Informe de Babbel: ¿Qué países son los mejores en el aprendizaje de idiomas?

Por Rebecca van Sambeck

El aprendizaje de idiomas es difícil. Según algunas investigaciones, la tasa de fracaso alcanza entre el 70 % y el 90 % y, en el caso de las personas que logran aprender una segunda lengua con éxito, la ubicación geográfica juega un papel importante.

Como la plataforma para aprender idiomas más vendida del mundo, Babbel tiene una visión única de los lugares en los que mejor se aprenden idiomas. Así que, ¿dónde viven los mejores estudiantes de idiomas? Y ¿realmente algunos países obtienen mejores resultados que otros?

Para descubrir los 10 países que encabezan la lista en América del Norte y Europa, Babbel analizó las estadísticas de motivación y autoeficacia de millones de usuarios que aprenden 14 idiomas diferentes. Y los países con los mejores resultados son...

Los 10 países que mejor aprenden idiomas

1

Italia

2

Francia

3

Canadá

4

Alemania

5

Austria

6

Polonia

7

Reino Unido

8

Países Bajos

9

Estados Unidos

10

España


Lo que hay detrás de la lista: uno de los elementos importantes del Método Babbel es la eficacia demostrada del principio psicológico de la repetición espaciada. Con este enfoque, se introduce información nueva que se repite en intervalos a lo largo del tiempo, haciendo que el nuevo vocabulario pase de la memoria de corto a la de largo plazo.

En la app de Babbel, la repetición espaciada se basa en la proporción mágica entre lecciones y repasos. Nuestro equipo de analistas de datos descubrió que, estadísticamente, los estudiantes que alcanzan una proporción de 60/40 entre lecciones y repasos tienen más probabilidades de crear un hábito de estudio y lograr sus objetivos lingüísticos. Nos gusta llamar a este grupo de usuarios "superestudiantes".

Los países mencionados están clasificados en orden de mayor a menor porcentaje de superestudiantes. Especialmente en el caso del país líder, Italia, la repetición espaciada es su arma secreta. A nivel mundial, los superestudiantes de Italia son más constantes a la hora de mantener una proporción de 60/40 entre lecciones y repasos durante los primeros 20 días que aprenden un idioma. Pero los beneficios de la repetición espaciada no terminan ahí.

¿Has oído aquello de que se necesitan tres semanas para crear un hábito? Si bien esta "regla" de los 21 días ha sido desacreditada como un ciberanzuelo, un estudio psicológico descubrió que, en promedio, un comportamiento tarda dos meses en hacerse automático. Curiosamente, los superestudiantes de Babbel en Italia, que tienen más constancia en las primeras tres semanas, también muestran dedicación durante el segundo mes.

El aprendizaje de idiomas es una aventura que dura meses o años, según el nivel de competencia que se busque, pero se ha demostrado que los superestudiantes que desarrollan un hábito firme en sus primeros 20 días también tienen una mejor disciplina y mejores resultados a largo plazo.

Los secretos del éxito de Italia

Muchas personas en Europa occidental son bilingües, pero según Todd Ehresmann, lingüista y jefe de contenidos didácticos de Babbel, "los italianos tienen estereotípicamente menos conocimientos del inglés y, en comparación con muchos de sus vecinos europeos, con mayor frecuencia son monolingües. Las estadísticas recientes muestran que Italia ocupa un lugar más bajo en el dominio del inglés y ocupa el cuarto puesto empezando por el final en términos de bilingüismo informado por los propios hablantes". Sin embargo, como explica Todd Ehresmann, esto que se percibe como una debilidad puede usarse como una fortaleza en términos de motivación:

"Todo se reduce a: ¿cuál es tu motivación para aprender? Si la respuesta es 'No quiero ser uno de esos europeos que no habla inglés', tu motivación es mucho más fuerte que si dices, por ejemplo, 'Me voy de vacaciones la próxima semana y quiero poder pedir mi propia comida'. Si no logras esto último, no es el fin del mundo. Pero no entender inglés, puede costarte el trabajo".

