¿Cuáles son las lenguas muertas?

Las lenguas muertas no están tan muertas como pensamos.
Lenguas muertas representado por una imagen de un señor leyendo un libro sobre las lenguas muertas

Actualmente se hablan alrededor de 7.000 idiomas en todo el mundo. El 40% de ellos están en la lista roja: están en peligro de extinción. Esto significa que casi la mitad de todos los idiomas que se hablan actualmente pronto dejarán de transmitirse a las próximas generaciones. Razón suficiente para investigar la cuestión de por qué algunas lenguas en realidad desaparecen mientras que otras sobreviven y qué características distinguen las lenguas muertas de las vivas.

Como suele ocurrir, primero vale la pena echar un vistazo a las definiciones: las lenguas vivas son aquellas que todavía se hablan y desarrollan activamente en una comunidad. Las lenguas moribundas, por otro lado, normalmente sólo las habla como primera lengua un grupo de población pequeño, a menudo envejecido, y con el tiempo ya no se transmiten a las generaciones más jóvenes.

Las lenguas muertas, por el contrario, ya no tienen hablantes nativos y ya no se hablan en la vida cotidiana. Pero eso no significa que hayan desaparecido por completo. En muchos casos, las lenguas muertas se caracterizan por tener un cierto grado de “más allá”: se siguen leyendo, estudiando e investigando en contextos académicos, religiosos o legales.

Por lo tanto, el término, lenguas muertas, es algo controvertido, porque estas lenguas todavía están vivas en algunos aspectos: en nuestros libros, nuestro arte, en la ciencia e incluso en las lenguas aún vivas que llevan huellas etimológicas de sus “muertas”.

¿Cuándo se considera una lengua muerta?

Antes de analizar más de cerca qué idiomas están en la lista de lenguas muertas, echemos un vistazo a las posibles razones que pueden conducir a la muerte de las lenguas:

Dominio de otras lenguas: una comunidad puede verse presionada a abandonar su propia lengua y adoptar otra. Con el paso de las generaciones, esta presión puede llevar a la extinción de la lengua. Históricamente, existen numerosos ejemplos en los que los gobiernos han intentado suprimir determinadas lenguas por motivos ideológicos y políticos. La prohibición de idiomas es un fenómeno que se puede observar en todo el mundo.

Urbanización: el movimiento de las zonas rurales a las urbanas puede provocar una pérdida de diversidad lingüística, ya que las personas en las zonas urbanas tienden a adoptar las lenguas que allí son más dominantes.

Extinción de la comunidad de hablantes: una razón también puede ser que todos los hablantes de una lengua mueran debido a eventos como guerras o desastres naturales y por lo tanto nadie muera.

¿Qué lenguas muertas existen?

Griego antiguo: como su nombre indica, era el idioma de la antigua Grecia. Aunque ya no hay hablantes nativos, sigue vivo gracias a su importante papel en la filosofía, la ciencia y como lengua de instrucción.

Sumerio: el sumerio se hablaba en la antigua Sumer, en el sur de Mesopotamia, y no está relacionado con ningún idioma conocido. Fue fundada en el segundo milenio antes de Cristo. Fue reemplazado por el acadio como lengua franca en el siglo I a.C., pero se conservó en los ámbitos de la educación y la religión y a través de textos cuneiformes en tablillas de arcilla.

Acadio: el idioma del Imperio acadio sentó las bases de muchas lenguas semíticas modernas. Se desarrolló en Mesopotamia alrededor del tercer milenio antes de Cristo. Hablado. Aunque su papel como lenguaje cotidiano disminuyó después de más de dos milenios, sigue presente hoy a través de sus tradiciones escritas y continúa siendo investigado en la investigación moderna.

Fenicio: la lengua fenicia, miembro de la familia de lenguas semíticas, se utilizó aproximadamente entre el 1500 a.C. Ampliado en 300 a. C. y 300 d. C. Los fenicios, conocidos por sus extensas redes comerciales y colonias, difundieron su lengua y cultura por gran parte del Mediterráneo. El fenicio comenzó a perder importancia a medida que sus hablantes pasaron gradualmente a lenguas más dominantes como el arameo y más tarde el griego. A pesar de la pérdida de sus hablantes activos, el fenicio dejó una huella duradera en la historia de la escritura: su alfabeto, que sirve de base a muchos alfabetos modernos, sigue siendo hoy una importante contribución a la lingüística.

Gótico: lengua extinta hablada por los godos. Es una de las pocas lenguas germánicas orientales de las que existe evidencia escrita. Uno de los documentos supervivientes más conocidos de esta lengua es el Codex Argenteus, que contiene una traducción gótica de partes de la Biblia.

Galo: se hablaba en muchas partes de Europa Central, incluidas áreas de la actual Francia, Alemania, Países Bajos, Suiza e Italia. Perdió su posición dominante tras la romanización de los territorios galos.

Latín: Como lengua del Imperio Romano, fue la primera lengua europea que se utilizó internacionalmente. A partir de él se han desarrollado muchas lenguas romances modernas como el francés, el italiano, el español y el portugués. A veces se argumenta que el latín no está realmente “muerto” porque continúa estudiando y utilizándose en campos como el derecho, la medicina y la literatura.

¿Cuáles son las consecuencias?

La muerte de una lengua puede equipararse a la pérdida de una perspectiva única del mundo. Cada idioma tiene sus propios términos, historias, canciones, tradiciones y conocimientos que se han transmitido de generación en generación. Si ya no hay oradores que puedan hablar y transmitirlos, estos también pueden perderse.

Hoy en día existen una serie de iniciativas que tienen como objetivo detener la muerte de lenguas en peligro de extinción. Documentan el idioma a través de grabaciones, notas escritas y entrevistas con los últimos hablantes. Algunos también ofrecen talleres y cursos de idiomas. En algunos casos, las lenguas han vuelto a la vida. Un ejemplo bien conocido es el hebreo. 

Aprende un nuevo idioma hoy.
¡Prueba Babbel!
Compartir: