en inglés estadounidense. ¡Observa cómo el pequeño signo diacrítico “ˌ” apunta a una sílaba acentuada justo después de que aparece! Esto resulta extremadamente útil para los estudiantes de idiomas. Pero si queremos incluir dialectos, tendremos que encontrar tantas variaciones del AFI como requieran estas palabras. Entonces, mientras que en la ortografía común las mismas palabras pueden ser leídas de distinta manera por los diferentes lectores, con el AFI siempre se leerán con un alto grado de precisión, incluidas las idiosincrasias típicas de cada dialecto y acento. Esto no solo es valioso para todas las variaciones regionales, sino que también tiene un propósito práctico para cualquier hablante individual. Considera, en inglés, la palabra “tear”, que puede corresponder tanto el verbo “to tear” (desgarrar) o a uno de dos sustantivos que se pronuncian de manera diferente. Entonces, ¿cómo decidir? Bueno, en Estados Unidos el verbo se lee [ter] y el sustantivo puede ser [ter] o [tɪr], según el significado. En Gran Bretaña, es [teər] y [tɪər], respectivamente.

Letras mudas: ¿quién las necesita?

El inglés tiene una cantidad increíble de letras mudas. Pero ¿cómo sabemos dónde detectarlas? Bueno, la transcripción del AFI en cualquier diccionario nos será de ayuda: “daughter ” (hija) en inglés estadounidense es [ˈdɑː.t̬ɚ] y “laughter ” (risa) es [ˈlæf.tɚ]. Yendo aún más lejos: ¿cuál de las siguientes palabras rima con “enough” (suficiente): ¿though, through, plough, dough o cough? El AFI te dirá que “cough” (tos, pronunciada [kɒf] en el Reino Unido y [kɑːf] en EE. UU.) es la única palabra de la lista que rima vagamente con “enough” ([ɪˈnʌf] en el Reino Unido y [əˈnʌf] en EE. UU.). Según una leyenda política, en una ocasión George W. Bush le manifestó con tono crítico a Tony Blair que los franceses no tenían una palabra para decir “entrepreneur”. Imaginémonos, entonces, a alguien sentado con el expresidente para explicarle que “entrepreneur” existe en ambos idiomas y que se lee [ˌɑːn.trə.prəˈnɝː] en inglés estadounidense y [ɑ̃trəprənɶr] en francés. Y que, sobre todo, la palabra no proviene originalmente del inglés.

El AFI crece en alcance

El AFI fue inicialmente una iniciativa eurocéntrica dedicada a la fonología europea, pero la infinita curiosidad de los lingüistas no tardó en ampliar su alcance para incluir otros idiomas, como el árabe. El alfabeto, revisado una vez más recientemente, se dio a conocer a principios del siglo XX. Desde entonces se han hecho revisiones sucesivas, cuyo resultado ha sido la creación de una tabla separada para vocales y la inclusión de letras para sonidos encontrados en idiomas africanos, como [!] y [|], que puedes pronunciar con un golpe de lengua contra la parte superior y/o inferior de la boca (sonidos que probablemente hayas hecho alguna vez al imitar el trote de un caballo). Más de un siglo después, el AFI se ha ampliado a tal grado que parece estar completo. ¿Será verdad? La sociedad occidental (y por tanto, los lingüistas) aún tiene que establecer contacto con muchas culturas cuyos sonidos hablados, al haberse desarrollado de forma aislada, pueden requerir la revisión y ampliación del AFI. Podemos suponer que la mayoría de estas culturas no han desarrollado un sistema de escritura, ya que casi todas las lenguas humanas son solo orales. Sorprendentemente, el AFI también ha cumplido bien este propósito, poniendo por escrito los sonidos comunicativos utilizados por sociedades humanas antes desconocidas. De este modo, funciona como una escritura sucedánea. El AFI también ha elaborado sistemas de escritura para lenguas vivas de alfabetos no latinos, lo que demuestra su alcance. Es un sistema de escritura tan versátil que incluso los cantantes de ópera lo utilizan para aprender a pronunciar arias en idiomas extranjeros.