De hecho, las oportunidades laborales son una de las principales motivaciones para aprender idiomas. Junto a Polonia, los Países Bajos y España, los usuarios italianos de Babbel nombran el trabajo como su principal razón para aprender una nueva lengua.

En Italia, la industria del turismo representa el 8,3 % del empleo total del país. El Consejo Mundial de Viajes y Turismo ha predicho que en 2033 uno de cada siete italianos trabajará en el sector del turismo. Saber hablar otro idioma, especialmente el inglés, puede ayudar a los italianos a conseguir un empleo en este campo, tanto en Italia como en el extranjero. La necesidad de trabajar es para los usuarios italianos una verdadera motivación.

Los juegos olímpicos del aprendizaje de idiomas

Al observar al grupo de superestudiantes de los 10 países líderes, Babbel profundizó en sus hábitos y formas de estudio para ver cómo se diferencian entre naciones.

Como indica el ranking, Italia se lleva la medalla de oro en las grandes categorías de "más actividades completadas" y "mayor constancia". ¡Pero hay que ver cómo arrasan Alemania y Francia! A continuación, echaremos un vistazo a los superestudiantes de estos países.

Por qué Francia obtiene un 10 en la categoría de "objetivos más ambiciosos"

Francia, que ocupa el segundo lugar en la clasificación general de superestudiantes, también se distingue como el mejor país a la hora de fijar metas. Un sorprendente 75 % de los estudiantes franceses se propusieron un objetivo en la app de Babbel durante los primeros siete días de aprendizaje de un nuevo idioma.

Una de las funciones favoritas de Babbel se llama "Mi actividad", la cual ayuda a los estudiantes a crear un plan de estudio basado en sus objetivos. Por ejemplo, ¿te gustaría alcanzar un nivel de italiano básico en uno o tres meses? Esta función toma este objetivo y crea un plan con opciones para estudiar durante 5, 15 o 30 minutos al día. Esta es una de las formas que Babbel tiene para despertar la motivación: tú estableces un objetivo flexible y alcanzable para empezar a hablar al nivel que deseas, y a partir de ahí la app te ayudará a seguir tu progreso y lograr tus objetivos. Así es como Babbel te ayuda a formar un hábito.


Delphine, una francesa que utiliza Babbel para aprender su tercer idioma, el italiano, afirma: "Creo que la motivación es clave cuando se aprende un nuevo idioma, pero poder establecer objetivos y constatar tu progreso es lo que mantiene la motivación".

Delphine utilizó la función de seguimiento de actividad para crear un plan semanal de aprendizaje.

"Intento cumplir los objetivos que me propongo y recompensarme cuando mantengo el ritmo. A menudo, estas recompensas están relacionadas con el idioma que estoy aprendiendo. Por ejemplo, puedo probar un dulce o un plato italiano, comprar un libro escrito en italiano o pasar un rato aprendiendo sobre la cultura a través de la música, los viajes o las películas”.

La ética de aprendizaje alemana

Si bien Alemania tiene un porcentaje menor de superestudiantes que Italia o Francia, no se puede pasar por alto su ética de aprendizaje. Como indica el cuadro anterior, los superestudiantes de Alemania completan más lecciones y repasos que cualquier otro país.

"Alemania pone más énfasis en el aprendizaje de idiomas en la escuela, por no hablar de que los alemanes son viajeros empedernidos; el país es el que más gasta en turismo a nivel mundial, seguido de cerca por Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y Francia", explica Todd Ehresmann.

Julia, una alemana que utiliza Babbel para aprender su cuarta lengua, el italiano, está de acuerdo.

"En Alemania, la educación en idiomas tiene una importancia significativa, centrándose sobre todo en el inglés y extendiéndose a menudo a lenguas como el francés", afirma. "Existe un amplio espectro de competencias en idiomas entre los alemanes. En mi círculo de amigos, muchos utilizan el inglés con bastante confianza, especialmente en lo que a viajes se refiere".

Para Julia, proponerse objetivos y utilizar sus nuevas habilidades siempre que se presentara la oportunidad la ayudó a comenzar a hablar italiano con fluidez. "Establecí un horario de estudio flexible, asignando cada día momentos específicos para las lecciones y la práctica... Tener metas alcanzables fue esencial para mi progreso. Mi objetivo era alcanzar ciertos logros específicos, como entender una película sin subtítulos o leer un libro en italiano", agrega.

Para Svenja, otra nativa alemana que aprendió con Babbel, combinar sus lecciones y repasos con el deporte fue una estrategia exitosa: "Conecté las actividades cotidianas con la app de Babbel. Según los estudios científicos, se necesitan alrededor de 66 días para crear un hábito, entonces el cerebro recuerda automáticamente cuándo se debe realizar la actividad. Eso para mí significa que cada vez que me subo a la bicicleta estática, siento la fuerte necesidad de utilizar la app de Babbel. Funciona de verdad y es una experiencia increíble".

Tanto Julia como Svenja coinciden en que la motivación y la constancia fueron claves para su éxito. "Aprender un idioma es mucho más fácil si tienes un 'por qué'. Darle sentido a lo que haces convierte el aprendizaje diario en un placer duradero", dice Svenja.

Derrumbando mitos sobre los estudiantes de Estados Unidos

Estados Unidos se ubica hacia el final de la lista de los 10 países líderes, pero esto no se debe a que sean malos estudiantes de idiomas.

En general, los estadounidenses tienden a ser monolingües: según datos de la Oficina del Censo, aproximadamente el 23 % de los estadounidenses son bilingües. Ese porcentaje puede parecer nimio en comparación con Suecia, que es bilingüe en un 60 %, pero está cerca del promedio de 25 % de bilingüismo que tiene la Unión Europea. Aun así, los estadounidenses enfrentan retos que los europeos no enfrentan a la hora de aprender un nuevo idioma.

Para los principiantes, hay motivación. A diferencia de Europa, ser bilingüe no es una gran ventaja profesional en Estados Unidos, ya que el idioma usado en la mayoría de los lugares de trabajo es el inglés. Esto hace que las oportunidades laborales no sean un impulso tan grande para aprender otro idioma. Sin embargo, es probable que en un futuro próximo el bilingüismo impulse con fuerza el aprendizaje de idiomas a partir de una motivación profesional. Según las predicciones, para 2050 Estados Unidos tendrá más hispanohablantes que cualquier otro país del mundo. El español (tanto europeo como mexicano) ya es el idioma de aprendizaje más popular entre los usuarios de Babbel en el país.

Si bien viajar es la principal motivación de los superestudiantes estadounidenses de Babbel, los angloparlantes abundan en los destinos de viaje más populares del mundo. Además, la realidad es que, para empezar, al menos la mitad de los estadounidenses no abandona Estados Unidos: según la empresa de investigación de mercado YouGov, el 52 % de los estadounidenses no tiene pasaporte. Y para los que tienen pasaporte, el tiempo de vacaciones largas es breve. En promedio, las vacaciones de los trabajadores estadounidenses son de 10 a 19 días dependiendo de los años de servicio, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos. En cambio, muchos europeos tienen meses de vacaciones y pueden tomar un vuelo de dos horas para sumergirse en una nueva cultura y su idioma.

Los estadounidenses también sienten cierta intimidación a la hora de aprender nuevos idiomas, señaló Todd Ehresmann. No creen que puedan hacerlo, y ese mito los frena: "Muchos estadounidenses se meten en la cabeza eso de 'No puedo aprender un nuevo idioma porque no comencé cuando era más joven'".

Es cierto que la enseñanza de idiomas de las escuelas estadounidenses tiene fallos. Mientras que una media del 92 % de los estudiantes europeos aprenden un segundo idioma en la escuela, solo el 20 % de los estudiantes estadounidenses están inscritos en una clase de idiomas desde el jardín de infantes hasta el 12.º grado, según informa el Centro de Investigaciones Pew.

Pero Todd Ehresmann responde a ello: "Lo cierto es que cuantas más investigaciones se realizan comparando el aprendizaje de idiomas en adultos con el de niños, más pruebas hay de que cualquier persona puede aprender un idioma a cualquier edad. Es solo una cuestión de crear los hábitos y motivaciones correctos".

"En términos de capacidad innata para aprender idiomas, no hay nada en los estadounidenses que los haga peores o menos preparados para aprender un idioma", concluye Ehresmann.

De hecho, los usuarios estadounidenses han seguido teniendo éxito con Babbel. En 2023, los superestudiantes de EE. UU. cuadruplicaron el número de actividades de aprendizaje diarias que realizan en la app. Este logro indica que hay más usuarios que se sienten cómodos practicando esta nueva habilidad.

Consulta este mapa de los estados de EE. UU. con el mayor volumen de superestudiantes. Los superestudiantes de Babbel en crisoles de culturas como Texas, Florida, California y Nueva York son la prueba viviente de que los estadounidenses tienen las mismas aptitudes para aprender idiomas que cualquier otra nacionalidad.

Cómo el kit de Babbel te ayuda a adquirir fluidez más rápido

Si bien las lecciones y los repasos de Babbel son esenciales para ganar fluidez, quienes interactúan con otros modos de aprendizaje también tienden a lograr más. Por ejemplo, los superestudiantes italianos de nivel principiante escuchan audios y pódcast de Babbel en cifras récord en comparación con otros países.

El kit de aprendizaje de Babbel consiste en una serie de actividades divertidas que te ayudarán a alcanzar tus objetivos sin aburrirte ni agotarte.

  • Adquiere vocabulario nuevo con juegos como "El laberinto de las frases"

  • Aumenta tu comprensión oral con historias reales narradas en pódcast como "Un mundo en inglés"

  • Practica la conversación con herramientas impulsadas por inteligencia artificial

  • Sumérgete en situaciones de la vida real con las "Conversaciones del día a día"

  • Asiste a clases en vivo con profesores cualificados.

    "La gente aprende de muchas maneras, y al jugar y escuchar pódcast en otro idioma, los estudiantes interactúan con ese idioma en contextos diferentes y combinando modos de aprendizaje distintos", señala Todd Ehresmann. "No solo lo ven escrito, sino que escuchan el audio y lo asocian con imágenes. Esto les permite progresar en su camino hacia la fluidez".

    Además, es divertido, lo cual hace más agradable y factible el aprendizaje. Es a esto a lo que la superestudiante alemana Svenja atribuye su motivación: "El aprendizaje debe ser divertido y el éxito debe estar al alcance de la mano. Creo que Babbel, con su enfoque en el entretenimiento, hace una contribución útil para mejorar la cultura del aprendizaje de idiomas. ¡Sigue aquello que te hace feliz!"

¡Únete a la comunidad de superestudiantes de Babbel!

Empieza ahora

Más historias. Más consejos. Más cultura

7 consejos prácticos para aprender un nuevo idioma

Domina un nuevo idioma de manera rápida y eficaz con estas recomendaciones que nuestros profesores tienen para ti.

Leer más

¿Tienes dudas sobre qué idioma aprender?

Hay muchos factores a tener en cuenta, por lo que te invitamos a tomar el siguiente quiz y ¡descubrirlo ahora mismo!

Leer más

¿Cómo comprende y procesa el cerebro los idiomas?

Si alguna vez te has planteado esta pregunta,entonces te sugerimos conocer un poco más sobre la lingüística cognitiva.

Leer más

Únete a millones de estudiantes que rompen cada día las barreras lingüísticas

Opiniones de estudiantes