+B

Expresiones idiomáticas

Análisis y curiosidades de las expresiones más usadas en España e Hispanoamérica

Saber más

¿Qué son las expresiones idiomáticas?

Las expresiones idiomáticas son secuencias de palabras cuyo significado no es compositivo. Esto quiere decir que el significado de la expresión no se deriva del de sus componentes.

Por ejemplo, cuando decimos “tiene la sartén por el mango”, aunque conozcamos el significado de todas las palabras, seguimos sin entender lo que quiere decir “tener la sartén por el mango” (mandar, tener el poder en una determinada cuestión).

expresion idiomática 1

Las expresiones idiomáticas: uso y significado

Cada idioma tiene su manera particular de expresar la misma idea y no es posible traducir una expresión idiomática de una lengua a otra palabra por palabra, ya que la forma por la que se conoce un concepto en España no es la misma que en Italia o Francia, por ejemplo, debido tanto a las connotaciones que pueden tener sus componentes en cada lengua, como a los referentes culturales implícitos.

Las expresiones idiomáticas sirven para expresar multitud de cosas: el estado físico, el estado de ánimo, emociones, sentimientos, opiniones, creencias, etc. Son muy útiles en nuestros intercambios comunicativos, ya que expresan y definen un concepto de manera rápida y evocadora.

Normalmente, la asociación de una palabra o de una expresión a una imagen hace que esta se recuerde con mayor facilidad, ya que se tiene que considerar el estímulo visual que la imagen provoca en la persona que la lee/escucha.

Expresiones idiomáticas con comida y bebidas

Las expresiones idiomáticas con comida y bebidas sorprenden por su originalidad. Muchas hablan por sí solas, y no hace falta explicarlas. Algunas hacen referencia simplemente al color del alimento, al aspecto físico, y otras a las características del alimento.

Pan

  • Ser el pan de cada día = ser algo habitual.
  • Ser pan comido = ser algo muy fácil de hacer o conseguir.
  • Estar de toma pan y moja = ser una persona muy atractiva.

Huevos

  • Ir pisando huevos = conducir de forma excesivamente lenta.
  • No hacer ni el huevo = no mover un dedo, no hacer nada.
  • Parecerse como un huevo a una castaña = no parecerse en nada.

Carne

  • Ser un chorizo = ser un ladrón.
  • Poner toda la carne en el asador = asumir un gran riesgo o esfuerzo para lograr un objetivo.
  • Ser carne de cañón = estar destinado a sufrir un gran riesgo, a menudo mortal.

Pescado y moluscos

  • Ser un pez gordo = ser una persona con mucho poder e influencia, muy importante en el ambiente en el que trabaja.
  • Estar como pez en el agua = estar muy cómodo, desenvolverse o comportarse de manera muy natural en un ambiente o lugar.
  • Tener una buena merluza = estar borracho.

Verduras y hortalizas

  • Importar un pepino/rábano/pimiento = no importar.
  • Ponerse como un tomate = enrojecer de la vergüenza, ruborizarse.
  • Dar calabazas = rechazar una propuesta amorosa de otra persona.
  • Irse a freír espárragos = rechazar a o enfadarse con una persona.

Frutas

  • Comerse el coco = preocuparse de manera excesiva por algo.
  • Ser la media naranja = ser la pareja ideal.
  • Pedir peras al olmo = pedir algo imposible.

Bebidas

  • Estar de mala leche = estar de mal humor.
  • Tener mala leche = tener un mal carácter.
  • Ser la leche = ser extraordinariamente bueno o malo (depende del contexto).
  • Ir a toda leche = ir a toda velocidad.

Dulces

  • Ser un bombón = ser una persona muy atractiva.
  • Ponerle la guinda al pastel = finalizar algo muy bien.
  • Descubrirse el pastel = desvelar algo que se pretendía mantener oculto.

expresion idiomatica 4

Expresiones idiomáticas con animales

Existe un sinfín de expresiones idiomáticas con animales, cuyo significado es fácilmente comprensible. Otras son muy comunes, pero tienen un significado “escondido”. ¿Sabrías decir qué significan y cuál es el origen de las expresiones que te presentamos a continuación?

Pagar el pato

Como indica la RAE, esta expresión significa “padecer o llevar pena o castigo no merecido, o que ha merecido otro”. Pero ¿sabes que el pato no tiene nada que ver con los castigos injustos? De hecho, el origen de esta expresión está en la religión: la usaban los cristianos para reírse y amenazar a los judíos, pero no se referían a un pato, sino a un pacto, el que el pueblo judío afirmaba tener con Dios. La letra “c” se perdió con el paso de los años (la expresión se remonta al siglo XVI), igual que su significado inicial.

Tener vista de lince

En realidad, la expresión debería ser “tener vista de Linceo”, y en su origen hacía referencia a un personaje de la mitología griega, conocido por tener una vista prodigiosa (que alcanzaba hasta lo inimaginable y que incluso podía atravesar los objetos). Con el tiempo, la expresión cambió a “tener vista de lince”, y muchos creían que la locución provenía del felino, porque se decía que este era el animal con la mejor vista (de hecho, el lince se llama así por Linceo). Sin embargo, hay animales, como la mantis marina, que lo superan.

Dar gato por liebre

Si te dan gato por liebre te han engañado. Pero si te encontrabas en una hospedería en los siglos XVI y XVII y habías pedido una liebre para comer, quizás querías una liebre y… no un gato. Aquí está el origen de la expresión: las hospederías no tenían buena fama, y sus huéspedes no siempre podían estar seguros de que la carne que estaban comiendo era lao que habían pedido o… un pobre gato.

Aburrirse como una ostra

No debemos buscar el origen de la expresión en el comportamiento de este molusco, ya que no podemos saber si se aburre o no. “Ostra” es aquí la apócope de la palabra “ostracismo”, término con el que se conocía el destierro que se practicaba en la Antigua Grecia, al que se sometían a los individuos considerados peligrosos para la comunidad (por razones políticas), que tenían que abandonar Atenas y permanecer exiliados durante un tiempo. Este destierro obligatorio condenaba a estas personas a vivir en soledad, y este aburrimiento (fuera de Atenas la vida era aburrida) dio origen a la expresión “aburrirse como un ostracista” que, con el tiempo, acabó en la apócope de “ostra”.

Sudar como un cerdo

Los cerdos no sudan, porque no tienen glándulas sudoríparas. Esta expresión es una traducción literal del inglés “sweating like a pig”, pero el cerdo al que se refiere la expresión anglosajona no es el animal, sino el “pig iron”, el “arrabio”, que se obtiene de la fundición del hierro en un alto horno. El mineral, después de ser convertido en hierro líquido (a temperaturas extremas), pasaba a unos moldes llamados “pigs”, donde debía enfriarse. Se sabía que ya estaba frío cuando se creaba una capa de rocío (como el sudor) sobre la placa. De ahí surgió la expresión “sweating like a pig”, que nosotros tradujimos como “sudar como un cerdo”. Sin embargo, no tiene nada que ver con el animal, sino con el molde donde se deja enfriar el hierro fundido.

Expresiones idiomáticas con partes del cuerpo

Desde la cabeza hasta los pies, en español tenemos una larga lista de expresiones idiomáticas relacionadas con las partes del cuerpo. Aquí te presentamos algunas de las más populares.

Cabeza

  • Estar mal de la cabeza = perder la razón, ser imprudente.
  • Tener la cabeza a pájaros = tener ideas poco realistas, no tener juicio.
  • Ser cabeza hueca = tener poca inteligencia.

Pelo

  • Tomarle el pelo a alguien = engañar a o burlarse de alguien.
  • No tener un pelo de tonto = ser muy hábil, listo, inteligente.
  • Salvarse por un pelo = salvarse de algún peligro o dificultad casi por un milagro.