Críticas al AFI

Entonces, ¿el AFI es perfecto? No del todo. Nunca podremos anotar exactamente la forma como alguien dice una palabra. De ser así, habría una transcripción aparte para cada palabra pronunciada por cualquier persona en un momento dado. Soltar un “¿en serio?” por algo que a uno le causa risa no es lo mismo que expresar un “¿en serio?” entrecortado por la real sorpresa que se está sintiendo. El AFI siempre eliminará los rasgos fonéticos contingentes y transcribirá una abstracción. Esta se puede modificar según las representaciones fonéticas generales de este alfabeto, pero nunca atrapará el sonido exacto de una pronunciación. La fonética es mucho más que bloques individuales. Los idiomas no son simplemente un fenómeno acústico que se puede analizar, sino que tienen un flujo y un reflujo semejantes a los de la música. Podemos transcribir un poema con el AFI al inglés hablado en Dublín, Cardiff y el sur de Londres, pero nuestra imaginación tendrá que hacer un gran esfuerzo para escuchar ahí los sonidos melodiosos del acento irlandés, los meandros del canto del acento galés y el gruñido despreocupado de los niños ingleses que viven al sur del Támesis.

Ser todo para todos

Sin embargo, esto no impide que los lingüistas lo intenten, y de ahí los acuerdos creativos a los que han llegado en su propósito de hacer que el AFI sea preciso y ampliamente accesible. Por ejemplo, tomemos la palabra “pretzel” en inglés. Una transcripción sencilla podría ser [ˈpɹɛt.sl], pero si quisiéramos ir al meollo del asunto, elegiríamos una más exhaustiva y escribiríamos [ˈpʰɹ̥ʷɛʔt.sɫ̩]. ¿Percibes la abundancia de información que contiene esta última versión? Se trata de lo que llamamos una transcripción estrecha, a diferencia de una transcripción amplia (más simple). No suele ser especialmente útil para la mayoría de los estudiantes y hablantes, pero es bastante necesaria para los académicos y lingüistas avanzados. La transcripción amplia representa las principales características fonéticas, mientras que la transcripción estrecha incluye variaciones fonéticas que llegan hasta el nivel nuclear.

El AFI en acción

Para los hablantes de idiomas con una alta consistencia fonética (como el español o el alemán), el AFI es una curiosa excentricidad, pero cualquiera puede apreciar su utilidad cuando se enfrenta a los dilemas de la escritura del inglés. En 1920, el escritor y viajero holandés Gerard Nolst Trenité publicó The Chaos, un poema que destaca los absurdos de la ortografía inglesa. Aquí puedes verlo junto con una transcripción al AFI en inglés estadounidense. Mira si puedes superar los obstáculos de los pasajes difíciles de la columna izquierda comparándolos con su transcripción en AFI en la columna derecha. ¡Feliz desciframiento!

THE CHAOS Poema de Gerard Nolst Trenité Escrito en AFI
Dearest creature in creation Studying English pronunciation, I will teach you in my verse Sounds like corpse, corps, horse and worse I will keep you, Susy, busy, Make your head with heat grow dizzy. Tear in eye your dress you’ll tear, So shall I! Oh, hear my prayer, Pray, console your loving poet, Make my coat look new, dear, sew it! Just compare heart, beard and heard, Dies and diet, lord and word, Sword and sward, retain and Britain. (Mind the latter, how it’s written). Made has not the sound of bade, Say said, pay – paid, laid, but plaid. Now I surely will not plague you With such words as vague and ague, But be careful how you speak, Say break, steak, but bleak and streak. Previous, precious, fuchsia, via, Pipe, snipe, recipe and choir, Cloven, oven, how and low, Script, receipt, shoe, poem, toe. Hear me say, devoid of trickery: Daughter, laughter and Terpsichore, Typhoid, measles, topsails, aisles. Exiles, similes, reviles. Wholly, holly, signal, signing. Thames, examining, combining Scholar, vicar, and cigar, Solar, mica, war, and far. From “desire”: desirable – admirable from “admire.” Lumber, plumber, bier, but brier. Chatham, brougham, renown, but known. Knowledge, done, but gone and tone, One, anemone. Balmoral. Kitchen, lichen, laundry, laurel, Gertrude, German, wind, and mind. Scene, Melpomene, mankind, Tortoise, turquoise, chamois-leather, Reading, reading, heathen, heather. This phonetic labyrinth Gives moss, gross, brook, brooch, ninth, plinth. Billet does not end like ballet; Bouquet, wallet, mallet, chalet; Blood and flood are not like food, Nor is mould like should and would. Banquet is not nearly parquet, Which is said to rhyme with “darky.” Viscous, Viscount, load, and broad. Toward, to forward, to reward. And your pronunciation’s O.K., When you say correctly: croquet. Rounded, wounded, grieve, and sieve, Friend and fiend, alive, and live, Liberty, library, heave, and heaven, Rachel, ache, moustache, eleven, We say hallowed, but allowed, People, leopard, towed, but vowed. Mark the difference, moreover, Between mover, plover, Dover, Leeches, breeches, wise, precise, Chalice, but police, and lice. Camel, constable, unstable, Principle, disciple, label, Petal, penal, and canal, Wait, surmise, plait, promise, pal. Suit, suite, ruin, circuit, conduit, Rhyme with “shirk it” and “beyond it.” But it is not hard to tell, Why it’s pall, mall, but Pall Mall. Muscle, muscular, gaol, iron, Timber, climber, bullion, lion, Worm and storm, chaise, chaos, and chair, Senator, spectator, mayor, Ivy, privy, famous, clamour And enamour rhyme with hammer. Pussy, hussy, and possess, Desert, but dessert, address. Golf, wolf, countenance, lieutenants. Hoist, in lieu of flags, left pennants. River, rival, tomb, bomb, comb, Doll and roll and some and home. Stranger does not rhyme with anger. Neither does devour with clangour. Soul, but foul and gaunt but aunt. Font, front, won’t, want, grand, and grant. Shoes, goes, does. Now first say: finger. And then: singer, ginger, linger, Real, zeal, mauve, gauze, and gauge, Marriage, foliage, mirage, age. Query does not rhyme with very, Nor does fury sound like bury. Dost, lost, post; and doth, cloth, loth; Job, Job; blossom, bosom, oath. Though the difference seems little, We say actual, but victual. Seat, sweat; chaste, caste; Leigh, eight, height; Put, nut; granite, and unite. Reefer does not rhyme with deafer, Feoffer does, and zephyr, heifer. Dull, bull, Geoffrey, George, ate, late, Hint, pint, Senate, but sedate. Scenic, Arabic, Pacific, Science, conscience, scientific, Tour, but our and succour, four, Gas, alas, and Arkansas. Sea, idea, guinea, area, Psalm, Maria, but malaria, Youth, south, southern, cleanse and clean, Doctrine, turpentine, marine. Compare alien with Italian, Dandelion with battalion. Sally with ally, yea, ye, Eye, I, ay, aye, whey, key, quay. Say aver, but ever, fever. Neither, leisure, skein, receiver. Never guess – it is not safe: We say calves, valves, half, but Ralph. Heron, granary, canary, Crevice and device, and eyrie, Face but preface, but efface, Phlegm, phlegmatic, ass, glass, bass. Large, but target, gin, give, verging, Ought, out, joust, and scour, but scourging, Ear but earn, and wear and bear Do not rhyme with here, but ere. Seven is right, but so is even, Hyphen, roughen, nephew, Stephen, Monkey, donkey, clerk, and jerk, Asp, grasp, wasp, and cork and work. Pronunciation – think of psyche! Is a paling, stout and spikey, Won’t it make you lose your wits, Writing “groats” and saying “grits”? It’s a dark abyss or tunnel, Strewn with stones, like rowlock, gunwale, Islington and Isle of Wight, Housewife, verdict, and indict! Don’t you think so, reader, rather, Saying lather, bather, father? Finally: which rhymes with “enough” Though, through, plough, cough, hough, or tough? Hiccough has the sound of “cup.” My advice is – give it up! ˈdɪrəst ˈkriʧər ɪn kriˈeɪʃən ˈstʌdiɪŋ ˈɪŋglɪʃ prəˌnʌnsiˈeɪʃən, aɪ wɪl tiʧ jʊ ɪn maɪ vɜrs saʊndz laɪk kɔrps, kɔr, hɔrs ənd wɜrs aɪ wɪl kip ju, ˈsuzi, ˈbɪzi, meɪk jər hɛd wɪð hit groʊ ˈdɪzi. tɛr ɪn aɪ jər drɛs jul tɛr, soʊ ʃəl aɪ! oʊ, hir maɪ prɛr, preɪ, kənˈsoʊl jər ˈlʌvɪŋ ˈpoʊət, meɪk maɪ koʊt lʊk nu, dɪr, soʊ ɪt! ʤəst