Cara

  • Dar la cara = responder de los propios actos y afrontar las consecuencias.
  • Tener cara dura = actuar con desvergüenza, descaro o falta de respeto.
  • Tener doble cara = ser una persona falsa.

Orejas y oídos

  • Hacer oídos sordos = no escuchar, hacer como si no se oyese nada.
  • Tener la mosca detrás de la oreja = estar escamado o receloso de algo.
  • Parar la oreja = prestar atención.

Ojo

  • Costar un ojo de la cara = ser muy costoso.
  • No pegar ojo = no poder dormir.
  • Echar un ojo = cuidar algo/a alguien.

Lengua

  • Tener la lengua larga = hablar de más y de forma inconveniente.
  • No tener pelos en la lengua = decir lo que se piensa de forma clara y contundente.
  • Morderse la lengua = contenerse en hablar, evitando decir lo que se querría decir.

Brazo y mano

  • Ser el brazo derecho = ser la persona de máxima confianza, con la que se colabora eficazmente.
  • No dar el brazo a torcer = no rendirse.
  • Echar una mano = ayudar.

Codo

  • Empinar el codo = beber en exceso.
  • Hablar por los codos = hablar demasiado.
  • Hincar los codos = estudiar con ahínco.

Pie

  • Levantarse con el pie izquierdo = despertarse de mal humor.
  • No tener ni pies ni cabeza = no tener sentido.
  • Tener los pies en el suelo = ser realista.

Uña

  • Ser como uña y carne = tener una relación muy cercana.
  • Sacar las uñas = mostrar un carácter agresivo que antes no se manifestaba.
  • Dejarse las uñas (en algo) = trabajar mucho en algo, esforzarse mucho para conseguir algo.

Expresiones idiomáticas cuerpo

Expresiones idiomáticas con colores

Los colores pueden tener numerosos significados y en cada cultura pueden simbolizar cosas diferentes. En español tenemos muchas expresiones idiomáticas que incluyen nombres de colores, y que son muy comunes en las conversaciones de cada día. Aquí tienes algunas:

Verde

  • Dar luz verde = aprobar algo.
  • Estar verde en algo = tener poca experiencia en algo.
  • Contar chistes verdes = contar chistes que tratan de temas sexuales.

Rosa

  • Estar como una rosa = tener buena salud, evidenciada por el aspecto físico.
  • Ver la vida de color rosa = ser muy optimista.
  • Ser algo un lecho de rosas = ser una situación cómoda y placentera.

Rojo

  • Ponerse rojo = ruborizarse, normalmente por vergüenza.
  • Estar al rojo vivo = ser una situación muy exaltada.
  • Ser el farolillo rojo = ser el último en una competición.

Blanco

  • Quedarse en blanco = olvidar algo repentinamente, no saber qué decir.
  • Pasar la noche en blanco = pasar la noche sin poder dormir.
  • Dar en el blanco = acertar.
  • Estar sin blanca = no tener dinero.

Azul

  • Ser el príncipe azul = ser el hombre ideal.
  • Ser de sangre azul = ser de familia noble.
  • Estar seguro como el cielo es azul = estar muy seguro.

Morado

  • Ponerse morado = comer en exceso hasta el punto de no poder más.
  • Pasarlas moradas = encontrarse en una situación difícil, dolorosa o comprometida.

Las expresiones idiomáticas hispanoamericanas: un mundo aparte

La lengua española es tan rica y tiene tantas particularidades, que admite diferentes formas: no solo en los países de habla hispana, sino también dentro de las distintas regiones, municipios o provincias que integran esas naciones. Aunque los españoles se pueden entender perfectamente y sin esfuerzo con los latinoamericanos, el uso del idioma español presenta grandes diferencias a un lado y al otro del océano Atlántico, y eso se refleja perfectamente en las expresiones idiomáticas. Nos centraremos en 5 países: México, Argentina, Venezuela, Colombia y Ecuador.

Expresiones idiomáticas mexicanas

México posee una riqueza cultural inigualable que surge de diferentes tradiciones. Las expresiones idiomáticas que se han forjado en este país son realmente interesantes. Es imposible recopilarlas todas, por eso te dejamos las 5 más originales.

Ponerse al tiro

El origen de esta expresión es ambiguo, pero entre las varias explicaciones resalta aquella que atribuye la expresión a los ladrones que, durante la realización de sus fechorías, se mantenían atentos a la llegada de la policía, que muchas veces se anunciaba con el sonido de un tiro de bala. La expresión “ponte al tiro”, o simplemente “al tiro”, es una expresión coloquial en México para aconsejar “mantente alerta, no te distraigas”. Se usa, además, para indicar que se debe poner atención en lo que se hace para no cometer errores.

Sacar el cobre

Existen diferentes versiones respecto al origen de esta expresión. La primera nos remite a la actividad minera durante la época colonial. Se cuenta que, cuando los mineros encontraban cobre en lugar de plata, era una mala señal, pues indicaba que las vetas de plata se estaban agotando. Por otro lado, se dice que dicha frase data de cuando comenzaron a usarse las monedas de oro. La razón es que había falsificadores que bañaban con oro monedas de cobre (asegurando que eran de oro). Debido a esto, las personas empezaron a morder las monedas que recibían: si se dañaban, quería decir que estaban hechas de cobre. Otra forma de poner a prueba la calidad del metal era frotarlo un poco y ver si salía el cobre. De esta forma, cuando se dice que alguien “ya sacó el cobre”, significa que esta persona ya reveló cómo es realmente, y mostró una parte inesperada de su personalidad, que antes solía esconder.

Echarse un coyotito

El coyote es un mamífero carnívoro que vive en América, semejante al lobo, pero más pequeño y de pelaje gris amarillento. La expresión “echarse un coyotito” surge del comportamiento de estos animales, que usualmente duermen todo el día y cazan por la noche. Por eso, se pueden escuchar sus aullidos, con los que informan a sus compañeros de la localización de alguna presa, al crepúsculo o por la noche. Esta expresión se usa, entonces, como sinónimo de “tomar una siesta” durante el día, y hace referencia al coyote porque su descanso, mayormente de corta duración, se realiza durante el día.

Expresión mexicana echarse un coyotito

Cargar a alguien el payaso

Esta expresión surge en los rodeos, donde es común que las personas salten al ruedo para montar vaquillas, caballos salvajes o toros, para hacer suertes y tratar de evitar que los tiren. Esto no siempre sale bien, y cuando un jinete es vencido por el animal se cae al ruedo. Ahí entra el payaso de rodeo, que rescata al vaquero para que salga del ruedo y reciba atención médica. Cuando un mexicano dice “ya me cargó el payaso”, entonces, se refiere a que le pasó algo malo, en cualquier ámbito, pues si te carga el payaso es porque estás malherido. Esta frase podemos usarla cuando nos hemos metido en una situación complicada o un problema, estamos muy enfermos o, en general, cuando una acción terminó mal.

Chupar faros

“Ya chupó faros” es un eufemismo que indica que alguien “ya murió”. El origen de los famosos cigarros Faros se remonta al año 1918. Su popularidad se debió a su bajo precio, por el que se convirtieron en los cigarros predilectos de las clases humildes del país. Además de esto, algunos gozaban del sabor que le daba al tabaco el papel de arroz con el que eran fabricados. La leyenda sobre estos cigarrillos cuenta que, cuando algún prisionero durante el conflicto armado estaba a punto de ser fusilado, se le ofrecía un último deseo. Ante esta situación, muchos elegían fumar. Como “Faros” era la marca más comercial, se comenzó a relacionar el fumar (chupar) estos cigarros con la muerte. Cuando alguien preguntaba por una persona que había sido fusilada, en ese entonces se decía que “ya había chupado faros”.

Expresiones idiomáticas argentinas

Seguro que más de una vez has escuchado alguna de estas expresiones, pero no tienes ni idea de cuál es su origen y significado. Para que conozcas un poco más sobre la peculiaridad del lenguaje de Argentina, te ofrecemos las 4 expresiones idiomáticas argentinas más divertidas.

Tirarse a la piscina

Significa “arriesgarse a una situación que nos da un poco de miedo, decidir acometer una empresa de resultado incierto”. Es una expresión que se usa para animar a hacer cosas que nos hagan salir de nuestra zona de confort. “Tirarse a la piscina”, quiere decir que uno debe, a veces, cerrar los ojos y tirarse para obtener lo que quiere o sueña. Muchas veces nos da miedo afrontar las cosas, y terminamos perdiendo oportunidades, o cosas que deseamos. Esta expresión, en cambio, representa la fe que debemos tener para tomar un camino que sabemos que nos llevará a nuestras metas.

expresion idiomatica 2

Estar hasta las manos

En primer lugar, significa “ser muy comprometidos con una situación o problema sentimental, laboral o de otra índole”. Así, se “está hasta las manos” cuando alguien está enamoradísimo, y por alguna razón no se anima a decirlo al otro. Suele comentarlo entonces de esta manera: “estoy hasta las manos por fulana/fulano”. Esta expresión significa también “estar muy ocupados por el estudio, el trabajo, etc.”. Y una tercera variante se utiliza para expresar que un lugar está lleno de personas, objetos, animales, cosas, etc. En cuanto a su origen, no existe ninguna anécdota que indique su inicio. Es, simplemente, de esas expresiones que suelen aparecer generacionalmente, algunas de las cuales se expanden a toda la sociedad, como fue el caso de esta. Quizá la razón para su éxito sea la sensación de que si algo llega hasta las manos de una persona, la deja inmovilizada si las manos están extendidas a la altura de los muslos, y más si están a la altura del pecho.

Ser gardel

Carlos Gardel es uno de los más grandes íconos de la cultura argentina. Las representaciones populares sobre el cantor han construido la figura de un hombre con smoking riguroso y gomina, deseado por todas las mujeres y admirado por los hombres. Quien usa esta frase quiere indicar que no necesita nada más, está como quiere y se siente en su mejor momento, en lo más alto, por algún suceso en particular: éxito, ventaja sacada de algo o golpe de suerte.

Pegar un tubazo

Si un argentino te pide que le pegues un tubazo, solo está ofreciéndote la posibilidad de hablar por teléfono. No hay ninguna intención de agresión física. Significa, de hecho, “llamar por teléfono”. Los jóvenes de hoy nunca podrían entenderlo: antes, los teléfonos tenían un “tubo”, por el que se hablaba y se escuchaba. Así era, entonces, pegar un tubazo. Hoy eso ya casi no sucede. No solo porque los aparatos han cambiado, sino también porque cada persona tiene su propio teléfono inteligente, y las llamadas se hacen principalmente desde ahí.

Expresiones idiomáticas colombianas

Cogerla suave

Si llegas a la costa de Colombia estresado y con prisas, te dirán “¡cógela suave!”. Esta expresión es una traducción literal del “take it easy” anglosajón, que quiere decir “¡relájate, toma las cosas con calma”. La invitación que se esconde detrás de esta expresión es muy agradable, porque nos invita a mirar la vida de forma positiva, a no dejarnos arrinconar por las dificultades, sino a enfrentarla con la mejor actitud posible, sin estrés y sin preocuparnos demasiado.

Dar papaya

Tiene que ver con la inseguridad en las calles, y se aplica a quien ha sido víctima de un robo. Si alguien dice: “me han robado el bolso”, podrían responderle: “¡es porque diste papaya!”. Eso significa que te has expuesto, que fuiste un blanco fácil. En lugar de cuestionar la inseguridad, termina siendo responsabilidad de la persona a la que le ha sucedido. ¿Por qué se hace referencia a la papaya? Este fruto, tan suave, se parte muy rápido con el cuchillo, es una fruta muy “fácil”. De ahí viene esta expresión.

expresion idiomatica 3

Expresiones idiomáticas venezolanas

Los venezolanos son muy originales con las expresiones que usan en su día a día. Aunque como en cualquier lugar cambian de región en región, te indicamos las más populares en todo el país.

Ser un jalabolas

Esta expresión nació hace muchísimos años en las cárceles venezolanas, cuando el presidente era Juan Vicente Gómez. En aquel entonces los presos que trabajaban fuera de la cárcel debían usar grilletes muy pesados en los tobillos, para asegurar una bola de hierro que les impidiera huir, que les dificultaba caminar. Los presos con familias adineradas contrataban a un “jalabolas”, que les ayudara a cargar con los pesados grilletes que tenían en los tobillos, y les permitiera andar con más facilidad. En aquella época se les empezó llamando “cargabola”, y con el paso del tiempo la palabra cambió a la que hoy conocemos como “jalabola”. Hoy en día es el término que usamos para indicar quién es un adulador, que hace muchos favores y que siempre quiere agradar a otro, a veces sin ninguna retribución, pero en otras ocasiones lo hace esperando obtener algo.

Llegar a freír tequeños

Los tequeños son unos deliciosos palitos rellenos y fritos muy populares en Venezuela, que consisten en una masa de harina de trigo frita, rellena de queso blanco o feta, entre otros rellenos. Este alimento, consumido como aperitivo, entrante, acompañamiento o merienda, está presente en todas las fiestas y bodas venezolanas. Los tequeños se fríen, claramente, antes de que empiece la fiesta y lleguen los invitados. En definitiva, antes de todo. Esta expresión significa, por eso, “ser la primera persona que llega a la fiesta”.

Echarse los palos

Significa “beber licor, embriagarse, gastar el dinero en bebidas alcohólicas o salir a tomar licor con los amigos”. Esta expresión se origina con la abolición de la esclavitud, cuando los hacendados se negaron a pagar a sus obreros con monedas de plata, por lo que crearon una especie de palillos con el sello de cada hacienda, en acuerdo con los comerciantes de la zona, para que los obreros pudieran ir a sus tiendas y cambiarlas por lo que deseaban comprar. Muchos preferían cambiarlos por licor, por lo que pedían “un palito de ron”, “un palo de miche”, etc. Al tener que decir que habían gastado todos sus palillos, decían “me eché los palos”. De allí viene también “vamos a echarnos los palos”, para afirmar que se va a beber licor.

Dejar el pelero

Quiere decir “huir a toda velocidad para evitar un peligro o una responsabilidad”. Esta expresión se remonta al tiempo de los indígenas venezolanos: resulta que los animales salvajes, al percatarse de la presencia de los cazadores, salían corriendo dejando rastros de pelo a su paso. Dicha expresión, entonces, denota la huida de una persona de un lugar o de una situación sin dejar rastro, de manera fugitiva y sin dar explicaciones. Se usa, además, en una situación de compromiso, en la que una de las personas involucradas huye sin decir nada, dejando de cumplir con sus responsabilidades, para que otras personas se hagan cargo de ellas.

Expresiones idiomáticas ecuatorianas

Ser un lámpara

Un “lámpara”, en Ecuador, es una persona que quiere aparentar. Puede que la expresión proceda del deseo de llamar la atención, como la luz de una lámpara.

Ser un pelucón

Esta palabra es curiosa porque la puso de moda Rafael Correa, expresidente de Ecuador, para llamar a la gente que tiene dinero. A principios del siglo XXI se acentuó mucho en Ecuador la diferencia entre los ricos y los pobres, y para Correa quienes tenían dinero eran los “pelucones”. A partir de ahí, la gente empezó a usar esta expresión.

Aprende un idioma