kəmˈpɛr hɑrt, bɪrd ənd hɜrd, daɪz ənd ˈdaɪət, lɔrd ənd wɜrd, sɔrd ənd swɔrd, rɪˈteɪn ənd ˈbrɪtən. (maɪnd ðə ˈlætər, haʊ ɪts ˈrɪtən). meɪd həz nɑt ðə saʊnd əv beɪd, seɪ sɛd, peɪ – peɪd, leɪd, bət plæd. naʊ aɪ ˈʃʊrli wɪl nɑt pleɪg ju wɪð sʌʧ wɜrdz əz veɪg ənd ague, bət bi ˈkɛrfəl haʊ jʊ spik, seɪ breɪk, steɪk, bət blik ənd strik. ˈpriviəs, ˈprɛʃəs, fuchsia, ˈvaɪə, paɪp, snaɪp, ˈrɛsəpi ənd ˈkwaɪər, Cloven, ˈʌvən, haʊ ənd loʊ, skrɪpt, rɪˈsit, ʃu, ˈpoʊəm, toʊ. hir mi seɪ, dɪˈvɔɪd əv ˈtrɪkəri: ˈdɔtər, ˈlæftər ənd Terpsichore, ˈtaɪfɔɪd, ˈmizəlz, topsails, aɪlz. ˈɛgˌzaɪlz, similes, riˈvaɪlz. ˈhoʊli, ˈhɑli, ˈsɪgnəl, ˈsaɪnɪŋ. tɛmz, ɪgˈzæmɪnɪŋ, kəmˈbaɪnɪŋ ˈskɑlər, ˈvɪkər, ənd sɪˈgɑr, ˈsoʊlər, ˈmaɪkə, wɔr, ənd fɑr. frʌm “dɪˈzaɪər”: dɪˈzaɪrəbəl – ˈædmərəbəl frʌm “ædˈmaɪr.” ˈlʌmbər, ˈplʌmər, bir, bət ˈbraɪər. ˈʧætəm, ˈbrugəm, rɪˈnaʊn, bət noʊn. ˈnɑləʤ, dʌn, bət gɔn ənd toʊn, wʌn, əˈnɛməni. bælˈmɔrəl. ˈkɪʧən, ˈlaɪkən, ˈlɔndri, ˈlɔrəl, ˈgɜrtrud, ˈʤɜrmən, wɪnd, ənd maɪnd. sin, Melpomene, ˈmænˈkaɪnd, ˈtɔrtəs, ˈtɜrkwɔɪz, ˈʃæmwɑ-ˈlɛðər, ˈrɛdɪŋ, ˈrɛdɪŋ, ˈhiðən, ˈhɛðər. ðɪs fəˈnɛtɪk ˈlæbəˌrɪnθ gɪvz mɔs, groʊs, brʊk, bruʧ, naɪnθ, plɪnθ. ˈbɪlət dəz nɑt ɛnd laɪk bæˈleɪ; buˈkeɪ, ˈwɔlət, ˈmælɪt, ˈʃæˌleɪ; blʌd ənd flʌd ər nɑt laɪk fud, nɔr ɪz moʊld laɪk ʃəd ənd wʊd. ˈbæŋkwət əz nɑt ˈnɪrli pɑrˈkeɪ, wɪʧ ɪz sɛd tə rime wɪð “darky.” ˈvɪskəs, ˈvɪskaʊnt, loʊd, ənd brɔd. təˈwɔrd, tə ˈfɔrwərd, tə rɪˈwɔrd. ənd jər prəˌnʌnsiˈeɪʃənz oʊ.keɪ., wɛn jʊ seɪ kəˈrɛktli: kroʊˈkeɪ. ˈraʊndəd, ˈwundəd, griv, ənd sɪv, frɛnd ənd find, əˈlaɪv, ənd lɪv, ˈlɪbərti, ˈlaɪˌbrɛri, hiv, ənd ˈhɛvən, ˈreɪʧəl, eɪk, ˈmʌˌstæʃ, ɪˈlɛvən, wi seɪ ˈhæloʊd, bət əˈlaʊd, ˈpipəl, ˈlɛpərd, toʊd, bət vaʊd. mɑrk ðə ˈdɪfərəns, mɔˈroʊvər, bɪˈtwin ˈmuvər, ˈplʌvər, ˈdoʊvər, ˈliʧɪz, ˈbriʧɪz, waɪz, prɪˈsaɪs, ˈʧælɪs, bət pəˈlis, ənd laɪs. ˈkæməl, ˈkɑnstəbəl, ənˈsteɪbəl, ˈprɪnsəpəl, dɪˈsaɪpəl, ˈleɪbəl, ˈpɛtəl, ˈpinəl, ənd kəˈnæl, weɪt, ˈsɜrmaɪz, pleɪt, ˈprɑməs, pæl. sut, swit, ˈruən, ˈsɜrkət, ˈkɑnduɪt, Rime wɪð “ʃɜrk ɪt” ænd “bɪˈɑnd ɪt.” bət ɪt əz nɑt hɑrd tə tɛl, waɪ ɪts pɑl, mɔl, bət pɑl mɔl. ˈmʌsəl, ˈmʌskjələr, gaol, ˈaɪərn, ˈtɪmbər, ˈklaɪmər, ˈbʊljən, ˈlaɪən, wɜrm ənd stɔrm, ʃeɪz, ˈkeɪɑs, ənd ʧɛr, ˈsɛnətər, ˈspɛkteɪtər, ˈmeɪər, ˈaɪvi, ˈprɪvi, ˈfeɪməs, clamour ənd enamour rime wɪð ˈhæmər. ˈpʊsi, ˈhʌsi, ənd pəˈzɛs, ˈdɛzɜrt, bət dɪˈzɜrt, ˈæˌdrɛs. gɑlf, wʊlf, ˈkaʊntənəns, luˈtɛnənts. hɔɪst, ɪn lu əv flægz, lɛft ˈpɛnənts. ˈrɪvər, ˈraɪvəl, tum, bɑm, koʊm, dɑl ənd roʊl ənd səm ənd hoʊm. ˈstreɪnʤər dəz nɑt rime wɪð ˈæŋgər. ˈniðər dəz dɪˈvaʊər wɪð clangour. soʊl, bət faʊl ənd gɔnt bət ænt. fɑnt, frʌnt, woʊnt, wɑnt, grænd, ənd grænt. ʃuz, goʊz, dʌz. naʊ fɜrst seɪ: ˈfɪŋgər. ənd ðɛn: ˈsɪŋər, ˈʤɪnʤər, ˈlɪŋgər, riəl, zil, mɔv, gɔz, ənd geɪʤ, ˈmɛrɪʤ, ˈfoʊlɪʤ, məˈrɑʒ, eɪʤ. ˈkwiri dəz nɑt rime wɪð ˈvɛri, nɔr dəz ˈfjʊri saʊnd laɪk ˈbɛri. dɑst, lɔst, poʊst; ənd dɔθ, klɔθ, lɑθ; ʤɑb, ʤɑb; ˈblɑsəm, ˈbʊzəm, oʊθ. ðoʊ ðə ˈdɪfərəns simz ˈlɪtəl, wi seɪ ˈækʧuəl, bət victual. sit, swɛt; ʧeɪst, kæst; li, eɪt, haɪt; pʊt, nʌt; ˈgrænət, ənd ˈjuˌnaɪt. ˈrifər dəz nɑt rime wɪð ˈdɛfər, Feoffer dʌz, ənd ˈzɛfər, ˈhɛfər. dʌl, bʊl, ˈʤɛfri, ʤɔrʤ, eɪt, leɪt, hɪnt, paɪnt, ˈsɛnət, bət sɪˈdeɪt. ˈsinɪk, ˈærəbɪk, pəˈsɪfɪk, ˈsaɪəns, ˈkɑnʃəns, ˌsaɪənˈtɪfɪk, tʊr, bət ˈaʊər ənd succour, fɔr, gæs, əˈlæs, ənd ˈɑrkənˌsɑ. si, aɪˈdiə, ˈgɪni, ˈɛriə, sɑlm, məˈriə, bət məˈlɛriə, juθ, saʊθ, ˈsʌðərn, klɛnz ənd klin, ˈdɑktrən, ˈtɜrpənˌtaɪn, məˈrin. kəmˈpɛr ˈeɪliən wɪð ɪˈtæljən, ˈdændəˌlaɪən wɪð bəˈtæljən. ˈsæli wɪð ˈælaɪ, jeɪ, ji, aɪ, aɪ, eɪ, aɪ, weɪ, ki, ki. seɪ ˈeɪvər, bət ˈɛvər, ˈfivər. ˈniðər, ˈlɛʒər, skeɪn, rəˈsivər. ˈnɛvər gɛs – ɪt əz nɑt seɪf: wi seɪ kævz, vælvz, hæf, bət rælf. ˈhɛrən, granary, kəˈnɛri, ˈkrɛvəs ənd dɪˈvaɪs, ənd ˈɛri, feɪs bət ˈprɛfəs, bət ɪˈfeɪs, flɛm, flɛgˈmætɪk, æs, glæs, beɪs. lɑrʤ, bət ˈtɑrgət, ʤɪn, gɪv, ˈvɜrʤɪŋ, ɔt, aʊt, ʤaʊst, ənd ˈskaʊər, bət ˈskɜrʤɪŋ, ir bət ɜrn, ənd wɛr ənd bɛr dʊ nɑt rime wɪð hir, bət ɛr. ˈsɛvən əz raɪt, bət soʊ əz ˈivɪn, ˈhaɪfən, roughen, ˈnɛfju, ˈstivən, ˈmʌŋki, ˈdɑŋki, klɜrk, ənd ʤɜrk, æsp, græsp, wɑsp, ənd kɔrk ənd wɜrk. prəˌnʌnsiˈeɪʃən – θɪŋk əv ˈsaɪki! ɪz ə ˈpeɪlɪŋ, staʊt ənd spikey, woʊnt ɪt meɪk jʊ luz jər wɪts, ˈraɪtɪŋ “groʊts” ənd ˈseɪɪŋ “grɪts”? ɪts ə dɑrk əˈbɪs ɔr ˈtʌnəl, strun wɪð stoʊnz, laɪk rowlock, gunwale, Islington ənd aɪl əv waɪt, ˈhaʊˌswaɪf, ˈvɜrdɪkt, ənd ɪnˈdaɪt! doʊnt jʊ θɪŋk soʊ, ˈridər, ˈræðər, ˈseɪɪŋ ˈlæðər, ˈbeɪðər, ˈfɑðər? ˈfaɪnəli: wɪʧ raɪmz wɪð “ɪˈnʌf” ðoʊ, θru, plaʊ, kɑf, hʌf, ɔr tʌf? ˈhɪkəp həz ðə saʊnd ʌv “kʌp.” maɪ ædˈvaɪs ɪz – gɪv ɪt ʌp!
Aprende un nuevo idioma hoy.
¡PRUEBA BABBEL!
Compartir:
Babbel

Somos un equipo de 750 personas provenientes de más de 50 países con una pasión en común: los idiomas. Desde nuestras oficinas en Berlín y Nueva York, ayudamos a la gente a descubrir las maravillas del aprendizaje autónomo. Actualmente ofrecemos 14 idiomas distintos, desde inglés hasta indonesio, y nuestras aplicaciones móviles se descargan hasta 120 000 veces al día.

Somos un equipo de 750 personas provenientes de más de 50 países con una pasión en común: los idiomas. Desde nuestras oficinas en Berlín y Nueva York, ayudamos a la gente a descubrir las maravillas del aprendizaje autónomo. Actualmente ofrecemos 14 idiomas distintos, desde inglés hasta indonesio, y nuestras aplicaciones móviles se descargan hasta 120 000 veces al día.